Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Sáhara

Lejanos ya aquellos días de noviembre de 1975, cuando el tardofranquismo agonizaba, y con él, su pasado de miseria y tinieblas
Nicolás de Miguel
@NicodeMig
martes, 15 de noviembre de 2011, 08:14 h (CET)
El régimen, en sus estertores, fue capaz de emponzoñar a España. Se dictaban las últimas penas de muerte y dejaba para la vergüenza de generaciones posteriores el abandono del Sáhara occidental a su suerte, o mejor dicho, a la mala suerte, entre mareas verdes. Las presiones franco-estadounidenses, una Argelia hostil, una Mauritania al acecho, el Frente Polisario, fosfatos y peces unidos a la manifiesta incapacidad de un sistema político en descomposición dejó el asunto africano atado y bien atado. A Marruecos. 36 años después, el asunto saharaui sigue enquistado.

Primero, la guerra fría y la construcción europea; después, el integrismo islámico. Ahora las inquietantes revueltas árabes. La ONU, como siempre, ninguneada. Y siempre, el afán alauita de su gran Marruecos. Primero como garante en el flanco norteafricano y atlántico de los intereses de París y la Casa Blanca. Después, como dique de contención del extremismo musulmán. Siempre con los mismos protectores y con la ex metrópoli como testigo con cargo de conciencia.

Además, Madrid aduce temas de envergadura como el papel del socio del sur en relación a lo ya citado, la inmigración o el creciente volumen de negocios con Rabat. Y claro, está lo de Ceuta, Melilla, peñones e islotes varios. Realpolitik lo llaman. Pues que lo llamen por su nombre, que los ciudadanos no somos ni ingenuos ni poco leídos. Más allá de la idílica Marrakech, malvive un pueblo maltratado y condenado a un destino impuesto a sangre y fuego por la satrapía que dirige Mohamed VI, en nada parecida al exotismo kitsch que muchos europeos tienen del país del Atlas. Mientras, sus gentes siguen en sus campamentos, acosadas, sacrificadas en aras de una geopolítica, que no entiende de ética, justicia ni derechos humanos.

Noticias relacionadas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris