Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Eduardo Cassano
Presos de la libertad
Eduardo Cassano
Soy un maniático, lo confieso. Y con los años procuro hacer méritos para convertirme en un auténtico cascarrabias, aunque espero conservar la sonrisa sarcástica

Ayer la noticia era que Whatsapp ha dejado de ser seguro, como si alguna vez lo hubiera sido. Desde que se ha conocido que somos vulnerables muchas personas han descargado la actualización para estar a salvo, en lugar de desinstalar la aplicación. Otras personas, las más solitarias, han aprovechado la oportunidad para mantener su versión vulnerable con la esperanza de que alguien le llame para instalar el spyware y tener un poco de compañía.

Hay manías antiguas que se heredarán de generación en generación, mientras nos van implantando otras nuevas casi sin darnos cuenta. Para los que vivimos en ciudades como Barcelona o Madrid, el metro es el mejor ejemplo. Es habitual ver a personas que no ceden los asientos reservados mientras sonríen cabizbajas a una pantalla, que a menudo emite además música a todo volumen, tosen sin taparse la boca frente a tu cara, empujan sin disculparse o consideran imprescindible compartir sus conversaciones telefónicas a viva voz, entre otras manías que por lo visto he adoptado.

Y mientras tanto te encuentro en este vagón al menos dos o tres veces por semana; nunca eres la misma persona pero siempre conservas la mirada cómplice. Ésa que, a través del reflejo del cristal que tenemos delante, hace que nos comprendamos con una media sonrisa y sin mediar palabra, nos preguntamos: ¿En qué momento el incivismo de los demás pasó a convertirse en nuestras manías?

Artículos del autor

La irrupción de VOX en los medios de comunicación, algo de lo que espero no tengamos que arrepentirnos en un futuro cercano, se ha convertido en una especie de show mutuo, que consiste en que uno propone el uso de armas de fuego, entre otras tantas barbaridades, y después los demás se suman a ver quién le dedica más minutos de televisión y espacio en los periódicos y radios.

Hacía mucho tiempo que no escribía una columna aquí. Y juro por Bertín Osborne (a quién mi madre adora, y seguro que también vota a derechas a mis espaldas), que tenía intención de escribir sobre su entrevista a Pedro Sánchez o Pablo Iglesias. Pero no ha podido ser.


Estamos ante una tragedia en España, lo viene anunciando Telecinco desde hace varios días, con el rigor que le caracteriza en los temas de candente actualidad.
De un tiempo a esta parte encuentro cada vez con más frecuencia artículos y entrevistas en la prensa que hacen referencia al ‘capital erótico’.
Muere Gadafi, el mismo día ETA anuncia el cese definitivo de su actividad armada. Merkel y Sarkozy negocian el segundo rescate de Grecia con una quita del 50%; la UE da a la gran banca un plazo de nueve meses para recapitalizarse y Europa contiene la respiración.
Esto consta en una sentencia de la Audiencia de Murcia, algo que en un comentario entre amigos podría llegar a entenderse, pero no en boca de un hombre que estaba condenado a un año de cárcel por un delito de amenazas y cuya condena ha sido revocada.
En los últimos días se ha hablado del insólito caso de Javi Poves, un jugador de fútbol que debutó en la Liga a los 24 años para retirarse pocos meses después. No ha sido por culpa de las lesiones, sino porque no se siente parte de la estructura actual del mundo del fútbol profesional.
Tiene suerte Francisco Camps de ser español porque en China ya lo habrían ejecutado, como hicieron ayer por cargos similares a los suyos con dos altos ex funcionarios, de forma literal y no solo políticamente. Pero España es un país especial no sé, diferente. Aquí se maltrata al ciudadano hasta que su voto es necesario, para engañarlo después reservándose la opción de cambiar de principios y hasta de partido político si resulta imprescindible para mantenerse en el poder y brindar con Moët & Chandon mientras se protege a toda costa a los políticos corruptos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris