Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La Cosa Pública  

Adiós Fraga, adiós

Ekain Rico
Álvaro Peña
jueves, 4 de agosto de 2005, 05:53 h (CET)
¿Saben ustedes esa sensación de que, por fin, se cierra un ciclo que debió haber terminado hace mucho tiempo? Pues esa es la sensación que me recorre todo el cuerpo, cada vez que me deleito viendo como Fraga no jura, esta vez, el cargo de presidente de la Xunta.

Y es que, para qué andarnos con rodeos. A pesar de que, en nuestra judeocristiana sociedad, sea tradición conceder una cierta veneratura a aquellos que sobrepasan los setenta, me niego a dar tregua alguna a quien es exponente privilegiado de los miles –y me quedo corto– de españoles, fascistas desde siempre, que tras la muerte de Franco se levantaron demócratas de toda la vida.

Don Manuel, que es así como le llaman, ha recibido estos últimos días el reconocimiento más profundo de los mismos medios que, renglón seguido, no dudan en calificar de extremista y separatista al nuevo gobierno de Galicia. Precisamente, una de las frases más repetidas por estos medios es la de que Fraga es un animal político. Curiosamente, estoy de acuerdo aunque, sin duda alguna, seguro que en un sentido bastante diferente.

Fraga era, hasta ahora, la constatación más clara de que el franquismo aún no había sido superado en España. Sus actitudes, sus palabras y reproches, sus formas, maneras y políticas eran, como presidente de la Xunta, calcadas a las de aquel ministro fascista que un día dijo «¡La calle es mía!».

En efecto, ahora más que nunca, la calle es suya. Tan es así, que los ciudadanos gallegos han decidido desalojarle del poder y arrojarle, a pesar de seguir siendo el candidato más votado, al mismo lugar del que, con tanta energía, declaraba ser propietario.

Adiós, señor Fraga. Adiós. Adiós a las bermudas en Palomares; Adiós a las atrocidades de Vitoria; Adiós al antiguo régimen y a la Galicia anclada en un pasado en blanco y negro.

Bienvenido, señor Touriño.
Noticias relacionadas

​¿Es oportuno, para Europa, un gobierno de izquierdas en España?

Europa, en horas bajas, corre el riesgo de caer en un populismo catastrófico para la UE

​Menos mal que los santos existen

Se puede vivir sin fe

La mística contemplativa

“Tras las alas del deseo, surge el vuelo del amar; así comienzan las grandes hazañas, aquellas que tienden a hacernos revivir y nos sustentan la convivencia”

​Asesinos pixelados

​Cuando era pequeño crecí al calor de una estufa mientras anunciaban por televisión que habían encontrado los cuerpos de las tres niñas de Alcàsser

En fuga

Escapamos con frenesí..., de lo que más nos conviene. Inconcebible, pero cierto
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris