Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Carmen Muñoz
Carmen Muñoz
¡Levantémonos y movámonos antes de que sea demasiado tarde!
Considerando que una democracia es la forma más representativa de gobierno, lo que tenemos en España no goza precisamente de una vida saludable, pues debido a la idiosincrasia española cuyo pecado capital es la envidia, nos lleva al revanchismo, de forma casi genética, de manera cotidiana.

El hecho que tengan de consensuar los distintos grupos políticos para poder gobernar, cosa que por otro lado sería lo normal en una democracia sólida y madura, aquí no resulta posible. Nos queda preguntar,¿ por qué? Porque los políticos que tenemos hoy día no piensan en el bien ciudadano sino en el sillón de turno. El desentendimiento entre los partidos políticos hacen la gobernabilidad difícil cuando no imposible.

¿Hasta cuando tenemos que soportar la ineptitud de nuestros políticos, la incongruencia de los mismos, la animadversión y revanchismo, la pléyade de privilegios, el pensar solo en ellos en vez de los ciudadanos mientras nos observan desde su atalaya de poder?

¿Por qué los grupos feministas en vez de esconderse no saltan a la calle siempre que haya una discriminación de la mujer en asuntos laborales, como por ejemplo ahora con los estibas? ¿Solo cuando creen favorecer al grupo político al que pertenezcan?

¿Por qué hemos de soportar las clases menos favorecidas económicamente los desmanes y despilfarros económicos de los políticos a costa de nuestro propio esfuerzo, diezmado hasta la saciedad?¿Por qué tenemos que admitir que a fuerza de repetir una y otra vez la mentira lleguen a considerar que es una verdad? Siendo lo peor del caso, que muchos ciudadanos lo creen verosímil a pies juntillas.

¿Por qué tenemos que tragar la ley del embudo con los políticos, lo ancho para ellos y lo estrecho para los demás? Llámese sueldos vitalicios, desgravaciones fiscales del 30% del sueldo, más de un pensión con un techo más elevado del común de los mortales, pagada por el estado, etc., etc.. ¿Y qué decir de las injusticias que soportan los viudos?

¿Por qué no alzamos la voz para cambiar todo esto, en vez de aguantar calladitos que nos abofeteen una y otra vez? ¿Que pongan y quiten a su antojo la libertad individual según convenga, a criterio del grupo político que lo promueva, las tradiciones, signos, símbolos religiosos, patrios, familiares, sociales …… por una ambición desmesurada de alcanzar los privilegios existentes en la actualidad en los sillones del poder?

Si tenemos en cuenta que los representantes políticos son elegidos para representarnos y servirnos, que somos nosotros quien les pagamos el sueldo para que construyan una sociedad más justa y equilibrada, no para que se enriquezcan a nuestra costa, si estuvieran considerados como todos los demás, es decir, sin aforismos, sin privilegios durante, pero sobre todo, después de su mandato, accediendo al cargo por conocimientos y méritos propios, no a dedo, por vocación y responsabilidad de servicio a los demás, por consiguiente a la nación etc., etc., entonces sí que habríamos hecho y gozaríamos de una sociedad moderna, equilibrada, pero sobre todo más justa.

Somos nosotros los que debeos unirnos para dejar a nuestros hijos una sociedad mejor de la que soportamos. Debemos considerar que la unión hace la fuerza y que nadie va a venir de afuera a resolver los problemas internos. Somos muchos millones los que unidos en una sola voz podríamos dar la vuelta a tantos desmanes y corrupción de todo tipo que nos están asfixiando lentamente, para que una vez sin aliento puedan seguir mangoneándonos a su gusto. ¡Levantémonos y movámonos antes de que sea demasiado tarde!

Artículos del autor

Desde que los seres racionales estamos en el mundo, somos como somos, es decir, que no somos ahora diferentes a los de hace un par de siglos, por ejemplo.
¿Por qué somos tan adictos de juzgar cualquier hecho simplemente por lo que nos dicen o leemos a través de los medios de comunicación sin ahondar en las simas de lo acontecido?
Que tendrán las pensiones que todos quieren, no solo meter mano en el saco, sino no dejarlas tranquilas, aunque no, para todo lo bueno que deberían hacer.
La velocidad que impera en la vida moderna, los adelantos de todo tipo, informáticos, sanitarios, de investigación, etc., han dado un giro tan vertiginoso que si no cambias al mismo ritmo te quedas poco menos que en la era antediluviana.
Comunicar es hacer saber o transmitir algo a otra persona, un estado de ánimo, un sentimiento, una enfermedad etc. mediante su influencia o intervención.
¿Por qué nadie quiere asumir su responsabilidad y se afana continuamente en echar culpas fuera?. El PP achaca la situación actual al PSOE, este al PP y a Podemos, Podemos al PSOE y al PP y los demás, al sentirse chisgarabises ni resuellan. ¿Por qué tanta hipocresía?
España desde 1978 se considera como un estado aconfesional, aprobado así en la Constitución Española.
Cuando en un determinado momento nos vemos en la obligación y deber de elegir a una persona para cualquier tipo de representación, debemos tener en cuenta el cargo al que va destinado y la función a desempeñar.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris