Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Política   Social   -   Sección:   Opinión

Participación pública?

Ni a los políticos les interesa propiciar una participación pública multitudinaria, ni los ciudadanos se matan por ofrecer sus ideas a los políticos
ZEN
martes, 13 de diciembre de 2016, 01:08 h (CET)
Son tiempos estos en los que, desde los partidos políticos y las administraciones, se reclama la participación pública en todo tipo de eventos. Los Presupuestos participativos, la confección de Planes Generales y otros instrumentos de ordenación del territorio invitan a los ciudadanos a que den su opinión y sus propuestas. Para propiciar la participación pública las leyes han incluido la obligación de acometer procesos de participación. Pero lo cierto es que la participación, en democracia, resulta muy difícil y ello se evidencia en lo pobres que son los resultados de cada proceso de estos.

Seamos realistas. Ni a los políticos les interesa demasiado propiciar una participación pública multitudinaria, ni los ciudadanos se matan por ofrecer gratuitamente sus ideas a los políticos. Por otro lado, no es adecuado cualquier criterio, ya que todos estos procesos son muy complejos y excesivamente técnicos.

Si los políticos tuvieran verdadero interés en que la población participara, empezarían por publicitar ampliamente los procesos, por invitar a las asociaciones y los agentes sociales. Y yo casi diría que habría que incentivar a estas organizaciones para que dentro de su organización interna se produjera el debate necesario que lleva a la propuesta de ideas. Por ejemplo, mediante el condicionamiento de las ayudas y subvenciones que otorga la administración a su participación en la confección de los presupuestos participativos o planeamiento urbanístico, territorial o medioambiental.

Tampoco estaría mal que se pudiera incentivar a los ciudadanos a participar en la democracia social, que estableció nuestra Constitución, mediante la reducción de impuestos con el establecimiento de deducciones en el IRPF u otros incentivos similares.

Si la participación es democracia, y nos la queremos creer, no podemos dejar a simple criterio del ciudadano desinformado, con una vida compleja y muy ocupada, que decida si le interesa o no dar su opinión. Y si es así, el resultado siempre será el mismo: ¡a mí que me dejen tranquilo!.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Canta y no llores

Tenemos aun latente un tremendo suceso al que no se le está dando la importancia que tiene, perdido entre tanto dolor e incomprensión

Cuando los filósofos caen en el separatismo

Algunas personas venderían su alma al diablo por un minuto de fama

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris