Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Política  

Tarde y mal

ZEN
martes, 12 de junio de 2012, 07:55 h (CET)
A principios de año recordarán ustedes un artículo mío por el que proponía que la Ciudad del Pecado, Eurovegas España, se ubicara en la ciudad que está por nacer entre Oropesa y Cabanes. Este espacio lo tiene todo: un planeamiento urbanístico aprobado por la Generalitat, con lo que nos ahorramos décadas de tramitación administrativa; un proyecto de ciudad de vacaciones, el de Marina d’Or; tiene sol; tiene playa; no tiene un aeropuerto en funcionamiento que, como en Barcelona, impida la construcción de rascacielos; tenemos un índice de desempleo suficientemente alto para que cualquier propuesta de trabajo sea bienvenida; y estaría en pleno Eje Mediterráneo, Algeciras-Hamburgo.

Pero tarde y mal, nuestros dirigentes autonómicos y provinciales (que no me leen, evidentemente) han caído ahora en la cuenta de todas estas ventajas que tenemos frente a la mesetaria y fría Madrid y la mediterránea  pero con aeropuerto próximo, Barcelona. Somos más competitivos, pero tenemos unos dirigentes en estado catatónico por la Crisis y por la comodidad de sus mullidos sillones institucionales.
Quien quiere peces tiene que mojarse el culo. Presentarse ante quienes tienen el poder de decisión e inversión y hacer una propuesta seria, motivada y atractiva a la inversión. Porque esperar a que pase el tren por delante de casa, a los valencianos jamás nos ha funcionado.

Otra cosa son las valoraciones morales anejas a esta propuesta. Pero para eso ya está el Obispo de Segorbe-Castellón, nuestro obispo Casimiro, que ha criticado fuertemente esta ciudad del juego y los efectos que puede producir sobre todos los potenciales ludópatas. Pero olvida, extrañamente, que la Ciudad del Pecado en América lleva implícita la prostitución. Aunque aquí en Castellón ya estamos acostumbrados a ver grandes vallas publicitarias ofreciendo magníficos Show girls con final feliz y nadie dice nada. Ni el señor obispo.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Las fiestas patronales y las epidemias de antaño

​Pocas crónicas de fiestas patronales, yo diría que ninguna, vamos a leer este agosto

La guerra licuada

Combinando motivos geopolíticos y económicos, la voz opositora más potente viene de Estados Unidos, pues el incremento de sus exportaciones de gas natural licuado a la Unión Europea es una prioridad

Son días de valorar más el esfuerzo ajeno

Son días de aquilatar el esfuerzo ajeno, y con ello, de paso, el propio

Un esfuerzo global es una victoria segura

Quien no lo ha dado todo no ha dado nada. Está visto que no podemos desfallecer, siempre es importante mantener los esfuerzos de respuesta comunitaria

El Milagro

Parece ser que hace 2000 años hubo un día en que fue necesario el reparto de alimentos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris