Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

Inmigración: no a la demagogia, al racismo y a la xenofobia

Santi Benítez
Santi Benítez
miércoles, 18 de mayo de 2005, 22:04 h (CET)
Es normal ver como ciertos grupos explotan de manera vergonzosa la imagen del inmigrante a fin de crear ese halo de miedo efectivo para que sus tesis, en la mayoría de los casos ilegales y amorales, lleguen a influir de alguna forma en el españolito de a pie. También es normal escuchar en estos discursos, ya de por si racistas y demagógicos, la mezcla de conceptos que nada tienen que ver, como la religión o las costumbres con un ataque a nuestra cultura y, cómo no, la pérdida de puestos de trabajo.

Oímos que la llegada de inmigrantes supone un drástico aumento de la delincuencia y la inseguridad. Pues va a ser que no.

Durante el año 2003 se detuvieron por delitos a un total aproximado de 210.000 personas, excluyendo violaciones de las normas de extranjería o reclamados por otros países. De ese total 150.000 aproximadamente fueron españoles, de los 60.000 restantes el 20% eran ciudadanos de la UE, osea, 12.000 eran europeos, el 44% eran Rumanos, 26.400 fueron rumanos, Nigerianos el 11%, 6.600 eran nigerianos, y el resto, el 25% de esas 60.000 personas, 15.000, se reparte entre marroquíes, argelinos, argentinos, camerunenses, brasileños, cubanos, peruanos, colombianos y demás nacionalidades.

Como vemos por las cifras, la relación entre delincuencia e inmigración no casa con ese gran aumento de la delincuencia, teniendo en cuenta que existen alrededor de un millón de extranjeros ilegales en nuestro país. Si señores, un millón de irregulares, el resto tiene sus papeles en regla.

También quisiera dejar claro que las cifras expuestas del 2003 son muy superiores por tramo al mismo tramo anual de este año.

Con respecto al 'excesivo' número de inmigrantes que existe en nuestro país, y lo voy a decir para aclarar la cifra de un millón de extranjeros sin papeles que he dado antes, el total asciende a casi 3 millones, de los cuales 2 millones tiene sus papeles en regla y 770.000 de ellos, aproximadamente, son menores o mayores de 65 años. Con lo que nos queda un millón de irregulares.

Ese millón de irregulares trabaja de forma fraudulenta, fraudulenta no por ellos, por quienes los ponen a trabajar sin contratarlos. Esta última regularización hecha por el gobierno ha sacado a la luz a más de medio millón de trabajadores ilegales, con lo que nos encontramos con cifras muy inferiores de irregulares en España.

En cuanto al mercado laboral. Resulta que la mayoría de los inmigrantes ocupan nichos de empleo en el sector servicios. Este sector es el que más crece y menos cobertura tiene por parte de los españoles al no serles atractivo, de ahí que sea ocupado en su gran mayoría por trabajadores extranjeros. Por poner un ejemplo, durante el primer trimestre del año 2003 se crearon en la Comunidad Autónoma gallega 50.000 puestos de trabajo en el sector servicios. Y es la Comunidad Autónoma donde el sector servicios es de los más testimoniales. A la vista de esto ¿Donde está el robo de puestos de trabajo a los autóctonos?

Me decía por teléfono Antonio Fleitas, funcionario del Ministerio del Interior, al que desde aquí quiero agradecer su ayuda ya que sin él y sin Sonia Arístegui, del INE, no habría sido posible este artículo, me decía que la manipulación que se hace de la imagen del inmigrante, de las tasas de delincuencia o de su acceso al mercado laboral no sólo es exclusiva de estos grupúsculos racistas y xenófobos, también es usado de forma parcial por partidos políticos de más rancio abolengo.

No hacemos más que oír cosas como 'el efecto llamada' en boca de algún que otro político que abogaba hace muy poco por mantener la economía sumergida de los trabajadores extranjeros. Aunque ya sabemos a quien representa dicho político.

Porque, no nos engañemos, ¿A quien beneficia que un trabajador no tenga contrato? ¿Al trabajador?

Cualquiera que mire de forma imparcial el fenómeno de la inmigración puede darse cuenta de que la adaptación del inmigrante a la cultura del país que lo acoge es progresiva y no se produce en una sola generación. Aunque también es cierto que para que se produzca deben existir suficientes medidas que lo faciliten. Pondré el ejemplo de Canadá. Existen millones de extranjeros trabajando en el país, pero no existen restricciones para que gente de muy diferentes culturas conviva, es más, conviven estupendamente. El respeto a la cultura diferente es absoluto. Tanto es así que se cuida muy mucho que los niños no pierdan sus raíces desde la misma escuela.

Cuando alguien dice que no se debe permitir la construcción de mezquitas, o sinagogas, o templo religioso de cualquier tipo, está poniendo freno a esa integración, además de vulnerando la Constitución de nuestro país. El problema no es que se enseñe el Islam en las escuelas, el problema es que se enseña religión en las escuelas. Y nuestra Constitución nos da una gran lección sobre ello a todos los españoles, si se hace con una religión, debe hacerse con todas.

La verdad, las cifras y los datos, sí, la demagogia, la intolerancia, el racismo y la xenofobia, no.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris