Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A cara descubierta   -   Sección:   Opinión

Sobre lazarillos y "camaradas"

Diego Taboada Varela

lunes, 10 de enero de 2005, 21:09 h (CET)
Con el tiempo uno acaba hacindose esc ptico muy a su pesar, se da cuenta de que en la realidad hay mucha ficcin, y en muchos casos, aquella acaba superando a sta. Cuanto me gustara no tener que escribir estas cosas, cuanto podr a engaarme mi fe socialista, si no estuviese tambi n acompaada de cierta desconfianza por la condici n humana. Cuentan las malas lenguas, que all por tierras del Ferrol, en los astilleros de Izar-Fene, se llevaban a cabo ciertas maniobras que, juzgadas con un minimo de decencia tica, pueden invitar. tanto al cabreo ms monumental, como a la carcajada m s Liberadora. Cuentan, pues, que algunos trabajadores del astillero Ferrolano, no dudaban en robar material de la propia empresa, para luego dedicarse a hacer "chapucillas" a domicilio por un mdico precio; bien, todo hombre es inocente hasta que se demuestre lo contrario, pero no ser yo quien cometa el error de opinar que todos los obreros son "santos y mrtires", mientras que todo patrono es "hijo del demonio"; la ret rica de los "buenos" contra los "malos" no es slo un instrumento de "lo religioso", puede tambi n serlo de "lo poltico", y sus consecuencias son igual de funestas, tanto para la inteligencia como para la verdad.

Cuentan tambi n, que no pocos obreros-soldadores del astillero, que cobraran una cantidad estipulada por caja de electrodos gastada, consideraban oportuno tirar -un da s y otro tambin- tantas cajas de electrodos al mar como dinero acababan exigiendo a los patrones. La verdad es que no puede sino resultarme tragic mico, que mientras sus camaradas salen a exigir al gobierno la conservacin de sus puestos de trabajo, ciertos "camaradas" se dediquen a inundar la r a de Ferrol de cajas de electrodos, o a montar negocios clandestinos birlando el material de la empresa. Ignoro si estas cosas suelen pasar en otros lugares, lo cierto es que, miremos por donde lo miremos, Galicia es un pas diferente, no lo duden. Quiz s -no lo s- la causa de tales acciones pudiera buscarse en las condiciones de trabajo, como si -siendo stas precarias- estuviesen motivadas por una especie de "filosof a de la venganza" contra los mandamases de Izar-Fene. Vale, "camaradas", podra tener un pase, pero a su lado hay m s camaradas que, pasndolas igual de putas que ustedes, prefieren reivindicar sus derechos sin tirar piedras contra su propio tejado. Imag nense ustedes la estampa, no digo que haya pasado, pero quien sabe?, a uno le cuesta separar realidad de ficcin : miles de camaradas saliendo a la calle a protestar, ejerciendo un derecho constitucional y haciendo el recorrido-protesta por una calle concreta. se encuentran con un "mercado emergente" de camaradas que, en sus horas libres, despues de haber robado el material de la empresa, se dedican
a competir entre ellos en sus particulares negocios clandestinos : bien
vendiendo el material robado, al m s puro estilo "paisa" -con la diferencia de que los paisas no roban- o bien utilizndolo para cumplir alg n favorcillo privado, poltica esta, la de los "favorcillos privados", que tampoco s si es una exclusiva del inconsciente colectivo Gallego, pero que, desde luego, es el germen "tico" que caracteriza a la pol tica de este pas. Tres palabras resumen la pol tica gallega : Quid pro quo.

No s quien me dijo que el mejor patriotismo es aquel que exporta y vende
s lo las virtudes de su pas. Seguro que tal individuo era un hombre casado, de estos que, despues de haberse prometido con una mujer fea e insoportable, deciden hacer un ejercicio de voluntad por encontrarle algunas virtudes. Dios nos guarde -si es que existe- de tales patriotismos. El amor -ya se sabe- siempre ha sido un poquito ciego; el d a en que amor y sinceridad se casen, estaremos preparados para llevarnos mejor con nuestras parejas, y tambin -quien sabe- con nuestras respectivas patrias.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris