Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Que paguen los listos

Algunos países van a intentar que los bancos paguen la parte que le corresponde de la factura de la crisis
ZEN
martes, 13 de septiembre de 2011, 07:18 h (CET)
En estos tiempos de impago de facturas, algunos países van a intentar que los bancos paguen la parte que le corresponde de la factura de la crisis. Estados Unidos gastó mucho dinero en salvar a la banca de la quiebra, pero también se está acordando de la contrapartida.

Leía la semana pasada, en el diario “The New York Times”, que la Agencia Federal de Financiación de Viviendas de EE.UU. va a demandar a más de una docena de bancos por valorar erróneamente los títulos hipotecarios que se concedieron en plena burbuja inmobiliaria.

En efecto, han leído bien. El argumento de la demanda es “que los bancos valoraron erróneamente los inmuebles sobre los que impusieron las hipotecas”. Tal cual como aquí en España, donde las empresas que se dedicaron a valorar los inmuebles que comprábamos, para las propias entidades financieras, se encargaron de hinchar los valores con el objeto de que nos pudieran prestar hasta el 120% del valor real del piso o adosado.

Entonces, aquí en España ¿a quién le pedimos responsabilidades? Podría ser a la empresa tasadora, por no valorar los bienes en su justa medida y provocar un efecto inflacionista que nos llevó a la burbuja, hoy pinchada.

O al banco o caja que, sabiendo que tales valores eran irreales, los veían como una posibilidad ilimitada de negocio financiero.

O bien aquellos que, como en el timo de la estampita, querían “engañar” al banco recibiendo más de lo que les correspondía. Y, como en aquel timo de la estampita, todos deben pagar su culpa. Es decir, todos los que nos aprovechamos deberíamos pagar. Tanto los listos de las tasadoras inmobiliarias, como los listos de los bancos, como los listos de quienes nos endeudamos de más gracias a las “facilidades” que nos ofrecieron los dos primeros.

Noticias relacionadas

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente

Pedro Sánchez no aprende

Su irresponsabilidad es un hecho hasta el punto de estar organizándose el partido para celebrar un cónclave y hacerle ver las desventajas y la insensatez de presentar ahora una moción

Verdad y política, dos caminos enfrentados

No existe razón alguna válida donde la política pueda hacer excepción de su exigencia de verdad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris