Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Acuerdos y desacordes  

Patriotismo sentimental y comunidad nacional

Ana Morilla Carabantes
Ana Morilla
sábado, 19 de marzo de 2005, 02:18 h (CET)
Cuando llegué a Cataluña, entendí mejor aquello de que “quien pierde las raíces pierde la identidad”. Siempre desde otros países me había sentido de mi tierra, que para mí es la Andalucía universal, representada visualmente en la Plaza de la Contratación; una plaza sobria, apenas enmarcada por una hilera de naranjos y, sin embargo, un enclave único en el mundo que permite apreciar los Reales Alcázares a la izquierda, los callejones del barrio judío detrás y la Catedral imponente al frente, y comprender así, la identidad mestiza, mora, hebrea y cristiana de Sevilla y su pasado de cercano mar fenicio y Guadalquivir como puerta del nuevo mundo.

La memoria histórica, es una proyección territorial y espacial de la propia memoria sentimental y personal. No hay identidad sin memoria ni pasado sin raíces. Así lo entendí cuando llegué desde una doble condición: la de quien inicia en un lugar con su bagaje de raíces y nostalgias a cuestas y la de quien intenta acceder a una nueva cultura en un territorio distinto que se abre con un patrimonio infinito y luminoso a desentrañar.

“Mi patria es mi marido” decía la maravillosa Mercedes Sampietro en la película de Aristarain “Lugares Comunes”, en una sublimación de la universalidad sentimental o afectiva de los nómadas del mundo, que parecía reclamar la búsqueda de una referencia patriótica íntima y a la vez abierta de su credo.

Claudio Magris, en su libro “Utopía y desencanto” analiza como una de las más patentes contradicciones de nuestro siglo, la concurrencia de los procesos de globalización, universalización o unificación -como la unidad Europea-, con la reivindicación de las identidades particulares o locales, que a veces niegan con furia el contexto más amplio, estatal, nacional o cultural que comprenden.

Los ponentes constitucionales, tuvieron que enfrentarse al duro escollo de la regulación de nuestro Estado compuesto en el Titulo VIII; hicieron un gran esfuerzo integrador que conlleva que la unidad de la Nación española, constituyente y soberana, es compatible con naciones culturales, reconocidas y organizadas en Comunidades Autónomas, articuladas por la igualdad de derechos y la solidaridad, y con la excepcionalidad de los derechos especiales derivados de los propios hechos diferenciales.

Como señala uno de los ponentes, Gregorio Peces Barba, la referencia explícita a “nacionalidades” en la Constitución, significa también su reconocimiento como “nación cultural” o “comunidad nacional”, si bien, insertas en la nación Española y con igualdad jurídica en todo el Estado.

Si se dice, como creo yo, que “España es una nación de naciones dentro de un mismo Estado”, muchos no aceptarán que en España hay distintas naciones y otros muchos no aceptarán que somos, por historia y convivencia, parte de un mismo Estado.

Ojalá, la tolerancia y la convivencia fuesen siempre nuestra visión sentimental de la patria, y no tuviésemos que reivindicarla oponiéndola, sino integrándola.

Ojalá pudiésemos responder a preguntas sobre nuestro patriotismo como Mario Benedetti, cuando le consultaron sobre la fidelidad: “fiel sí, pero sin fanatismos”.

Noticias relacionadas

¿Se está tejiendo un Pacto de Estado PSOE-PP para septiembre?

​La estrategia electoral de Pedro Sánchez se basó en el mantra de la recuperación económica edulcorada con sibilinas promesas de aumento del techo de gasto autonómico

Bilocación en Libia

Se confirma que los apoyos directos e indirectos con los que cuenta Hafter son considerables: Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Rusia, Francia o Estados Unidos

El postpartido

El postdebate y sus réplicas

Valle-Inclán y las dimisiones

Valle-Inclán podría ser un ejemplo en estos tiempos de política perlesía

50 aniversario del nombramiento de Juan Carlos I como sucesor de Franco

El 22 de julio del año 1969 el rey honorífico Don Juan Carlos I fue nombrado sucesor en la jefatura del Estado y proclamado príncipe de España
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris