Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

A pleno hervor

Ángel Ruiz Cediel
Ángel Ruiz Cediel
@angelruizcediel
jueves, 3 de diciembre de 2009, 04:29 h (CET)
¡Esto está que hierve, señores! La cosa se pone calentita no porque se detecten ciertos desmanes entre quienes tienen mucho y quieren mucho más, sino porque el efecto contagio que se está produciendo en todas las esferas de la sociedad ya no conoce límites: los piratas de secano de Mauritania, viendo que España paga, imitan a los de los humedales oceánicos del Índico; los futbolistas y clubes futboleros actuales, viendo la pasta que amasaron los clubes y jugadores italianos de hace unos añitos sin que pasara nada, quieren su parte del atraco quinielístico-apostador, y también se han echado al monte de ponerse en venta por unos milloncejos; y los políticos… De éstos no hablaré hoy, ni de las licitaciones a dedo, ni de las recalificaciones, gastos olímpicos, sueldos desmedidos, tarjetas oro sin límite de gastos, servicios extra a las logias, colocación de amiguetes y hermanos fraternos, legislación en plan Dior a la medida de quien conviene, chanchullos varios, contratos a colegís, concursos amañados, guardas untadas, patrimonios exiguos después de decenios con sueldos astronómicos, ninios colocaditos en empresas favorecidas e instituciones, miembros de familias reales con salarios de sangre azul en empleos ad mensura, etcétera.

Naturalmente, si faltaran dineros para mantener tanto pillo se subirían los impuestos, y se suben, claro. Para justificarlo hay una legión de escrutadores argumentales a sueldo que trabajan día y noche para que los de los delantales y los delanteros estén como deben estar, a salvo de todo y dominando la escena pública: los de los delantales asumiendo el primer tiempo de los informativos; los delanteros, el segundo. A los ciudadanos nos dejan sólo el tiempo del tiempo, que es la sequía atroz o los fríos glaciares que nos abrasan por fuera y nos congelan por dentro. Música celestial, en fin, para quienes vivimos en el infierno, aunque este hervor a más de uno le está poniendo los huevos duros.

La tapa del puchero social no deja de aplaudir en este hervor a todo tren, y cada vez va quedando menos caldito en el meollo social porque cada individuo que puede se evapora, pasa del estado líquido al gaseoso y, con corrupción o mediante atraco, abandona el mundo de los mortales y se integra en ese éter en que nadie sabe qué es un apuro económico, vivir con mesura o contención o, siquiera sea, qué es la moral, la honradez o la integridad. Pocos, pocos quedamos en el puchero ya, pero tenemos que mantener a todos estos vivos etéreos que han trepado por la jacobina escalera de la corrupción al mundo de los ángeles… negros, aunque no los de Machín, precisamente. Un sueño, en fin.

Aunque parezca mentira me pongo colorado…., que decía la canción, cuando pienso en que no hace tanto había cierta moralidad, se consideraba virtuosa la honradez, era encomiable la humildad, la elegancia y el señorío estaba en una buena educación…, etcétera; pero llegaron los de comer caviar con cuchara sopera, los progresistas de participios pasivos primos hermanos de bacalao, los que con mucha verborrea y mano larga querían repartir la riqueza (entre ellos) y no la pobreza, los modernos con sus costumbres antinaturales, los chicos in de la movida con sus perversiones sociales, los transgresores que ridiculizaban credos, dioses y demonios, los puristas de la corrupción…, y nos sumieron en esto que hemos dado más bien en caída libre que poco a poco, en una operación de derribo de escalas de valores que ha ido haciendo fosfatina todos los mampuestos de una sociedad que se fue construyendo en base a sangre, dolor y esfuerzo durante milenios. Nada vale ya de cuanto pueda ser virtud, sino la pasta en crudo, igualar al tonto con el sabio, al asno con el talento y al gañán con el señor, sólo porque el parné, el cumquibus, el dinero, no importa cómo se haya obtenido, es el rasero que divide a la sociedad entre quienes se están abrasando a impuestos e injusticias en el puchero, y quienes se han evaporado gracias a sus chanchullos y corruptelas de las penalidades humanas.

Sin embargo, tienen demasiados ojos para los dineros sucios los de los delantales y los delanteros, pero están ciegos para ver que están precipitando la caída del Imperio. Los Imperios siempre cayeron desde dentro, porque los Atilas o los Alaricos sólo tuvieron que empujar un poquitín lo que ya se desmoronaba solo. Efecto llamada, de eso se trata todo esto: los piratas llaman a los piratas porque el negocio les funciona, los corruptos a los corruptos y los oportunistas a los oportunistas. Tonto el último, ya se sabe. Lo igual, en fin, atrae a lo igual: ¿quién dijo eso?

Noticias relacionadas

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente

Pedro Sánchez no aprende

Su irresponsabilidad es un hecho hasta el punto de estar organizándose el partido para celebrar un cónclave y hacerle ver las desventajas y la insensatez de presentar ahora una moción

Verdad y política, dos caminos enfrentados

No existe razón alguna válida donde la política pueda hacer excepción de su exigencia de verdad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris