Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Enroque

Ya no se venden pisos desde hace años
ZEN
martes, 13 de diciembre de 2011, 09:13 h (CET)

 Los bancos tampoco dan créditos hipotecarios a quienes los necesitan para ponerse a vivir en una vivienda digna. Y, sin embargo, los bancos están acumulando miles de viviendas de promotores y particulares que cayeron en sus propias crisis particulares. Doble problema: los bancos con viviendas vacías que lastran sus balances y que solo mantienen su valor para no destrozar sus cuentas de resultados. Y, por otro lado, mucha gente sin poder acceder a una vivienda, por miedos propios a invertir y que el día de mañana no puedan afrontar los pagos del préstamo hipotecario; o bien porque un analista de riesgos de Madrid o de Sabadell, considera que, otorgar préstamos en estos tiempos revueltos, no lo puede asumir su entidad bancaria.

En el ajedrez esta situación se llamaría “enroque”. El rey que se ve fuertemente amenazado hace una jugada estratégica por la que eventualmente bloquea el ataque del enemigo. Aquí, no obstante, ambos problemas son el enemigo: hay viviendas vacías y gente que necesita ocuparlas. Pero nadie articula un ataque al problema que rompa esta situación de enroque.

A parte de pensar cómo se van a pagar los sueldos de los funcionarios de los próximos meses, las administraciones municipales y  autonómicas podrían jugar activamente para romper esta situación de bloqueo. Por ejemplo, interviniendo en el mercado inmobiliario para activarlo, mediante convenios o creación de empresas mixtas con los bancos en los que estos se reservaran la propiedad (y el valor en sus balances) pero cedieran el uso o alquilaran su parque inmobiliario vacío a la administración, y esta ofreciera su garantía pública y los realquilara como viviendas sujetas a alguno de los regímenes de protección pública. Por ley, esta opción podría ser hasta obligatoria para los bancos. Y estos no perderían.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXIX)

Mala cosa es enseñar los galones solamente; o peor, vivir de las rentas

El Gobierno impasible ante las amenazas a España

Sánchez resucita a Franco y Calvo minimiza la amenaza de Torra

Aquelarre monárquico en Barcelona

Hooligans sin respeto por las víctimas

Dios es grande

Sin la presencia del Padre de nuestro Señor Jesucristo las mujeres violadas difícilmente superarán el trauma de la fechoría cometida contra ellas

El mundo se acrecienta de víctimas

Solidaricémonos al menos con su poética mirada
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris