Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Aleluya para hoy   -   Sección:   Opinión

La plaza del pueblo

ZEN
lunes, 22 de agosto de 2011, 07:12 h (CET)
Se acordarán ustedes de la famosa canción de Tequila “Rock & Roll en la plaza del pueblo” en la que la gente se aproximaba por la calle Mayor y, alucinada, esperaba a que empezara el show. Pues bien, así deben estar, en Macael (Almería), sus vecinos después de que el titular del Juzgado de Purchena haya emitido una orden de embargo a favor de una empresa de construcción que reclamaba 2,3 millones de euros a la empresa municipal, dependiente del Ayuntamiento, por la que puede tener acceso a cuatro parcelas de la localidad, dos taludes y a una plaza.

Sin embargo, algo no cuadra. Seguramente la tal plaza no sería plaza. En primer lugar porque parece ser que era propiedad de una sociedad municipal, lo cual es ilógico puesto que las plazas, calles y jardines son propiedad de todos. Son dominio público. Y como aprendí yo cuando estudiaba mis oposiciones, el dominio público es inalienable, o sea que no se puede vender; es imprescriptible, es decir no se puede adquirir por el paso del tiempo; y, es inembargable. Que no se puede embargar, vamos.

Por lo tanto no nos preocupemos demasiado porque la constructora amiga (en sus tiempos) del ayuntamiento, y a la que ahora se le debe una fortuna, nos pueda impedir bailar un rock en la plaza del pueblo en las próximas fiestas.

Ahora bien, el patrimonio municipal del suelo, es decir aquel que debería estar destinado a hacer las miles de viviendas de protección oficial (VPP) prometidas, y que siguen haciendo mucha falta, se pueden dar por perdidas. Y las promesas electorales más que incumplidas.

“Un poco más de rollo no vendría mal” piensan algunas de las pocas constructoras vivas que quedan. Pero se acabó el rollo, por el bien de todos.

Noticias relacionadas

hasta qué punto falla la vigilancia

Este artículo de opinión es el segundo de cuatro para analizar el fenómeno de los refranes

Cataluña intenta desprestigiar a España

¿Hasta qué punto falla la vigilancia?

Quebrantos delictivos

Si diluimos las normas, diluimos las leyes y diluimos los razonamientos; nos evaporamos como personas

Amnistía Internacional y los tres de Altsasu

La Doctrina Aznar

La dignidad de una generación

La generación de nuestros mayores es la que vuelve a alzar su voz para vergüenza de quienes callan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris