Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La Cosa Pública   -   Sección:   Opinión

Responsables irresponsables

Ekain Rico
Álvaro Peña
domingo, 11 de septiembre de 2005, 22:42 h (CET)
El huracán Katrina, más allá de los miles de ciudadanos norteamericanos afectados, se cobra sus primeras víctimas políticas. Michael Brown, amigo íntimo del presidente Bush, ha sido destituido de la dirección de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA).

La ineptitud de esta Agencia para gestionar la catástrofe del Katrina, a pesar de que Bush se mostrara hace escasos días complacido por su actuación, ha puesto bajo sospecha los no pocos puestos de libre designación en los que, la Casa Blanca, ha ido colocando a los acreedores de sus favores.

La popularidad del presidente, ya se sabe que los norteamericanos gustan de las encuestas, ha bajado hasta un 41% en tan sólo una semana o, lo que es lo mismo, la ciudadanía estadounidense comienza a apreciar responsabilidades políticas en su jefe del ejecutivo. Ante esta situación, Bush se ha visto obligado a cortar cabezas para salvar la suya.

Pero, quizá, lo más escandaloso en esta carrera presidencial por negar la parte de culpabilidad que le corresponda, sea la petición de ayuda internacional que EEUU ha venido realizando.

Claro está que los ciudadanos afectados merecen toda nuestra solidaridad. Tampoco niego la parte de deuda histórica que Europa pueda tener con el país de la caza de brujas. Sin embargo, sí me permito poner en cuestión la necesidad real, del imperio norteamericano, de recurrir a la comunidad internacional.

EEUU no es un país pobre, ni mucho menos. Si la falta de ayuda a quienes se vieron atrapados por el huracán necesita de alguna razón, ésta no es la falta de medios, sino la propia concepción difuminada de la solidaridad, que se manifiesta en la sociedad del liberalismo salvaje.

Con todo, la administración Bush, puede haber visto en esta llamada a la conciencia internacional una salida, medio honrosa, ante su inicial respuesta caótica. Me explico.

En una sociedad como la norteamericana, en la que por muchas catástrofes que sucedan todo sigue siendo mercado, el marketing prima sobre la realidad. Así, si los asesores políticos de Bush, que no dejan de ser publicistas, consiguen hacer interiorizar a su ciudadanía que las consecuencias del Katrina eran inevitables, verán salvada la desastrosa gestión del presidente y, con ello, sus propios puestos de trabajo. Y no cabe duda de que recibir ayuda extranjera, permite vender mejor la imagen de inevitabilidad del desastre.

Noticias relacionadas

El amarillo de la vergüenza

Varios países de la Unión Europea hayan aconsejado a sus ciudadanos “no viajar a la comunidad española de Cataluña”

Sentirse acompañado es esencial para avanzar

El mundo ha de ser más corazón que poder

El PP condenado a un penoso Vía Crucis

“En este espacio de la duda, he encontrado en muchas ocasiones una especie de emisario del destino que me indica un camino favorable, o también un barquero que lleva desde la ribera de la decadencia a la renovación” Pierre Rabhi

Deleuze

Deleuze fue un filósofo y teórico social que influyó decisivamente en el siglo XX

La huelga de jueces y fiscales

Ha sido un éxito y apoyo, pero pregunto ¿Ha habido Transición en la Justicia española?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris