Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Política   Social   -   Sección:   Opinión

Participación pública?

Ni a los políticos les interesa propiciar una participación pública multitudinaria, ni los ciudadanos se matan por ofrecer sus ideas a los políticos
ZEN
martes, 13 de diciembre de 2016, 01:08 h (CET)
Son tiempos estos en los que, desde los partidos políticos y las administraciones, se reclama la participación pública en todo tipo de eventos. Los Presupuestos participativos, la confección de Planes Generales y otros instrumentos de ordenación del territorio invitan a los ciudadanos a que den su opinión y sus propuestas. Para propiciar la participación pública las leyes han incluido la obligación de acometer procesos de participación. Pero lo cierto es que la participación, en democracia, resulta muy difícil y ello se evidencia en lo pobres que son los resultados de cada proceso de estos.

Seamos realistas. Ni a los políticos les interesa demasiado propiciar una participación pública multitudinaria, ni los ciudadanos se matan por ofrecer gratuitamente sus ideas a los políticos. Por otro lado, no es adecuado cualquier criterio, ya que todos estos procesos son muy complejos y excesivamente técnicos.

Si los políticos tuvieran verdadero interés en que la población participara, empezarían por publicitar ampliamente los procesos, por invitar a las asociaciones y los agentes sociales. Y yo casi diría que habría que incentivar a estas organizaciones para que dentro de su organización interna se produjera el debate necesario que lleva a la propuesta de ideas. Por ejemplo, mediante el condicionamiento de las ayudas y subvenciones que otorga la administración a su participación en la confección de los presupuestos participativos o planeamiento urbanístico, territorial o medioambiental.

Tampoco estaría mal que se pudiera incentivar a los ciudadanos a participar en la democracia social, que estableció nuestra Constitución, mediante la reducción de impuestos con el establecimiento de deducciones en el IRPF u otros incentivos similares.

Si la participación es democracia, y nos la queremos creer, no podemos dejar a simple criterio del ciudadano desinformado, con una vida compleja y muy ocupada, que decida si le interesa o no dar su opinión. Y si es así, el resultado siempre será el mismo: ¡a mí que me dejen tranquilo!.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris