Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La Cosa Pública   -   Sección:   Opinión

Hablar demasiado

Ekain Rico
Álvaro Peña
jueves, 26 de mayo de 2005, 00:18 h (CET)
De un tiempo a esta parte, la política antiterrorista del gobierno Zapatero se ha convertido en uno de los temas más manidos en el circo mediático. ¡Todo vale!

De un lado, los cabecillas del PP no pierden ni una sola oportunidad para demostrar el grado de deslealtad que están dispuestos a emplear en la tarea de desacreditar a los socialistas. Cualquier acusación es posible. Que si Zapatero da oxígeno a ETA; que si el presidente no condena los atentados; que si los socialistas desprecian a las víctimas del terrorismo y, así, hasta que, tiempo al tiempo, a alguno se le ocurra insinuar que Zapatero es la encarnación misma del mal.

Aquella ultraderecha de la crispación ha vuelto a renacer. Ayudados por sus medios de comunicación afines, los dirigentes populares han decidido provocar una campaña de acoso digna de la época de las cruzadas.

Todo el mundo tiene algo que decir. Cualquiera quiere expresar su opinión y criticar, de entrada, un proceso que ni siquiera a comenzado a gestarse. Pero, dónde estaban aquellas voces cuando Aznar decidió el acercamiento de presos de ETA al País Vasco. ¿Utilizaron también su atalaya mediática para acusar al Partido Popular de deslealtad con las víctimas, cuando inició un proceso de negociación con la banda terrorista? No. Claramente no. Quienes hoy han puesto sus informativos, columnas, opiniones y programas al servicio de Rajoy, guardaron el silencio debido en aquel momento.

Entonces, ahora, por qué no se actúa con la misma prudencia. ¿Qué es lo que ha cambiado? A qué vienen tantos reproches.

Nadie con un poco de criterio puede creer, de verdad, que el presidente Zapatero no tenga la misma vocación de resolver el conflicto que otros ya demostraron anteriormente. Démosle la misma oportunidad que ya se concedió a sus predecesores y, si no tenemos nada relevante que decir, callemos.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?

Víctimas sin voz

Nos merecemos otros cuidados y otros líderes

Tempus fugit a toda leche

En la época del “tuit”, todo es breve y rápido

¿Concertinas o más policías y guardias civiles heridos, señor Marlaska?

No estamos convencidos de que un juez considerado “progresista” sea lo que mejor conviene a España como ministro de Interior
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris