Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Esther Esteban
Esther Esteban
Más que palabras
Esther Esteban nació en Toledo, está casada y es madre de dos hijos. Es Licenciada en CC de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, donde ha sido profesora. Comenzó con 18 años colaborando en medios de su tierra natal. Fundadora del diario Ya de Toledo, pasó a ser jefe de Nacional y corresponsal político en Madrid. Ha sido colaboradora de ABC, EFE, de 'La Brújula' de Onda Cero y de 'Hermida y Cía' en Antena 3. Ha sido redactora jefe y corresponsal política de Tribuna de Actualidad, directora de información general en Telemadrid, redactora jefe de Nacional y corresponsal político de Antena 3, directora y tertuliana de 'El primer café' de Antena 3, directora y presentadora de 'El Debate' de Telemadrid y tertuliana de 'Los desayunos' de TVE. En la actualidad tiene asignada una entrevista política en El Mundo, es tertualiana del programa de Ana Rosa Quintana en Telecinco, de '59 segundos' en TVE, de 'Buenos días' en RNE, de 'De costa a costa' en Punto Radio y de 'El círculo a primera hora' en Telemadrid. Es autora de los libros 'Mujeres. Ana Botella dialoga con Esther Esteban' y 'El Tercer Hombre'.
Esther Esteban
Últimos textos publicados
Colgado del lazo
MADRID, 22 (OTR/PRESS) !Qué pereza tener que volver al raca raca de Torra, Puigdemont y Cía en su camino hacia ninguna parte!. Lo último es la decisión de la Junta Electoral Central de enviar a la Fiscalía al presidente de la Generalitat por desobediencia, abrirle un expediente sancionador por incumplimiento "consciente y reiterado" y ordenar a los Mossos que retiren los lazos y las esteladas de los espacios públicos, tanto en el exterior como en su interior.

Esa es la decisión. Otra cosa es que tendremos que sufrir día día, minuto a minuto el "numerito" de cómo llevarla a cabo y, cómo no ¡la guerra entre los partidos nacionales! ¡Qué gravísimo error! a cuenta de si el gobierno está actuando con la diligencia prevista o dejando hacer y mirando hacia otro lado cosa que, por cierto, hacía de vicio Mariano Rajoy, por lo que no hay nada nuevo bajo el sol. ¡Ya se sabe como cambia el discurso cuando uno se sienta en el confortable sofá de la Moncloa y cuando ni siquiera va de visita!

El president de la Generalitat, en ese desprecio que nos tiene a todos los que no tengamos su RH, no ha dudado en vulnerar la orden que le dio el órgano encargado de velar por la limpieza y neutralidad electoral y además nos ha tomado por tontos sustituyendo los símbolos vinculados al Procés por otros iguales que hacían alusión a la autodeterminación. Sus reacciones siempre van enfocadas a situar a los que tienen enfrente en el límite, intentar sacarles de quicio y probar su resistencia. En su miopía no se da cuenta de que aquí se tarda tiempo en reaccionar sí, la justicia es lenta también, pero al final él como se salte la ley terminará como sus compañeros en el banquillo.

"Es la primera vez en democracia que la autoridad electoral se ve obligada a enviar a la fuerza pública para garantizar el cumplimiento de la legislación, lo que revela tanto la degradación del sistema institucional en Cataluña como la extraordinaria gravedad del desafío separatista.

El desacato con los lazos no es el único incumplimiento del Govern durante el mandato de Torra, teniendo en cuenta la vulneración de la ley en materia de educación o el continuo pisoteo a la pluralidad por parte de la televisión pública catalana. En cambio, sí agrava el enfrentamiento institucional. El Govern se había cuidado en esta legislatura de no incurrir de forma flagrante en desobediencia. Que Torra haya dado este paso responde a varios motivos. Uno de ellos es su insolvencia e irresponsabilidad políticas. Otro es su sumisión a Puigdemont, que necesita un reclamo con el que combatir a ERC en el próximo ciclo electoral...", editorializaba El Mundo y yo comparto el análisis.

Hace unos días entrevisté para El Economista a la ministra portavoz Isabel Celaá y cuando le pregunté por la polémica sobre los lazos y su opinión sobre la actitud de Torra me dijo: primero que la ley debe cumplirse y segundo que "la gesticulación desacredita las instituciones, una lección que ya debería haber aprendido en el señor Torra." En otro momento refiriéndose a ese personaje que ve todo desde la confortabilidad de Waterloo me decía textualmente lo siguiente:

P.- Pues Puigdemont sigue dirigiendo la maniobra desde Waterloo y dice que volverá a España cuando consiga su escaño en las elecciones europeas...

R.- Puigdemont es un fugado, un huido de la justicia, y tendrá que rendir cuentas ante los jueces tarde o temprano. Creo que se ha convertido en un problema para el propio independentismo, pero ellos sabrán.

Cuando escribo estas líneas aún no se ha completado el último plazo dado por la junta electoral al presidente de la Generalitat para que retire los lazos de los edificios públicos y las instituciones, pero si finalmente sigue con su "erre que erre", se puede encontrar con una acusación por desobediencia y el artículo 410 del Código Penal prevé para ese delito cometido por una autoridad pública a resoluciones judiciales una multa de tres a doce meses e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis meses a dos años.

¡Ándese con ojo señor Torra!, porque al final con tanto llevar su cántaro tan lleno de odio a la fuente de la crispación, terminará por hacerse añicos y ¡desengáñese! si termina en el banquillo a usted ni los suyos ni mucho menos los catalanes les escribirán ni siquiera unas líneas. Se va a quedar colgado del lazo .

sábado, 23 de marzo de 2019.
 
El ruiseñor y el pecado
MADRID, 15 (OTR/PRESS) Es un crimen terrible que ha conmocionado a todo el país. Que finalmente hayan aparecido los cadáveres de los dos niños desaparecidos en Godella, con signos evidentes de haber sido asesinados a golpes, vuelve a abrir un debate en nuestro país sobre el grado de protección de los más pequeños y vulnerables. Horas antes de que el hallazgo se produjese, el padre de los niños aseguró a la Guardia Civil que solo quería regresar a su país porque estaban muertos. "No se preocupen. Están todos muertos". y añadió que María, la madre desnaturalizada y al parecer la autora material del crimen "quería que los niños se reencarnaran para ser más felices" y que ella se tiraría al fondo de una piscina para reencarnarse con ellos. Ahora nadie se explica lo sucedido, pero tampoco se puede obviar que los familiares, los amigos, los vecinos o los Servicios Sociales no tuvieran en cuenta las señales de alarma ni las condiciones de miseria en las que vivían los niños: absolutamente descuidados rodeados de suciedad y en estado de abandono. Ni siquiera en el colegio llamó la atención que Rachel, la mayor de ellos de apenas tres años llevará desde hace más de un mes sin asistir. Si es cierto que los servicios sociales, como dicen ahora, habían abierto un expediente debido a los presuntos problemas mentales de los progenitores y la desatención hacia los menores, evidentemente han llegado tarde y es intolerable la falta de actuación en casos urgentes. Ahora todos se preguntan por qué no se les retiro inmediatamente la custodia y cómo es posible siga primando la retórica de la absurda burocracia ante hechos de esta gravedad. Mientras escribo estas líneas he recordado el caso de otros niños asesinados como Ruth y José, el pequeño Gabriel y también el de Asunta y eso me sirve para constatar, una vez más, que la maldad humana no tiene límites. No dejo de pensar qué clase de monstruo puede acabar con la vida de unos niños a los que debería de proteger. Me da igual que luego se diga que los padres tenían trastornos psiquiátricos, o que estaban enganchados a las drogas, argumentos por ciento, utilizados siempre como una estrategia de defensa. Solo desde una mente absolutamente perversa y maligna se puede arrancar de cuajo la vida de quien has llevado en las entrañas y parido. Aún así algo muy grave pasa en una sociedad que permite que ocurran estas cosas y si de muestra vale un botón desde el 2013 -año en que empezaron individualizarse los asesinatos de niños en el ámbito familiar- la cifra de la vergüenza es de 29. Las circunstancias son distintas, pero no se por qué me viene a la cabeza lo que ocurrió a la pequeña Asunta Basterra esa niña a quienes, según decían sus padres, pretendían sacar de la miseria y ofrecerle un futuro mejor y al final asesinaron. Entonces, como hoy, se abrió un intenso debate en el que unos hablaban de justicia y otros de venganza. Asunta fue abandonada en un orfanato de Yongzhou y llegó a España sin haber cumplido un año. Dicen que sus padres Rosario Porto y Alfonso Basterra que cumplen condena por su terrible crimen presumían de que ella era su princesa oriental. A sus doce años era una niña brillante y despierta, que dominaba cinco idiomas, hacia ballet, escribía cuentos, iba una clase adelantada y sería en un regalo del cielo para cualquier familia menos para la suya. ¿Por qué? se preguntaban todos. Nada ni nadie puede explicar un caso tan terrible. Da igual los celos de Medea, las miserias ocultas, el dinero o el miedo.

Y ahora con los pequeños Rachel y Amiel ocurre lo mismo. Los dos hermanos de cinco meses y tres años aparecieron muertos y enterrados detrás de la casa y todo apunta a que fue la madre quien acabó con ellos de la peor manera posible golpeándoles hasta verles morir. Todos nos preguntamos qué clase de padres terribles pueden matar salvajemente a sus hijos y enterrarlos con sus propias manos. Como ya he escrito en alguna ocasión, ahora y siempre hay que recordar aquello que se decía en matar a un ruiseñor. "Los ruiseñores no se dedican a otra cosa que a cantar para alegrarnos... No hacen nada más que derramar el corazón, cantando para nuestro deleite. Por eso es pecado matar a un ruiseñor".

El desasosiego de pensar en los últimos suspiros de vida de los pequeños Rachel y Amiel y el terrible pecado de quienes han matado a los pequeños ruiseñores sólo lo apacigua el deseo de que se haga justicia y de que casos así no se vuelvan a producir. Adiós pequeños, descansar en Paz.

sábado, 16 de marzo de 2019.
 
De iluminados y chiflados
MADRID, 12 (OTR/PRESS) No se lo cree ni él. Al parecer el fugado Puigdemont ha asegurado que piensa volver a Cataluña con la "inmunidad" si consigue el acta de eurodiputado, presentándose como cabeza de lista de JxCat en las elecciones europeas del 26 de mayo. En su ensoñación, en declaraciones a una emisora amiga, RAC 1, ha recalcado que ahora mismo es "un ciudadano absolutamente libre en la Unión Europea" y no hay "ni un solo argumento jurídico" que permita que "el Estado español pueda impedir que sea candidato" al Parlamento Europeo, por lo que, si imposibilitara que fuera elegido eurodiputado, estaría "violando las normas fundamentales de la democracia". Si es así, si tan libre se siente, una se pregunta por qué sigue en su escondrijo de Waterloo mientras los suyos o están entre rejas o viven en la incertidumbre electoral, especialmente los más sensatos que van a ser laminados si reniegan del "cuanto peor mejor" que él ha convertido en un dogma.

Día que pasa es un día en que su nivel de cortedad política es mayor, absorbido y ensimismado por su micromundo de pelotas. Por eso es capaz de asegurar que si el Parlamento Europeo valida su elección y se activa su inmunidad, tendrá que decidir qué acta elige al tener también la del Parlament.

Dos por el precio de una que dirían por mi tierra. Tiene donde elegir pero nunca elige el acta de la dignidad política y el de la lealtad y solidaridad con todos aquellos a los que empujó al abismo.

Estos días el histórico líder de Unió Josep Antoni Duran i Lleida, que está presentando su libro "El riesgo de la verdad" hace un repaso, sin pelos en la lengua, de algunos de los nombres que han protagonizado el golpe de estado y ajusta cuentas con ellos. Del ex presidente de la Generalitat dice que es un "iluminado" y un "chiflado". Señala además que "es más de la CUP que convergente" y no le falta razón.

El que fuera por portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados durante tanto tiempo insiste en que "el independentismo ha colapsado la política en Cataluña y en España", "ha destruido el catalanismo", "ha consolidado a Ciudadanos" y "ha despertado a la derecha extrema". En definitiva, "un desastre".

Su opinión, aunque ahora está alejado de la política merece ser tenida en cuenta porque solo con gente moderada es posible abrir cauces para que las cosas en Cataluña empiecen a discurrir de otro modo. En su análisis pone las luces largas al afirmar que Cataluña deberá tener un "reconocimiento específico" que podría incluirse en el contexto de una reforma constitucional, para la que hoy no existe el necesario consenso. O bien en una disposición adicional de la Carta Magna. En contrapartida, el hombre que en su día apareció en varias quinielas de distintos gobiernos como posible ministro de Asuntos Exteriores, señala que los catalanes independentistas tendrán que admitir que no se puede "menospreciar" a España como si fuera "un país bananero"; que en Cataluña "no hay, ni de lejos, una mayoría a favor de la secesión", y que la solución no debe comportar una "intervención de la UE".

Comparar sus reflexiones con las del fugado de Waterloo da la medida exacta de como, en política, cuando llegan a la cima los peores, los iluminados o los chiflados complican muchísimo las cosas y los ciudadanos, a veces, estamos a merced de algunos locos que de vez en cuando aparecen en las formaciones políticas quienes, por cierto, son incapaces de detectar cuando hay que decir "NO" al líder por mucho líder que sea.

Puigdemont está claro que no va a aflojar, porque ni por asomo se imagina lo duro, lo durísimo que debe de ser estar entre rejas y mientras todo se lo consientan va a seguir erre que erre en su desafío. De la antigua CiU o de su marca más novedosa el PDCAT ya no queda ni las raspas ideológicas y políticamente hablando, y mientras el fugado sea un mantenido -en el sentido exacto del término- seguirá su camino hacia ninguna parte, con el único objetivo de protegerse a sí mismo y su pequeñísimo ombligo de ególatra.

Que nadie se engañe: el fugado solo tiene una obsesión: salvarse él, aunque en el camino vayan cayendo todos los que le auparon para unas responsabilidades que nunca debió de tener. Solo hay que estar atentos a las declaraciones que estamos oyendo en el juicio del 1-O para entender el perfil cobarde y miserable de este sujeto. Lo dicho... la cosa va de Iluminados y chiflados ¿Hasta cuándo?.

miércoles, 13 de marzo de 2019.
 
 
Mujeres con poder
miércoles, 6 de marzo de 2019.
 
Adiós Xavier Arzalluz
sábado, 2 de marzo de 2019.
 
Buscar en la basura
jueves, 28 de febrero de 2019.
 
Pecado mortal
sábado, 23 de febrero de 2019.
 
Ovejas y mentiras
miércoles, 20 de febrero de 2019.
 
El 28-A y el teatrillo
domingo, 17 de febrero de 2019.
 
La hora de la justicia
miércoles, 13 de febrero de 2019.
 
El relator y los friquis
sábado, 9 de febrero de 2019.
 
Resistir y ganar
miércoles, 6 de febrero de 2019.
 
El día 'D'
domingo, 3 de febrero de 2019.
 
Europa en su laberinto
jueves, 31 de enero de 2019.
 
Podemos muere... de éxito
domingo, 27 de enero de 2019.
 
Taxi y las puertas al campo
miércoles, 23 de enero de 2019.
 
La encrucijada del PP
domingo, 20 de enero de 2019.
 
Julen y la responsabilidades
miércoles, 16 de enero de 2019.
 
Nadie llora a Venezuela
sábado, 12 de enero de 2019.
 
Vestir al muñeco
jueves, 10 de enero de 2019.
 
Vidas crucificadas
sábado, 29 de diciembre de 2018.
 
Feliz Navidad
sábado, 22 de diciembre de 2018.
 
Laura y quienes ensucian España
miércoles, 19 de diciembre de 2018.
 
Periodismo de alto voltaje
sábado, 15 de diciembre de 2018.
 
Sin niños no hay futuro
jueves, 13 de diciembre de 2018.
 
Violadores... no abusadores
sábado, 8 de diciembre de 2018.
 
Transición o transacción
miércoles, 5 de diciembre de 2018.
 
Archivo
01/12/2018 Andalucía en su día "D"
28/11/2018 Bankia: de Dioses a villanos
24/11/2018 Escupitajos, gargajos y esputos parlamentarios
17/11/2018 Los jueces serlo... y parecerlo
14/11/2018 Matrimonio de conveniencia
10/11/2018 Cuentas y cuentos
07/11/2018 El Supremo tenía un precio
02/11/2018 Malos no locos
27/10/2018 La rebelión y el diablo
24/10/2018 Asesinos en casa
20/10/2018 Descuartizar al mensajero
17/10/2018 Cada día más viejos
10/10/2018 De marqueses y obreros
07/10/2018 El viaje de los mediocres
03/10/2018 La medicina de Torra
29/09/2018 Monstruos y niños
26/09/2018 Mentiras arriesgadas
22/09/2018 Aaron ya descansa en paz
20/09/2018 Aforados y ... aforados
15/09/2018 Ni paz ni gloria
12/09/2018 Pecados del montón
10/09/2018 Rupturas de vodevil
05/09/2018 Meter un gol
01/09/2018 Oxford y el reality
22/08/2018 Pan y libertad para Venezuela
18/08/2018 Hacerla y pagarla
15/08/2018 Barcelona un año después
01/08/2018 Taxistas en guerra
28/07/2018 Vallas frente al hambre
25/07/2018 El fugado y Sánchez
21/07/2018 Marta llora a Nicaragua
18/07/2018 Amnistía sin nombres
14/07/2018 El fugado errante
11/07/2018 NIÑOS y... niños
07/07/2018 El laberinto del PP
04/07/2018 7 de julio San Fermín
01/07/2018 Washington o la conchinchina
27/06/2018 Mentiras arriesgadas
23/06/2018 La Manada o el mundo al revés
20/06/2018 Cuerpo a tierra en el PP
16/06/2018 Legislar con las tripas
13/06/2018 El Aquarius
09/06/2018 Consejo de Ministras
06/06/2018 El adiós de Mariano
02/06/2018 Cien días de gracia
30/05/2018 Cruces del odio
26/05/2018 El Cabrón
24/05/2018 Carne de prisión
19/05/2018 El Papa y los pederastas
16/05/2018 Más que palabras- Guardián de las esencias
12/05/2018 Juzguen ustedes...
09/05/2018 Patología Puigdemont
05/05/2018 ETA y el relato
28/04/2018 El ombligo y la independencia
25/04/2018 La Manada y la justicia
21/04/2018 Podemos y la pelea de gallos
18/04/2018 Pulitzer y abusos
14/04/2018 Mentiras y dimisión
11/04/2018 Niños sirios gaseados
07/04/2018 Nombre de mujer
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris