Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Columna de opinión

Policías contra Irene Montero

Luis del Val Luis del Val
martes, 25 de febrero de 2020, 08:02 h (CET)
MADRID, 24 (OTR/PRESS) La esposa del vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, dijo en un programa de televisión que cuando una mujer, en España, acude a una comisaría para denunciar abusos sexuales, lo primero que le preguntan es si iba con minifalda, o si iba provocando. La presentadora observó que eso sería antes -puede que antes de que la compañera del vicepresidente del Gobierno, decidiera dedicarse a la Política- pero que eso ahora no sucedía. Sin embargo, la compañera del vicepresidente del Gobierno, y ministra, a la que la rectificación consecuente y racional le debe parecer un sometimiento humillante al heteropatriarcado, se reafirmó en su errónea apreciación, lo que prueba que el chalet de Galapagar está muy alejado de las comisarías.

Como a toda acción corresponde una reacción, los sindicatos de la Policía, e incluso la Guardia Civil, se han molestado por esta acusación gratuita, genérica y trasnochada, y le han pedido al ministro de Interior, Grande Marlaska, que le explique a su compañera de Gobierno, lo que es la Policía, lo que es una Comisaría, la formación de los agentes, en fin, lo que podríamos denominar el Catón de los ignorantes, o el manual de primeros auxilios para quien mantiene una visión llena de prejuicios sobre la gente que se juega la vida para que se persigan los delitos y los ciudadanos puedan dormir con algo de tranquilidad.

Cada día estoy más convencido de que los políticos desconocen la realidad, porque están encerrados en sus asambleas, en sus primarias, en sus luchas internas, y, luego, si están en el poder, van del coche oficial al despacho, del despacho al coche oficial, y de allí a su casa, y no van a la compra del super, ni hablan con el camarero al tomarse una caña, y creen que la vida es como la dejaron cuando ingresaron en la sección de juventudes del partido. Claro, que también hay periodistas que ignoran que jefes y oficiales del Ejército hablan dos idiomas, al menos y, además de su carrera, tienen otra licenciatura universitaria. Pero, afortunadamente, no los nombran ministros.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La soledad buscada de Sánchez

10.003 (Diez mil tres, sí)

Los mayores

La solidaridad, última Casa de Misericordia

El drama de las residencias

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris