Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Acuerdos y desacordes   -   Sección:   Opinión

Patriotismo sentimental y comunidad nacional

Ana Morilla Carabantes
Ana Morilla
sábado, 19 de marzo de 2005, 02:18 h (CET)
Cuando llegué a Cataluña, entendí mejor aquello de que “quien pierde las raíces pierde la identidad”. Siempre desde otros países me había sentido de mi tierra, que para mí es la Andalucía universal, representada visualmente en la Plaza de la Contratación; una plaza sobria, apenas enmarcada por una hilera de naranjos y, sin embargo, un enclave único en el mundo que permite apreciar los Reales Alcázares a la izquierda, los callejones del barrio judío detrás y la Catedral imponente al frente, y comprender así, la identidad mestiza, mora, hebrea y cristiana de Sevilla y su pasado de cercano mar fenicio y Guadalquivir como puerta del nuevo mundo.

La memoria histórica, es una proyección territorial y espacial de la propia memoria sentimental y personal. No hay identidad sin memoria ni pasado sin raíces. Así lo entendí cuando llegué desde una doble condición: la de quien inicia en un lugar con su bagaje de raíces y nostalgias a cuestas y la de quien intenta acceder a una nueva cultura en un territorio distinto que se abre con un patrimonio infinito y luminoso a desentrañar.

“Mi patria es mi marido” decía la maravillosa Mercedes Sampietro en la película de Aristarain “Lugares Comunes”, en una sublimación de la universalidad sentimental o afectiva de los nómadas del mundo, que parecía reclamar la búsqueda de una referencia patriótica íntima y a la vez abierta de su credo.

Claudio Magris, en su libro “Utopía y desencanto” analiza como una de las más patentes contradicciones de nuestro siglo, la concurrencia de los procesos de globalización, universalización o unificación -como la unidad Europea-, con la reivindicación de las identidades particulares o locales, que a veces niegan con furia el contexto más amplio, estatal, nacional o cultural que comprenden.

Los ponentes constitucionales, tuvieron que enfrentarse al duro escollo de la regulación de nuestro Estado compuesto en el Titulo VIII; hicieron un gran esfuerzo integrador que conlleva que la unidad de la Nación española, constituyente y soberana, es compatible con naciones culturales, reconocidas y organizadas en Comunidades Autónomas, articuladas por la igualdad de derechos y la solidaridad, y con la excepcionalidad de los derechos especiales derivados de los propios hechos diferenciales.

Como señala uno de los ponentes, Gregorio Peces Barba, la referencia explícita a “nacionalidades” en la Constitución, significa también su reconocimiento como “nación cultural” o “comunidad nacional”, si bien, insertas en la nación Española y con igualdad jurídica en todo el Estado.

Si se dice, como creo yo, que “España es una nación de naciones dentro de un mismo Estado”, muchos no aceptarán que en España hay distintas naciones y otros muchos no aceptarán que somos, por historia y convivencia, parte de un mismo Estado.

Ojalá, la tolerancia y la convivencia fuesen siempre nuestra visión sentimental de la patria, y no tuviésemos que reivindicarla oponiéndola, sino integrándola.

Ojalá pudiésemos responder a preguntas sobre nuestro patriotismo como Mario Benedetti, cuando le consultaron sobre la fidelidad: “fiel sí, pero sin fanatismos”.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris