Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cristianismo originario   -   Sección:   Opinión

En comunicación con la vida del Universo

Teresa Antequera
Vida Universal
martes, 14 de septiembre de 2010, 09:05 h (CET)
Nuestra península sufre las consecuencias del cambio climático, el aumento de la temperatura, los incendios, el calor, lo que nos recuerda especialmente en los meses del verano, cuan sensible es el equilibrio natural y la repercusión de las actuaciones humanas en nuestro entorno.

Pero el estrés, la vida ajetreada en las ciudades lejos del contacto con la naturaleza, las dificultades y conflictos con los que nos confrontamos a diario, parecen habernos transportado lejos de nuestra verdadera existencia. La naturaleza, los animales, los elementos son entonces explotados sin sentimiento alguno. Insensiblemente comemos la carne de animales que han vivido su corta vida en establos crueles, echamos pesticidas, herbicidas, fungicidas y semillas manipuladas a los campos para que nuestros bolsillos saquen el mayor beneficio posible, vaciamos los mares de peces con una pesca cruel, brutal y cada vez más sofisticada, cazamos en los campos los animales que en realidad necesitan nuestra ayuda, porque ellos también sufren sed, calor y las consecuencias de tanto desequilibrio ambiental, llenamos la atmósfera de antenas de comunicación que emiten ondas que afectan a la vida y todos contribuimos a ello, porque nos dejamos llevar por el tren de nuestra sociedad en gran parte orientada al consumo e influenciada por los medios de comunicación. Casi pareciera que el hombre haya dejado de existir como ser individual capaz de pensar por sí mismo.

¿No es acaso esto el resultado del egoísmo y de la insensibilidad de nuestro corazón para con nuestro entorno? ¿Quién es pues el causante de lo que actualmente nos afecta? ¡Cuánto desearíamos poder controlar los elementos, por ejemplo el fuego, la lluvia, el viento!, algo que consideramos imposible. Sin embargo Jesús de Nazaret caminó sobre las agua, condujo los vientos y convivía con los animales salvajes. Tal vez recordar un pasaje de Su vida, en base al libro Esta es Mi Palabra, nos ayude y muestre una perspectiva diferente, que cada uno puede aplicar, pues sólo así encontraremos una solución veraz y duradera.

“Y Jesús llegó junto a un árbol, bajo el que perma­neció varios días. Y llegaron también María Mag­dalena y otras mujeres, y Le servían con sus bienes, y enseñaba diariamente a todos los que iban a Él. Y los pájaros se agrupaban en torno a Él y Le sa­lu­daban con sus cantos, y otros animales se acercaban a Sus pies, y Él los alimentaba, y comían de Sus manos. Y cuando partió, bendijo a las mujeres que Le ha­bían dado testimonio de su amor, y volviéndose ha­cia la higuera también la bendijo, diciendo: “Me has co­bi­ja­do y dado sombra frente al calor sofocante, y ade­más Me has dado alimento. “Bendita seas, crece y fructifica y que todos los que se te aproximen encuentren reposo, sombra y ali­mento y que los pájaros del aire encuentren su alegría en tus ramas”. Y he aquí que el árbol creció y fructificó sobre­ma­nera, y sus ramas se extendieron poderosamente hacia arriba y hacia abajo, de modo que no se hallaba ningún árbol parecido de tal tamaño y belleza, ni nin­guno de tal abundancia y de tal calidad de los frutos.

Quien incluye en su vida a los hom­bres y los reinos de la naturaleza, está en co­muni­cación con la vida del Universo. La vida, en su multi­pli­cidad, se lo agradecerá regalándose en pleni­tud, y obse­quia­rá a todos los que vayan al manantial de la vida. Quien respeta la vida, también conoce el Hogar eter­­no y ya en la Tierra está viviendo en medio del paraíso de Dios, pues le sirven los reinos de la naturaleza y los ele­mentos le obedecen.

Los cuatro elementos, fuego, agua, tierra y ai­re forman el sistema de respiración de la Tierra. Si este ritmo regular es perturbado una y otra vez por el ser humano, con el correr del tiem­po todo el organismo terrestre será altera­do y tanto los campos magnéticos de la Tierra como las corrientes magnéticas se­rán influenciados. Cada cambio dentro de la Tierra y sobre ella produce por su parte un cambio en el ser humano, en los animales y plantas y transforma inclu­so la irradiación de los minerales.

Y quien interviene en las leyes cós­micas y las altera, crea irremediablemente disonancias en todos los planos de vida de la Tierra y en la Tierra misma y debido a que cada pensa­mien­to, cada palabra y cada acto es energía y como ninguna energía se pierde, tanto la posi­ti­va como la negativa recae entonces sobre el cau­sante, o sea sobre el hombre y sobre su alma.

Noticias relacionadas

El buen pastor

Una persona si no es guiada por el Buen Pastor está expuesta a ser absorbida por un extremismo ideológico

Puigdemont no cede

La carta de Puigdemont a Rajoy es más de lo mismo

Puigdemont ignora el ultimátum del Gobierno

¿A qué viene este plazo extra, hasta el jueves? y ¿a qué se refiere Soraya Sáez con sus últimas declaraciones sobre la aplicación de la norma máxima?

702218-3

El apoyo de relevantes intelectuales a la causa independentista ha sido una de las cuestiones que han salido a la palestra

San Isidro, la gallina y Puigdemont

“San Isidro Labrador, pájaro que nunca anida, no le pegues más al niño, que ya ha aparecido el peine”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris