Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Claro como el agua

ZEN
lunes, 7 de noviembre de 2011, 08:39 h (CET)
Cuando uno ya ha vivido 16 años de su vida bajo un gobierno popular, como es mi caso como valenciano, poco o nada nos puede sorprender aquello que haga un hipotético gobierno del Partido Popular.

Recordarán aquel famoso chiste de los dos marxistas-leninistas que se repartían las cosas como buenos camaradas. Si tuvieran dos pisos, si tuvieran dos ferraris, si tuvieran dos millones de euros, hasta que llegaron a las dos gallinas y uno de ellos dijo que ahí se negaba a repartir “porque de eso si que tenía”. Pues eso parece que está ocurriendo con el Partido Popular y el famoso cuento del trasvase del Ebro, a la vista de las expectativas de una mayoría absoluta.

Mientras no hubieron expectativas de gobernar en España, la batalla victimista contra el gobierno central casi llega a convencerme hasta mi de que vivíamos en una zona semidesértica necesitada del agua. De que si no teníamos “agua para todos” nos crecería la joroba y tendríamos que sacar el agua de los cactus como si fuéramos beduinos. Y ahora, cuando más sed tenia, cuando mas resecas estaban mis papilas gustativas, cuando apenas me salía la voz porque el agua del Ebro no llegaba a mi deshidratada garganta, en el programa electoral del partido con más posibilidades de gobernar (solo o con CiU) el Trasvase desaparece y nos deja a toda la Comunidad Valenciana con una cicatriz urbanística, de Norte a Sur. Una reserva de suelo inútil que, por ley, nos dejó Camps para cuando el Partido Popular llegara al gobierno. Y ahora, cuando los valencianos lo pedimos con más fuerza, nos dice Mariano, tal como si un Marxista –leninista fuera: “eso no…que igual va y nos toca hacerlo”. ¿No se han quedado con la boca reseca y la cara de gilipollas?

Noticias relacionadas

hasta qué punto falla la vigilancia

Este artículo de opinión es el segundo de cuatro para analizar el fenómeno de los refranes

Cataluña intenta desprestigiar a España

¿Hasta qué punto falla la vigilancia?

Quebrantos delictivos

Si diluimos las normas, diluimos las leyes y diluimos los razonamientos; nos evaporamos como personas

Amnistía Internacional y los tres de Altsasu

La Doctrina Aznar

La dignidad de una generación

La generación de nuestros mayores es la que vuelve a alzar su voz para vergüenza de quienes callan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris