Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El envés  

Castraciones y esterilizaciones forzadas

Carolina del Norte ha fijado en 50.000 dólares la compensación a las víctimas de esterilización forzosa de las 7.600 que lo padecieron hasta 1976
José Carlos García Fajardo
miércoles, 18 de enero de 2012, 07:48 h (CET)
“En vez de ejecutar a los degenerados o de dejarles que mueran por su propia imbecilidad, es mejor que la sociedad pueda evitar a tiempo que los manifiestamente inútiles tengan descendencia”, sentenció Oliver Wendell, Juez del Tribunal Supremo de Estados Unidos en 1927.

Carolina del Norte (Estados Unidos) ha fijado en 50.000 dólares la compensación a las víctimas de esterilización forzosa de las 7.600 que lo padecieron hasta 1976.

No se subraya que, en 2011, la gobernadora demócrata, Beverly Perdue, creó la comisión de compensaciones porque algunas de estas víctimas se habían unido para pedir compensaciones de un millón de dólares (785.000 euros) a cada una. Los tiempos y la sensibilidad habían cambiado.

El eugenismo (“bien nacido”) parte de que la desigualdad psíquica y fisiológica de las personas condiciona la desigualdad social. Tergiversando a Darwin, los eugenistas afirmaban que el progreso del hombre se detuvo ante la desaparición de la selección natural y abogaban por la selección artificial: prohibición del matrimonio para las personas psíquica y físicamente defectuosas, esterilización, castración.

Cuando se generalizó el uso de anticonceptivos, algunos temían que el control de la natalidad se practicara en las clases dirigentes “educadas”, mientras que los pobres “inundarían” el planeta con familias numerosas.

La educación, la sanidad la prevención de embarazos no deseados es más eficaz que esa cruel esterilización forzada. Ideologías que aún preconizan que “cuantos más hijos, mejor” o que “Dios envía a los hijos” son un grave peligro social. 

Después de la Segunda Guerra Mundial, la opinión pública americana contra la eugenesia y la esterilización forzosa se volvió más negativa ante los genocidios (no sólo de judíos, sino socialistas, comunistas, homosexuales, enfermos, gitanos), de de la Alemania Nazi. Pero en algunos Estados continuó hasta 1960 y, Carolina del Norte, hasta hace 35 años. Cualquiera podía recomendar la esterilización de otra persona. Si el comité de esterilizaciones daba su visto bueno, eran operadas. La mayoría, mujeres, de raza negra y escasos recursos.

En Estados Unidos, unas 65.000 personas fueron esterilizadas hasta los años ochenta. Hasta 32 de los 50 Estados aprobaron leyes que permitían la esterilización de personas a las que consideraban excesivamente sexuales, víctimas de algún trastorno mental o sin un coeficiente intelectual adecuado. Ahora, el gobierno de Carolina dilucida cómo compensan a las 3.000 víctimas que aun viven.

Diversos presidentes, incluidos Woodrow Wilson y Teddy Roosevelt, apoyaron la eugenesia. La primera ley la instauró Indiana en 1907. En 1927, el Tribunal Supremo consideró la legalidad de esa práctica ante el caso de Carrie Buck, esterilizada en Virginia a los 17 años, que había sido violada y embarazada.

Por mayoría de ocho contra uno, el Supremo decidió que las esterilizaciones no sólo eran legales, sino que eran recomendables. El juez Oliver Wendell, ya citado, escribió: “Es beneficioso para todos si, en lugar de ejecutar a los hijos que son degenerados por los crímenes cometidos, o dejarles morir de hambre a causa de su imbecilidad, la sociedad puede evitar que esos que son obviamente incapaces transmitan esa condición a su descendencia. El principio que apoya las vacunas obligatorias apoya prácticas como amputar las trompas de falopio”.  Y la castración.

Así se selló la suerte de miles de personas norteamericanas, en su mayoría mujeres, pobres y negras.  A pesar de que fue una conclusión basada en conjeturas científicas falsas y peligrosas, todavía Estados Unidos carece de una ley federal que prohíba esa onerosa práctica.

Pero en otros países también se mantuvo esa práctica. En el Perú de Fujimori más de 200.000 mujeres indígenas fueron esterilizadas como parte de un programa que recibió financiación internacional.
Desde 1988, la Fundación Mumford ha esterilizado a más de 100.000 mujeres en todo el mundo para reducir el número de inmigrantes hacia los Estados Unidos.

Gracias a la complicidad de sus gobiernos, muchas mujeres han sido esterilizadas a la fuerza en 20 países: 50.000 mujeres en Vietnam, 26.000 en la India, 15.000 en Pakistán, 5.000 en Chile, 4.700 en Bangladesh, 900 en Indonesia, 700 en Costa Rica.

Organizaciones mexicanas denunciaron las campañas de esterilización forzosa llevadas a cabo por su gobierno. Estas campañas están destinadas a eliminar la pobreza suprimiendo a los pobres. El Fondo para la Población de las Naciones Unidas (FPNU) propuso al gobierno mejicano negociar una parte de su deuda externa a cambio de un programa de “Planificación Familiar”.

Existe la posibilidad de una negociación entre los países acreedores y los países endeudados para que una parte de los intereses sean destinados a los programas anticonceptivos.

Noticias relacionadas

Tiempos difíciles para España. Regresó el Frente Popular

El abrazo del oso: amenaza para la economía y freno a la inversión

La moda de los presidentes auto-nombrados

Si en los sesentas y setentas hubo una plaga de dictaduras militares comandadas por generales

Mediocre ignorancia de Isabel Celaá

La desorientación de esta ministra es abrumadora. Remedando a Schopenhauer podríamos decir que “No hay ningún viento favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige”

Si vas a tener hijos, diles

Un poema de Ángel Padilla

El fracaso del independentismo

Antonio Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris