Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cristianismo originario  

Jesús, María y José. Ejemplos a seguir no sólo en Navidad

Ana Sáez Ramírez
Vida Universal
miércoles, 23 de diciembre de 2009, 08:41 h (CET)
Aunque quizás las nuevas generaciones no sepan qué es lo que en realidad se celebra cada año por Navidad, porque muchos adultos lo hayan olvidado, sería interesante recordar que la Noche Buena es la noche de paz en la que conmemoramos el nacimiento de nuestro Redentor, el nacimiento del Cristo de Dios, del gran Espíritu que en el Reino Eterno es el corregente de los Cielos. Navidad es por tanto el gran acontecimiento que tuvo lugar hace más de 2000 años, no una mera historia sentimental que relacionamos con regalos, comidas, cenas y canciones infantiles.

Cuántas veces hemos leído o escuchado que el Ángel Gabriel fue a María y le anunció que había sido elegida para traer al hijo de Dios al mundo. Cuántas veces hemos leído o escuchado que a José le fue dicho en sueños que debía desposar a María. ¿Se han convertido estos hechos para la humanidad en algo banal? Sin embargo para los verdaderos seguidores de Jesús el Cristo no es así. Nosotros somos conscientes de qué suceso tan significativo y de dimensiones cósmicas inconmensurables tuvo lugar en aquel tiempo, del gran cambio que se iniciaba. Nosotros sentimos y sabemos que hay ángeles a nuestro lado, son los llamados seres espirituales o seres protectores, que nos acompañan y que quieren acercarse cada vez más a nosotros; esto les es posible cuando nos orientamos a nuestro Redentor, Cristo. ¿Como?, cumpliendo lo que Dios, el Eterno, nos enseñó a través de Moisés y lo que Jesús, El Cristo, nos trajo en Su Sermón de la Montaña, incluyendo la adoración a Dios en el Padre Nuestro.

Si recorremos el camino de Jesús que el mismo recorrió dando ejemplo y que ha sido manifestado también en la actualidad, entonces El nos lleva de su mano por el camino hacia Dios, nuestro Padre. Sentiremos cada vez más a los ángeles de Dios a nuestro lado, porque damos los pasos hacia nuestra vida que es Dios, el Espíritu Eterno, en el fondo de nuestra alma.

María hace 2000 años dio estos pasos y también José el carpintero, por eso el Ángel Gabriel fue a ellos y pudo acercárseles. María le vio, a José se le mostró en sueños. El Ángel Gabriel hablaba el lenguaje del cielo, así como todos los seres espirituales hablan el lenguaje del Reino de Dios. El Ángel Gabriel quiso mostrar a María en palabras e imágenes lo que Dios el Eterno deseaba de ella; seguramente que así también fue para José en sus sueños. Podemos comprender que María al principio se asustara pues ella era una mujer sencilla, así como José el carpintero era un hombre sencillo, pero ambos aspiraban en su vida a dar los pasos en el camino hacia el Padre Celestial, de modo que el Ángel pudo anunciárseles. Internamente ambos estaban preparados para lo que ahora les llegaba, o sea que María y José eran buenos. Sí, ellos vivían el gran mandamiento del amor a Dios y al prójimo.

Pero cómo sería si teniendo en cuenta el mensaje del ángel a María y a José reflexionásemos brevemente también sobre nosotros mismos. ¿Son María y José un ejemplo de vida para nosotros en la Tierra y en la conciencia de la presencia de Dios? Desde el punto de vista del Espíritu Eterno, para las personas es válido hoy lo que paso hace 2000 años. Cada uno de nosotros podría ser alcanzado por el mensaje del ángel, por lo que podemos preguntarnos: ¿Mi ser protector, a quien a menudo solemos llamar ángel, puede acercarse a mí? ¿Cumplo entonces para ello la voluntad de Dios?

Preguntas como éstas se las hacen muchas personas que han decidido conscientemente tomar a Jesús, el Cristo, como a un ejemplo a seguir. Y no sólo en Navidad, sino cada día. Navidad es por tanto para muchas personas que aspiran a Dios una fiesta de adoración, es más, de agradecimiento. Precisamente los cristianos deberían de tener a Jesús, María y José como a grandes ejemplos a seguir.

Noticias relacionadas

¡Ayúdame a echarlos del Gobierno!

Esa siniestra banda ha besado los escaños, bendecido a Pedro Sánchez, esputado al contrario y justificado una limpieza democrática que no era tal

La poética entrega del alma, embelleze el cuerpo

Observando, en consecuencia, la mística de la Asunción de la Virgen, nos hace pensar en la dicha de abrazarnos latido a latido y reconstruir otro firmamento más paradisíaco, donde se congregue el nítido verso de Dios

La juventud española actual, la mejor preparada de nuestra historia ¡ja, ja, ja!

Es uno de los engañabobos con los quieren ocultar la ineficacia de los Planes de Enseñanza que se han elaborado

Esperanza

“Hay que confiar en los medios humanos como si no existieran los divinos y tener esperanza en los divinos como si no existieran los humanos”

Ciscar políticos

No hay razón para hurtar al pueblo la posibilidad de opinar sobre las actuaciones de los políticos y decidir qué hacer con ellos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris