Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La Cosa Pública   -   Sección:   Opinión

El Búnker

Ekain Rico
Álvaro Peña
domingo, 15 de mayo de 2005, 23:23 h (CET)
Cuando alguien pierde "el norte" tiene dos opciones. La primera consiste en la sana costumbre de admitir el error y enmendarlo para, sin complejo alguno, poder seguir caminando y la segunda, indeseable a todas luces, lleva a la práctica de la más alta hipocresía, por cuanto se basa en acusar a todos los demás de apartarse del camino marcado. El Partido Popular ha optado por ésta última.

La radicalización de la bancada popular se entiende como la más clara manifestación del nerviosismo que, desde que perdieron las elecciones, viene creciendo en su seno a pasos agigantados. El Partido Popular aún no ha comprendido por qué los españoles decidimos echarles de la Moncloa el 14 de marzo del pasado año. Es más, ni siquiera están dispuestos a permitir una mirada crítica sobre la gestión de aquel gobierno popular, que ostenta el dudoso honor de haber conseguido que una gran parte de nosotros, acabáramos otorgándole más credibilidad a las palabras del señor Otegui, que a las dos líneas de investigación en las que se recreaba el Ministro del Interior.

Aferrados a su mentira, los líderes del PP, han arrastrado a su partido a un abismo del que será bastante difícil salir y, si no, a las pruebas me remito. Sólo hay que consultar las múltiples encuestas de opinión realizadas una vez acabado el debate sobre el estado de la Nación.

Una de las más clarificadoras es la del Instituto Opina, en la que además de reflejarse que Zapatero ha ganado el debate en opinión de casi el doble de ciudadanos que los que apoyan la tesis contraria (44% frente al 24%), se recogen otros datos mucho más interesantes. Así, que el 67% de los españoles rechacen las acusaciones hechas por Rajoy, de que Zapatero está traicionando a los muertos de ETA; o que, el 64% de los ciudadanos considere un error que Rajoy anunciara que no va a respaldar la política antiterrorista del Gobierno; por no centrarnos en que, el 85% de los españoles respalda la intención de Zapatero de hacer todo lo posible por lograr la paz en el País Vasco sin pagar precio político; o que dos, de cada tres españoles, consideran que debe buscarse un nuevo pacto antiterrorista en el que estén todos los partidos y sólo el 16% de los ciudadanos crea que debe seguir vigente el actual pacto del PP y el PSOE.

Frente a esta realidad, el Partido Popular, ni ve, ni escucha, ni oye. Acebes, Zaplana y los demás genoveses, han decidido autoproclamarse como sacerdotes de la verdad suprema en un ejercicio de endogamia más propio de tribus perdidas, que de altos cargos de partidos democráticos.

Con este tipo de oposición, desconectada de la realidad y, por ende, en clara falta de sintonía con la sociedad, no creo que Zapatero tenga por qué preocuparse de su reelección.

Noticias relacionadas

Quisicosas de la política nacional

“El éxito es la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo” Winston Churchill

Preferiblemente otro día

Hacía un tiempo, Francisco de la Torre había declarado que no concurriría como cabeza de lista en las próximas locales

Los artistas mueren jóvenes

La corta vida del poeta

La verdad os hará libres

¿Qué verdad hace libres?

Envidia, odio y celos te debilitan y consumen

Pensamos y vivimos en gran parte de una manera inconsciente e irreflexiva
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris