Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Carmen Muñoz
Carmen Muñoz
Poca imaginación catalana
Los independentistas catalanes empeñados en votar pese a quien pese, caiga quien caiga y pasándose la ley por donde quieran, con su president Puigdemont a la cabeza, no saben ya donde poner las urnas para poder hacer ese dichoso referéndum que trae a todo el país de cabeza durante tanto tiempo. Empeñados en hacer ver lo blanco negro, lo ilegal en legal, las minorías en mayorías y todo aquello que se les ocurra con tal de ir contra el gobierno por ser del PP, como si el gobierno no fuese de todos los españoles, sea cual fuere el partido político al que perteneciese. Aquí se ve claramente que hay una pugna entre partidos políticos más que un afán en defensa de unos ideales, que dicho sea de paso, son pueblerinos y catetos, porque todo lo que sea dividir en vez de sumar, va en contra del avance histórico, político y social.

No se trata pues de cambiar una monarquía por una república ya que la nuestra es una monarquía parlamentaria y resulta ser el punto de unión de tanto desafuero político que tenemos, debido a la idiosincrasia propia del pueblo español, que a ojos vista, es mucho mejor que una dictadura ya sea de derechas o de izquierdas.

Pero vayamos a los votos catalanes. Que poca imaginación derrocha el señor Puigdemont y compañía poniendo, o mejor dicho, queriendo poner las urnas en centros de salud y colegios públicos acosando y presionando a funcionarios, utilizando las redes sociales para unos fines tendenciosos supuestamente progresistas. Voy a sugerirles tres ideas que creo pueden serles de gran utilidad.

Han pensado en algo tan fácil como sería unas urnas motorizadas a modo de telepizza. Podría llamarse el voto moto. Sería cómodo, original y veloz. Pensar que llamasen a tu puerta diciendo “señora para que no se moleste en ir a votar, a urna viene a su casa” de ese modo echarían la papeleta todos los componentes de la familia y personal contratado, sin tener que darle permiso para ir al colegio electoral. Una segunda idea sería una tómbola “pasen señores, pasen y depositen su voto, aquí la urna independentista”, “aquí el derecho a decidir” sin sorteos ni rifas, directamente, se llamaría el voto sorpresa ¿Habrá cosas más fácil? Otro lugar idóneo sería votar en el casino, ya que son duchos en jugar a la ruleta rusa, el voto ficha.

Quieren tanto marear la perdiz que no tiene ideas originales, dándole vueltas a la noria siempre en el mismo sentido, alternándose en el tiempo los burros que tiran de la misma.

Artículos del autor

que demuestran los independentistas catalanes que en vez de replantearse el ridículo al que están sometiendo al país en el exterior y el desasosiego que reina en el interior, voy a proponer una sugerencia por si alguien del gobierno lo leyese.

En el año 306 se celebró el concilio de Elvira, el primero de España. Las tres poblaciones que existieron durante la invasión musulmana fueron Elvira, Castilla y Garnata, dependientes las tres del Califato de Córdoba.

En días pasados en el diario Córdoba leí un artículo titulado “Córdoba a la deriva” en el que su autor denunciaba los cambios negativos que se están produciendo en el casco histórico de la ciudad.

Llevamos ya demasiado tiempo hablando sobre Cataluña independiente, España nos roba, no nos comprenden, somos súbditos de ellos, etc. etc.
El idioma español es tan rico que tenemos palabras para definir extraordinariamente claro todo aquello que queremos expresar, solo hace falta conocimiento de vocabulario y expresión.
En 1976 aparecieron en la TV española unos personajes llamados Epi y Blas dentro del programa infantil Barrio Sésamo en donde se enseñaba a los niños donde estaba la izquierda, la derecha, arriba y abajo, los colores, entre otras cosas.
El tiempo es algo que no se detiene. Ver pasar los días sin darnos cuenta es como estar viendo el fluir de un rio, pasa y corre el agua más aprisa de lo que nos gustaría y nunca se detiene.
El término negociación indica un esfuerzo de interacción orientado a generar beneficios, es decir, que varias partes se reúnen para llegar a un acuerdo beneficioso para todos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris