Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La Cosa Pública   -   Sección:   Opinión

Medios de desinformación

Ekain Rico
Álvaro Peña
domingo, 1 de mayo de 2005, 23:10 h (CET)
Puede formularse de muchas maneras, decirse más alto e incluso gritando pero, al final, todo queda reducido a aquella verdad universal ya enunciada por Quevedo: Poderoso caballero es don Dinero.

En efecto, a lo largo y ancho de todo el mundo pero, para concretar centrémonos en la geografía patria, abundan quienes haciendo realidad la letrilla burlesca de aquel autor, podrían entonar su primera estrofa sin miedo a caer en error: Madre, yo al oro me humillo.

Y, al oro, se han venido humillando a lo largo de los tiempos reyes, presidentes, alcaldes, ciudadanos de a pie, ciudadanos de a coche, ciudadanos de a metro y demás transportes urbanos y, como no, los mismísimos medios de comunicación que, a cambio de no sabemos qué, aunque lo intuimos, han venido a convertirse en más de un caso, por minimizar, en meros boletines oficiales del partido político de turno.

Sinceramente, pretender que este servilismo es propio de una sola tendencia política y ajeno a las demás, sería mentir abusivamente o, como ahora se ha puesto de moda enunciar: no decir toda la verdad; pero lo que si está claro en nuestro país, es que el servilismo más palpable, el que cualquier ciudadano no intoxicado puede distinguir con solo dedicarle unos pocos segundos a determinados medios de comunicación, es aquel que depende directamente de la ultraderecha política de nuestro país, representada en su pragmatismo, por el Partido Popular.

Es bochornoso observar cómo en editoriales de prensa, debates, informativos televisivos o radiofónicos..., se sigue a pies juntillas la línea marcada por el partido de Acebes y compañía y se procede, sistemáticamente, al insulto de aquél que se atreva a levantar su voz en contra de las verdades indiscutibles que desde la calle Génova se hubieran marcado.

Con todo, lo que a mí más me cabrea es cuando aquellos que en épocas pasadas estaban alineados con aquél régimen del que ahora se retiran sus últimas estatuas, se proponen, indecentemente, darnos lecciones de democracia a aquellos que siempre hemos sido demócratas. Y, es que, ya lo sabía Torquemada: Los conversos son los más peligrosos.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXIX)

Mala cosa es enseñar los galones solamente; o peor, vivir de las rentas

El Gobierno impasible ante las amenazas a España

Sánchez resucita a Franco y Calvo minimiza la amenaza de Torra

Aquelarre monárquico en Barcelona

Hooligans sin respeto por las víctimas

Dios es grande

Sin la presencia del Padre de nuestro Señor Jesucristo las mujeres violadas difícilmente superarán el trauma de la fechoría cometida contra ellas

El mundo se acrecienta de víctimas

Solidaricémonos al menos con su poética mirada
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris