Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Jesús Salamanca
La tronera
Jesús  Salamanca
Álvarez de Toledo no ha perdido su aval ciudadano porque ha demostrado preparación y valentía frente a Casado, en tanto que los barones han fulminado su propia credibilidad

No se puede destacar en un colectivo. Es peligroso tener razón en un país donde la envidia es pecado capital. El refranero nos dice que “en colectividad no demuestres tu habilidad”. Pues eso mismo, destacar, envidia, tener razón y manifiesta habilidad es lo que ha perdido a Cayetana Álvarez de Toledo. Los barones de medio pelo que mantiene el PP y que aún tienen mucho que demostrar en política, se han cegado con la regeneración que apuntaba Cayetana.

Pablo Casado ha cambiado de “caballo” a mitad de carrera y eso puede costarle disgustos. Se ha tenido que tragar el sapo de las baronías y se ha cargado el impulso que suponía Cayetana. El presidente del partido ha dejado con un palmo de narices a sus votantes y seguidores. Ya se había convertido la portavoz en la nueva joya de la corona ‘pepera’. Ha demostrado en el Congreso que es capaz de envolver con su verbo y con su claro pensamiento a tirios y troyanos.

Precisamente, en un momento generalizado de bajo nivel parlamentario, la marquesa se había convertido en “primus inter pares”.

El cese de Cayetana Álvarez de Toledo es el fracaso de la ciudadanía con esperanza, el retroceso de la fuerza regeneradora y el camino del oportunismo de los más mediocres y desnortados. La mejor prueba de ello es que Casado ha desayunado sapos y culebras, además de cientos de cartas y correos electrónicos pidiendo su dimisión. Quienes no acostumbramos a estas cosas, nos hemos sentido dolidos como ciudadanos y como contribuyentes. La formación y la libertad de Cayetana se le hacían grandes al jefe de filas del Partido Popular.

El sucesor de Mariano Rajoy ha cometido traición a los suyos, a los que dan la cara y se baten el cobre por esas siglas: votantes, simpatizantes y allegados. Los ha traicionado porque jugó con las cartas marcadas; ya ha renunciado a los principios con los que se postuló como líder de la derecha. Parece que se siente cómodo en las trincheras de ese bipartidismo, por eso ha cortado las alas a quien sabía volar: siempre fue más cómodo estar cerca de la sopa boba que tener que pensar en la comida diaria. Casado ya es esclavo del triunfo arrollador de Feijóo.

La izquierda está celebrando el cese. Miles de votantes no volverán a votar al PP porque ha roto las esperanzas de la ciudadanía honrada y trabajadora. Hasta simpatizantes y votantes del Psoe ven con preocupación el intento degenerador en el que ha caído Pablo Casado. Si alguien duda que sea un error ese cese, no tiene más que esperar unos días. Ha triunfado la izquierda frente a un manipulado líder de la derecha esperanzada: ya vuelve a ser algo así como lo que muchos llaman “derechita cobarde”.

El relevo de Álvarez de Toledo es un triunfo del Gobierno bolivariano, del PSOE y de Podemos. Los barones de la derecha se han mostrado más dispuestos a seguir la línea del cuento social-comunista: ocultamiento de muertos del coronavirus, nefastas consecuencias de la crisis económica y acelerada corrupción del bando bolivariano del “marqués”. Si en ese terreno se sienten cómodos, es justamente lo que lleva a nuestra incomodidad. Ya solo le falta al PP unirse al clan de Unidas Podemos y “fusilar” al emérito o utilizar el lenguaje subversivo en el asunto.

Álvarez de Toledo ha demostrado preparación y valentía frente a Casado, en tanto que los barones han fulminado su propia credibilidad. Casado ya es cadáver consolidado y sus barones han comenzado a entrar en putrefacción. La marquesa ha mostrado y demostrado una gran capacidad como parlamentaria y como portavoz del principal partido de la oposición. “La verdad es una ortiga; el que la roza, apenas se pincha; al que la coge con fuerza y resolución no le hace nada”, decía M.G. Saphir, periodista satírico austriaco.

El Partido Popular demuestra que está desnortado, agazapado y condicionado. Ni siquiera está sabiendo plantar cara al plagiador mayor del Gobierno, incapaz de enfrentarse a las mentiras de un presidente endiosado y muy distante de hacer ver al propio Gobierno que es inútil, ineficaz, incompetente, corrupto y falseador de números, muertos, contagiados y proyectos.

Hay dos momentos que recuerdo con especial relevancia de Cayetana porque puso contra las cuerdas a la mentirosa y emergente izquierda podemita: uno es cuando se enfrentó a Iglesias y le habló de la diferencia entre el marquesado de ella y el marquesado despectivo achacado a Iglesias. El otro fue en el momento que, tratando sobre feminismo y concentración del 8M, demostró a todas las feministas que su camino es erróneo, tergiversador y afín al “chiringuiteo”; incluso se atrevió a desgranar y explicar el feminismo basado en el esfuerzo, la igualdad y el sacrifico: la corriente del feminismo amazónico de la escuela de Camille Paglia. Esas fueron banderillas negras para el obtuso feminismo español hasta en el propio vocabulario.

En el momento más bajo de credibilidad del Gobierno, en su momento de mayor desprestigio en Europa y cuando más aturdido está Podemos por su abundante corrupción y multitud de “Cajas”, apartan a quien mejor puede utilizar el bisturí e iniciar la regeneración. Pablo Casado ha perdido el norte. Psoe y Podemos volverán a la carga con su máster de juguete. Egea podrá seguir haciendo gracietas para que ría el “marqués” porque entre bomberos nunca se pisan la manguera. Al tiempo.  

Artículos del autor

Ninguneó su presunción de inocencia y recuerdo cuando le esputó aquello de “¡Delincuente!”. Por esa misma regla de tres podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que el “señor marqués”, hoy vicepresidente del Gobierno, es también un delincuente. Sin duda, la presunción de inocencia está en la ley y ésta ya saben: “Dura lex, sed lex”. El tal Iglesias Turrión merece que la presunción de inocencia se le aplique personalmente en la misma medida en que él lo hizo; es decir, ninguna.

Ahora es el momento de que dimita el “señor marqués”. Está en su propio tic, tac, tic, tac… El populismo no perdona. Lo que antes fue humillación al contrario y odio aventado, hoy son lágrimas y va a ser sufrimiento porque esto no se acaba aquí. El portal de transparencia de la formación de extrema izquierda hacía sospechar lo que así ha sido. No había ingresos ni gastos ni…ni… Año y medio es mucho tiempo sospechando. Nadie sabe qué es de aquello del sueldo equivalente a tres SMI: lo han eliminado en cuanto han podido. ¿Esas donaciones se convertían en sobres en negro? Anda, mira, como lo que achacaban a la derecha.

Mayúscula hipocresía del plagiador presidente si mira al tendido una vez más y antepone la permanencia en Moncloa a la corrupción que ya pudre a su Gobierno. Podemos no puede ponerse por encima del bien y del mal. Es el momento de exigir limpieza democrática. “La democracia no puede soportar delincuentes a los mandos del Gobiernos”. Eran las palabras de Pablo Iglesias. Y tenía razón. ¿Se acordará? ¡Ayúdame a echarlos del Gobierno!

Como el gobierno de las provincias vascongadas no se cansa de pedir nueces y, a ser posible, exige que se las den cascadas, pues Torra –el todavía presidente catalán por obra y desgracia de la lentitud judicial—abre la boca y lo mismo le da pedir treinta que trescientas. Sirva como ejemplo la bufonada de hace unos días donde exigía al presidente Sánchez 30.000M € de esos supuestos 140.000M que iba a recibir España en los próximos años.

El golpismo ha llegado a creerse un Estado que no existe y una república que no pasa el corte de “bananera”. Cada golpista, a su manera, ha creído reencarnar lo que Cataluña no es y han hecho un daño descontrolado al mundo de la empresa, a la convivencia y al Estado de derecho. Incluso veían normal la malversación por la que se les ha juzgado y condenado, todo en nombre de “su país”.


Algunos se resisten a perder el cargo regalado para que pudiera gobernar el ególatra Sánchez. Sí, el mismo que se hace aplaudir por los suyos tras un fracaso sonado y un rescate en toda regla. La experiencia nos cuenta que no es aplaudido allí donde acude. Hasta Rubén Mújica dice en su ‘tuit’ que “Pedro Sánchez puede probar en cualquier calle o plaza de España, a ver si le aplauden como sus complacientes subordinados”.

Creo que para nadie son agradables las termitas y mucho menos si las sufre. Son capaces de dañar el suelo y la madera, incluso de generar alergia con sus heces y saliva. Créanme que, conociendo su efecto, cada vez tengo más claro que tenemos un Gobierno lleno de ministros, ministras, vicepresidentes y vicepresidentas que actúan cual termitas, por lo que son sumamente dañinos y dañinas.

Habrá que recordar al presidente que la prensa europea de ayer y hoy habla del "rescate a España”, de "operación de rescate" y de "equipo de rescate". Sí, el conocido “to rescue” al que aludía Sánchez en otro momento. Nos vuelve a mentir y no cuenta su comentario de mal gusto --dada su inadaptación a esta cumbre-- con la primera ministra finlandesa, Sanna Marin. Poco faltó para que todo se viniera abajo y, siempre según FINANCIAL TIMES

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris