Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

McGyver

Ya habrán visto esa noticia que dice que el nivel de concesión de hipotecas ha caído hasta niveles que no se habían visto desde 1995
ZEN
lunes, 26 de septiembre de 2011, 07:11 h (CET)
A partir de esta noticia los expertos se han puesto a valorar el origen y consecuencias de esta circunstancia. Que si la culpa es de los bancos que no dan dinero. Que si el problema es que el valor de los inmuebles no cubre la garantía. Que si el ciudadano no se embarca en aventuras hasta que no vea claro el futuro, y este no se ve nada claro.

El problema es que hemos estado quince años viviendo como señores a cargo de los préstamos que recibíamos de los bancos. Y estos, inconscientes, estaban tan tranquilos porque tenían asegurado el pago con el valor de unos pisos, casas y adosados que no hacia más que subir, gracias a las amañadas tasaciones inmobiliarias que hacían las empresas encargadas para ello.

Y nos acostumbramos a vivir así: de prestado. Y ahora resulta que, cuando no se conceden hipotecas, no hay paraíso. En nuestras casas entró el equilibrio presupuestario muchísimo antes que en la Constitución. Hace cuatro años que solo sale lo que entra.

No estamos en tiempos de crisis. Estamos ante tiempos de transformación radical de nuestras formas de pensar, de nuestras economías. Y deben aparecer líderes políticos que piensen de forma imaginativa e ilusionante, y que no se queden sólo en el mensaje sino que actúen con valentía ante los retos que se nos presentan.

Necesitamos auténticos “McGuiver”, aquel de la serie de TV de los 90 que, con un clip, dos chicles, un mechero, y la ayuda de su navaja suiza multiusos, montaba un artilugio con el que escapaba o hacía escapar a los malos. Y a esos, todavía no se les ve en el horizonte electoral.

Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris