Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La Cosa Pública   -   Sección:   Opinión

Cuestión de banderas

Ekain Rico
Álvaro Peña
domingo, 28 de agosto de 2005, 23:23 h (CET)
Para los bilbaínos de pro –y en Bilbao lo somos todos–, las fiestas de la Aste Nagusia o Semana Grande son, como lo es todo es Bilbao, lo mejor, lo más grande y divertido del mundo.

Entre comparsas, txoznas, barracas y fuegos artificiales, los bilbaínos consultamos nuestro programa de fiestas para decidir cuál será nuestra próxima aventura. Sin embargo, además de las clásicas actividades programadas, una serie de eventos, fuera de todo tipo de organización oficial, se han venido haciendo un hueco entre los clásicos de la Semana Grade. Entre ellos, para vergüenza de propios y extraños, el que se lleva la palma es el denominado día de las banderas.

Una buena mañana, a un grupo de gente que imagino que no tendría otra cosa más importante que hacer que malgastar su tiempo berreando frente al ayuntamiento, se le ocurrió acudir al izado clásico de banderas para protestar cuando la señera española fuera colocada. Este acto, tan ridículo e insípido, fue repitiéndose año tras año hasta llegar a suponer verdaderas jornadas de lucha callejera, que convertían a la mañana del viernes grande en inapta para salir a dar una vuelta tranquilamente.

Ahora, no se si gracias a dios o al actual contexto, aquel día de las banderas ha quedado reducido a un ridículo mayor del que se desprende de su propia naturaleza. Ya se sabe, por suerte, las cosas ya no son como eran antes.

Pero a pesar de haber superado todo aquello, aún hay quien todavía no ha aprendido la lección: olvidarse de la política, aunque sólo sea una semana al año, no hace daño a nadie. Es más, aquí en el Pais Vasco, debería ser hasta obligatorio.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris