Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Eduardo Cassano
Presos de la libertad
Eduardo Cassano
Si una vez terminado este año no has asesinado a ninguna mujer, encontrarás una libertad, paz interior y satisfacción en ti mismo que ahora no eres capaz de entender

Hemos comenzado el año con el doble asesinato machista en Esplugues de Llobregat, la noche de Reyes, de un hombre de 27 años a su mujer de 28 años y su hija de 3 años. Pasan los años y los hombres siguen asesinando con total normalidad. Esto tiene que acabar.

Si eres hombre sabrás de la superioridad física y tu capacidad de manipular a la mujer que está a tu lado, o aquella que no quiere saber nada de ti pero te resistes a pasar página. Si eres un hombre de verdad sabrás que poner la mano encima a una mujer es de cobardes. ¿De verdad te consideras un valiente por pegar a esta mujer o eres de esos cobardes que salen corriendo cuando se pelean dos hombres de verdad?

Tú que me estás leyendo, eres de esos hombres que no asesinarán a ninguna mujer este año. Eres el hombre casado y cansado desde hace muchos años, el joven asustado, el celoso que lleva tiempo esperando un compromiso que no llega. Eres ese hombre conformista, o el resignado que tras una comunicación fallida sabe marcharse como un señor.

Eres esa persona insegura, por encima del hombre y la mujer. Eres la persona que no quieres ser pero intentas cambiar; eres quien va a tener toda la ayuda que necesitas tan pronto como la pidas.

Vivimos en una sociedad superficial y egoísta. No sentirse identificado con ello no es motivo para asesinar ni acabar con la propia vida por el camino. Hay una verdad y dos tipos de mujeres en la vida: a las que decepcionamos a corto o largo plazo. Y ninguna de las dos se merece morir por tus sentimientos perturbados.

Si una vez terminado este año no has asesinado a ninguna mujer, encontrarás una libertad, paz interior y satisfacción en ti mismo que ahora no eres capaz de entender. Hazte un favor y experiméntala.

Artículos del autor

No voy a hablar de aprender inglés ni tampoco de apuntarse al gimnasio, los grandes clásicos. Tal y como están las cosas, con no tener que volver a votar este año uno ya casi se da por satisfecho.

Llevamos todo el año estirando un chicle político que ya me ha cansado hasta a mí, que soy todo paciencia. Me imagino a las parejas de las personas interesadas, cuando llegan a casa y se encuentran con todo ese estrés del día verbalizado en cuestión de segundos, sin dejar hablar, apenas sin respirar. ¿Y todo a cambio de qué, de una simple futura pensión de al menos 2.500€? No sé si merece la pena tanto esfuerzo.

Es muy difícil estar en el lugar y el momento adecuado, ese preciso instante en el que suceden las mejores cosas de la vida.No es fácil, advertir lo que tienes delante de ti cuando tu cabeza está en otro recuerdo, en otro lugar.Pero al final todo es muy simple, casi siempre mucho más de lo que complicamos nosotros las cosas, los acontecimientos.Quería escribir una columna sobre el cambio climático y las incoherencias de los famosos que han salido esta semana a decir sus tonterías… pero mi cabeza está en otra parte.Está en un estado de felicidad y duda permanente, entre el arroz con pollo y el pollo al horno con arroz.

Cuando leo noticias como la del asesinato de Marta Calvo, me entran ganas de matar. Y el mero hecho que, por no encontrar el cadáver pueda librarse de la prisión permanente, me dan ganas de descuartizarlo a él. No quiero ni imaginar cómo se sentirán los padres si yo que no la conocía, estoy así.


Iba yo por la mañana mirando el móvil en el metro, leyendo las noticias preocupado a ver si se formaba gobierno o no como el resto de viajeros, y de repente pasó algo inesperado.En mitad del vagón se puso a cantar una Jeanette con 30 o 40kg más, con un acento castellano más pronunciado, pero eso sí, una credibilidad mayor que la mujer que nos encandiló con ‘Soy rebelde porque el mundo me ha hecho así’.Y digo mayor credibilidad porque era difícil creerse que una mujer como Jeanette pudiera cantar algo así como una experiencia en primera persona, pero sin embargo con esta mujer no solo te lo creías, sino que además empatizabas totalmente con ella.

Antes de escribir esta columna he visto a un vecino con el que hacía bastante tiempo que no coincidía en la portería. Nada más verle, con una sonrisa hipócrita por parte de ambos (así somos los vecinos de las grandes ciudades) le he dicho ‘has adelgazado mucho’, y por supuesto él se ha alegrado. Después le he dejado coger el ascensor junto a su niño, para subir hasta el primer piso.

Ayer por la mañana cuando me tomé el primer café me llevé un disgusto con el titular: Planeta ha cerrado El Círculo de Lectores. De repente, pasé de la actual crisis de los 40 a la inocente adolescencia en la que leía sus promociones, hacía pedidos por precios realmente económicos, y empecé a aficionarme a la lectura.

No me han dejado otra opción. Seis meses después me hacen ir a votar los mismos candidatos que ya se presentaron en las anteriores elecciones y fueron incapaces de ponerse de acuerdo primero, ni dimitir del cargo después de sus fracasos.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris