Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La Cosa Pública   -   Sección:   Opinión

Hiroshima

Ekain Rico
Álvaro Peña
lunes, 8 de agosto de 2005, 03:43 h (CET)
En esta sociedad de los medios, en la que las guerras se han convertido en algo parecido a un videojuego de consola, es difícil encontrar un resquicio para el pensamiento libre y la crítica pura.

Los mayores desastres, las más graves catástrofes y cruentas batallas, sólo han llegado hasta nosotros a través de esa pequeña caja que todo lo transforma en ficción. Acostumbrados a una insensibilidad provocada por miles de horas de violencia programada, pocos son los que aún se alteran al ver cuerpos flotando tras el Tsunami o niños muriendo de hambre en cualquier parte del mundo.

En este contexto, uno de los más ignominiosos episodios de nuestra historia reciente, ha quedado reducido a la anécdota tras ser transformado en una mera imagen que, hoy día, se imprime en pegatinas, camisetas y demás objetos a la venta.

El hongo atómico de Hiroshima no ha escapado tampoco de las garras del marketing.

Por todo ello cuando nosotros, consumidores del mundo libre, oímos hablar del fracaso de la Conferencia de Desarme de Ginebra o del Tratado de No Proliferación nuclear, ni nos inmutamos. ¿Acaso se hizo el suficiente merchandising con ellos? Yo, de momento, no he visto ningún grupo musical que en la portada de su disco utilice aquellos reclamos. Ni siquiera una mísera camiseta o pegatina.

Y es que ya se sabe, lo que vende, vende. Lo que no, se tira a la basura del olvido y se trafica con el deshecho que genere para, al menos, sacarle algún provecho e Hiroshima no iba a ser ninguna excepción. Eso sí, un día al año, no vaya a ser que nos acusen de mercaderes, dedicaremos cinco minutos a recordar las ciento sesenta mil personas que murieron en el acto y los cientos de miles de personas que aún sufren las consecuencias de aquella perversión ideada por el genio humano. El resto del año, a vender camisetas.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris