Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   A mi manera   -   Sección:  

Monólogo azulgrana

Sara Massa
Sara Massa
@Sara_Massa
jueves, 21 de octubre de 2010, 07:20 h (CET)
Ayer, el Barça ganó 2-0 al Copenhague y cómo siempre el partido sólo tuvo un dueño, el equipo de Pep Guardiola. Una maravilla de conjunto en el que queda demostrado que da igual quién juegue. Si algo preocupa es saber porque los goles no entran.

El Barcelona jugó como siempre, pero no ganó como siempre o como últimamente nos tenía acostumbrados. Porque el equipo azulgrana ayer tendría que haberse ido al descanso con un 3-0 como mínimo y lo hizo con victoria por la mínima, gracias a un gol espectacular de Messi a los 19 minutos.

En el Barça preocupa bastante la falta de efectividad que muestra el equipo. Villa volvió a fallar lo imposible y aunque el balón sólo tuvo un dueño, el Barcelona, al segundo gol, el de la sentencia, le costó llegar, tanto que lo hizo en el último minuto. Otra vez Messi volvió a marcar y a poner el 2 a 0 definitivo en el marcador.

Las buenas noticias para los de Pep fueron las dos ocasiones al palo de los azulgrana, una de Villa en la primera parte y otra de Alves en la segunda, y que ante todo el equipo dominó el partido, tuvo el balón y supo mantener su estilo durante todo el encuentro.

Guardiola tuvo que hacer sendos cambios. En la portería debido a una gastroenteritis de Víctor Valdés, en la defensa colocando a Abidal de lateral derecho y en el medio del campo, poniendo a Maxwell como interior izquierdo acompañando a Iniesta, ayer reconvertido Xavi, a Busquets y a Mascherano que también entró en el once.

Delante Villa y Messi como siempre y a jugar. Con Pedrito y Xavi viendo el partido desde el banquillo, el Barça jugó sus cartas y le salió bien. El Copenhague fue un equipo muy bien colocado sobre el terreno de juego que intentó por todos los medios que el Barcelona no desplegase su juego.

Pero los espacios que dejaron les jugaron una mala pasada y los espectaculares pases de Iniesta tomaron forma. Sigue preocupando la actitud fallona de Villa. Lo intentó de todas las maneras, pero cuando no era el portero, era el larguero y el ‘guaje’ se volvió a quedar sin marcar el gol que tanto ansía. A pesar de todo, el Barça estuvo de 10 y como siempre da gusto verlos jugar. Un monólogo azulgrana de noventa minutos.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris