Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

La vuelta a la caverna

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
miércoles, 28 de diciembre de 2005, 15:56 h (CET)
Hablan de progreso, pero en realidad es regreso. Una de las grandes mentiras del socialismo es la que se sustenta sobre la crueldad del hombre hacia la naturaleza. Esto en realidad encubre una postura belicosa más hacia el desarrollo que el ser humano ha ido forjando en los últimos dos siglos, principalmente a raíz de la Revolución Industrial del siglo XIX, que supuso el un impulso para el desarrollo de las democracias liberales que hoy en día disfrutamos; contrariamente a lo que pensaban los marxistas, no se cumplió el pronóstico del juego de suma cero, en donde unos pierden (los obreros) para que ganen los otros (los empresarios). El proceso de revolución industrial y desarrollo de la economía liberal, aunque tuvo unos comienzos con condiciones laborales ciertamente precarias, supuso la extensión del desarrollo económico para grandes capas de la sociedad, con la consolidación de las clases medias.

En esta misma línea, a las precarias o inexistentes medidas ambientales de estos inicios, hoy sumamos un grado de compatibilización del desarrollo económico con la protección ambiental muy elevado. Desde los años 70, tras la Declaración de Estocolmo y los primeros programas ambientales impulsados por la OCDE y los países desarrollados, la situación ha evolucionado medioambientalmente de forma muy favorable. No son ciertas las predicciones de apocalipsis medioambiental a medio plazo que parecen formar parte de lo políticamente correcto. Por el contrario, los avances han sido espectaculares en los últimos años:

- La reducción de CFC y de emisión de determinados gases a la atmósfera.

- El reciclaje de residuos sólidos urbanos y el correcto tratamiento de los residuos peligrosos.

- La depuración de las aguas.

- La mayor sensibilidad ambiental de la población.

Todas ellas han sido políticas desarrolladas por gobiernos liberales. Bien es cierto que en algunos ámbitos quedan todavía muchos problemas que resolver, pero su solución debe venir de la mano de realidades científicas y económicas que permitan su implantación.

El fácil recurso del alegato medioambiental lleno de buenas intenciones pero vacío de contenido no es más que una irresponsabilidad cuanto menos o, incluso, algo peor: un nuevo frente abierto en contra de las economías y democracias liberales por parte de los partidarios de la caverna.

Otra de las grandes mentiras ecologistas es la del uso y producción de energía que pretende hacernos creer que las energías alternativas son la panacea. Ya advirtió Gorbachov en su intervención en el Forum de Barcelona 2004 que las energías alternativas eran energías para países pijos.

Por un lado, las energías alternativas arrastran sus propios problemas medioambientales (por ejemplo, el impacto visual de los campos eólicos o la alta contaminación de las desalinizadoras) y, por otro, jamás podrán sustituir a la fuente principal de energía, como es el petróleo. Recordemos que el petróleo y sus derivados (vehículos, calefacciones) son la principal fuente de contaminación de dióxido de carbono que está erosionando la capa atmosfrica. Actualmente, la única fuente de energía capaz de sustituir al petróleo es, sin lugar a dudas, la energía atómica, tradicional campo de batalla de la progresía.

El nivel de seguridad de las centrales nucleares es altísimo. Muchas veces, como ejemplo de su falta de seguridad, se alude al accidente de Chernobyl en los aos 80. Sin embargo, esto no era más que otro exponente del grado de deterioro de la economía planificada de la URSS. El estajanovismo propiciado por las autoridades de la URSS les llevó a la despersonalización del individuo y a la supremacía de la producción obviando la implantanción de medidas de seguridad y la nula atención a los problemas ambientales.

Precisamente, el desastroso estado de la industria de los países del Este es el reto más importante que tienen para su adaptación al modelo de producción occidental.

La energía nuclear, pese a lo que braman sus detractores, es la energía más limpia y eficiente de la que tecnológicamente disponemos a día de hoy. Y existen medios para paliar sus inconvenientes.

Pero nuevamente nos encontramos con los trogloditas de la caverna, encarnados en el Presidente del Gobierno de España que, mientras que en Europa (Francia, Alemania y los países nórdicos) están empezando a volver a apostar por la energía nuclear como fuente limpia, barata y segura, insiste en hacer saltar chispas frotando piedras dentro de la caverna en todos los lugares de este país, antes llamado España.

Eso llevaría España a la ruina. Mientras se ponen chinitas al gaseoducto -y el Gas Natural es otra energía limpia, segura y barata- entre España y Argelia (todo sea por el amigo Mohamed), mientras los apagones el cítricos son cada vez más numerosos, ZP ahora pretende cerrar las pocas centrales nucleares que hay en España, que generan el 20% de la electricidad que disfrutamos para subvencionar a los españolitos con una caja de fósforos. Y eso si Narbona no lo remedia diciendo que el fósforo contamina.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris