Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Carmen Muñoz
Carmen Muñoz
¿Cómo se llamaría esa moneda?
A tanta lata y tanta demagogia barata, tanto desafuero, incoherencia, insensatez, terquedad, incongruencia, necedades….etc. que demuestran los independentistas catalanes que en vez de replantearse el ridículo al que están sometiendo al país en el exterior y el desasosiego que reina en el interior, voy a proponer una sugerencia por si alguien del gobierno lo leyese.

¿No quieren referéndum?, pues referéndum a nivel nacional, eso si, advirtiendo que si por casualidad saliese positivo se levantaría un muro a modo de frontera que tendrían que pagar ellos, (igual que Trump con los mexicanos) con una moneda propia porque al no pertenecer a Europa ya no tendrían euros. Y…. ¿Cómo se llamaría esa moneda? Con rapidez del rayo, Puigdemont llamó a todas las cabezas pensantes de su gobierno, los sentó alrededor de una mesa y los puso a debatir. “Noun catalans” dijo uno, “catalino”, dijo otro. “Collons” espetó Carles, pongámonos de acuerdo que el tiempo se nos acaba. Pues puestos a pensar y sumando la deuda a la que tendrían que hacer frente (porque no se iban a ir de rositas), las empresas que han anunciado que se establecerían en otro lugar, los puestos de trabajo que se perderían, etc., etc., lo más acorde sería el nombre de “caganet”, que por cierto, estaría muy devaluada esa moneda. ¿Cuántos caganet sería un euro? ¿Veinte, como el peso mexicano o el argentino, quizás 129, como los yenes japoneses o 133, como los dinares argelinos, podría ser también 12, como el bolívar venezolano?

Advertirles también que aunque se independizaran seguirían siendo españoles porque los emigrantes que allí residen no son españoles aunque tengan esta nacionalidad, son del país en el que han nacido, nigerianos, marroquíes, rusos etc. y aunque les pese a más de uno los catalanes seguirán siendo españoles allá donde vayan. Y si piensan a largo plazo, ¿quién sabe lo que les gustará a sus descendientes? Juan Negrín, presidente del Gobierno de la II República entre 1937 y 1945, ya en el exilio, hombre culto, médico, investigador, político, buen ecónomo, ya en 1938 dijo “No estoy haciendo una guerra contra Franco para que nos retoñe en Barcelona un nacionalismo estúpido y pueblerino”.

Como Cataluña nunca fue nación independiente históricamente y ellos lo saben aunque se empeñen en decir lo contrario, lo enmascaran como independencia sentimental. Así dicho queda bonito, ¿verdad? Tocan la fibra sensible de los ciudadanos que se dejan embaucar y los arengan para liarlo todo. Los parlamentarios después de dispararse las más agrias y agresivas balas verbales en el hemiciclo, cuando salen se toman unas cañas juntos y se ríen de todos nosotros, no piensan que si soflaman a la plebe a salir a la calle, el enfrentamiento puede ser nefasto. Calentar sentimentalismos, es algo muy negativo. Estas cosas nunca se sabe como van a terminar pero casi seguro con algún descalabro que otro.

Cuando veo todas las injusticias económicas que sufrimos una gran mayoría de este país también me dan ganas de independizarme, no solo sentimentalmente sino de todas las formas posibles e irme lo más lejos posible, pero irme yo, sin arrastrar a nadie ni hacer el ridículo tan espantoso al que nos tienen sometidos un “puñao” de iluminados que han hecho de ello sus días de gloria sin darse cuenta que pasaran a la historia de la peor manera posible.

Artículos del autor

En el año 306 se celebró el concilio de Elvira, el primero de España. Las tres poblaciones que existieron durante la invasión musulmana fueron Elvira, Castilla y Garnata, dependientes las tres del Califato de Córdoba.

En días pasados en el diario Córdoba leí un artículo titulado “Córdoba a la deriva” en el que su autor denunciaba los cambios negativos que se están produciendo en el casco histórico de la ciudad.

Llevamos ya demasiado tiempo hablando sobre Cataluña independiente, España nos roba, no nos comprenden, somos súbditos de ellos, etc. etc.
El idioma español es tan rico que tenemos palabras para definir extraordinariamente claro todo aquello que queremos expresar, solo hace falta conocimiento de vocabulario y expresión.
En 1976 aparecieron en la TV española unos personajes llamados Epi y Blas dentro del programa infantil Barrio Sésamo en donde se enseñaba a los niños donde estaba la izquierda, la derecha, arriba y abajo, los colores, entre otras cosas.
El tiempo es algo que no se detiene. Ver pasar los días sin darnos cuenta es como estar viendo el fluir de un rio, pasa y corre el agua más aprisa de lo que nos gustaría y nunca se detiene.
El término negociación indica un esfuerzo de interacción orientado a generar beneficios, es decir, que varias partes se reúnen para llegar a un acuerdo beneficioso para todos.
Partiendo de la base de que estoy totalmente de acuerdo con el edil Bellido, añado que a veces los expertos no son tales, desde el momento que solo buscan llamar la atención y estar en el candelero para beneficio propio.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris