Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Enroque

Ya no se venden pisos desde hace años
ZEN
martes, 13 de diciembre de 2011, 09:13 h (CET)

 Los bancos tampoco dan créditos hipotecarios a quienes los necesitan para ponerse a vivir en una vivienda digna. Y, sin embargo, los bancos están acumulando miles de viviendas de promotores y particulares que cayeron en sus propias crisis particulares. Doble problema: los bancos con viviendas vacías que lastran sus balances y que solo mantienen su valor para no destrozar sus cuentas de resultados. Y, por otro lado, mucha gente sin poder acceder a una vivienda, por miedos propios a invertir y que el día de mañana no puedan afrontar los pagos del préstamo hipotecario; o bien porque un analista de riesgos de Madrid o de Sabadell, considera que, otorgar préstamos en estos tiempos revueltos, no lo puede asumir su entidad bancaria.

En el ajedrez esta situación se llamaría “enroque”. El rey que se ve fuertemente amenazado hace una jugada estratégica por la que eventualmente bloquea el ataque del enemigo. Aquí, no obstante, ambos problemas son el enemigo: hay viviendas vacías y gente que necesita ocuparlas. Pero nadie articula un ataque al problema que rompa esta situación de enroque.

A parte de pensar cómo se van a pagar los sueldos de los funcionarios de los próximos meses, las administraciones municipales y  autonómicas podrían jugar activamente para romper esta situación de bloqueo. Por ejemplo, interviniendo en el mercado inmobiliario para activarlo, mediante convenios o creación de empresas mixtas con los bancos en los que estos se reservaran la propiedad (y el valor en sus balances) pero cedieran el uso o alquilaran su parque inmobiliario vacío a la administración, y esta ofreciera su garantía pública y los realquilara como viviendas sujetas a alguno de los regímenes de protección pública. Por ley, esta opción podría ser hasta obligatoria para los bancos. Y estos no perderían.

Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris