Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Lea esto

Pascual Mogica
Pascual Mogica
sábado, 24 de octubre de 2009, 06:51 h (CET)
El 1 de julio de 1979 el periódico Información publicaba una carta al director titulada “Explosión de pro-judaísmo” firmada por Cesar Augusto Asencio Adsuar. No sé si el nombre le dirá algo pero le aclaro que este señor es el que ha sido elegido por Francisco Camps, para sustituir en el cargo de secretario regional, al parecer interinamente, al cesado Ricardo Costa.

La carta dice lo siguiente: “Estamos asistiendo desde hace un tiempo relativamente corto a una explosión de anti nacionalsocialismo y consecuentemente de pro judaísmo y sionismo. Basta para ello ver por ejemplo las carteleras de cine como “Salón Kitty”. “La última orgía de la Gestapo”, libros y series de televisión como “•Moisés”, “OB VII” y ahora el famosísimo “Holocausto”. No quiero ser mal pensado pero me parece que todo esto está siendo dirigido por alguien a escala mundial y no creo en una mera y casual explosión de estos temas. Y alguien estará dirigiendo todo esto porque hay unos intereses por en medio. Para descubrirlo habrá que ver a quién beneficia todo esto. El beneficiario es sin duda el judaísmo y el sionismo. Si vamos a la temática de estas “obras” veremos que lo único que hacen es poner como víctimas a los judíos perseguidos desde épocas milenarias (y todos sabemos por qué. El judío durante toda su vida se ha dedicado a vivir a costa de los demás con la usura y la fianza. Siempre de intermediario-parásito y nunca como elemento productivo de una comunidad distinta a la suya con lo cual vive minando al Estado e influyendo en el Gobierno gracias al poder que tienen sobre el dinero, provocando por todo esto las iras del pueblo)”.

El firmante, Asencio Adsuar, sigue diciendo lo siguiente: “Holocausto” parece el más importante a juzgar por el “boom” propagandístico que le acompaña. Mucho habría que hablar sobre los campos de concentración alemanes y sobre el mito de los seis millones de judíos exterminados. Un estudio detallado nos muestra que todo esto es falso. Simplemente diré que todo eso se nos ha hecho creer a la mayoría gracias al apoyo de la finanza y de la propaganda a escala mundial en manos de judíos como casi todo el mundo sabe que con series como las citadas anteriormente nos hacen creer el mayor fraude de la historia, apoyando su tesis con innumerables fotos y documentos trucados. La objetividad de la Cruz Roja Internacional es indudable. Pues bien, la Cruz Roja estuvo inspeccionando los campos de concentración alemanes del primero al último desde 1939 hasta 1945, escribiendo unos informes que están archivados en Ginebra (sede de la organización) y en los que no se habla ni de cámaras de gas, ni de exterminio en masa, y además cita una cifra aproximada de muertos debido a las circunstancias que son normales en los campos de concentración en una guerra (falta de alimentación, raquitismo, tifus, muertes naturales, etc.) que es de 300.000 y no siendo sólo judíos ya que en los campos de concentración había polacos, rusos, americanos, etc.”

Y sigue diciendo: “Pero… ¿para qué todo esto? En primer lugar para desprestigiar al nacionalsocialismo. En segundo lugar para seguir cobrando las indemnizaciones que Alemania se ve obligada a pagar (Alemania lleva ya pagados a Israel 2.500.000.000.000 dos billones quinientos mil millones de pesetas y este año se acaba el último pago. Con esta ofensiva propagandística se obligará de nuevo a Alemania a que pague por unos crímenes que no ha cometido)”.

Y finaliza: “Y en tercer lugar para darnos la impresión de que en el pasado han sido unas víctimas (perseguidas por los egipcios, por los nazis...) encubriendo el presente en el que son verdugos y están haciendo a los palestinos lo mismo que dicen que les hicieron a ellos. Los judíos ocuparon militarmente a los palestinos lo que ahora es el Estado de Israel, expulsaron a los palestinos, los que no echaron son ciudadanos de segunda clase casi sin derechos, les expropiaron las tierras, fábricas… cometen toda clase de vejaciones bombardeando poblaciones civiles y campos de refugiados, han invadido con sus tropas las tierras fronterizas y ahora nos vienen con que han sido perseguidos siempre y que son unas víctimas. Ver para creer”.

Esta carta fue publicada después de celebradas las primeras elecciones democráticas generales, autonómicas y locales. Sería muy interesante que el firmante de la carta nos aclarara que si después de 30 años sigue pensando lo mismo y defendiendo al nazismo. Esta carta también puede darnos una pista sobre la ideología del que la firma. En cualquier caso, y poniéndonos en lo peor, prefiero a un político que me pueda robar la cartera que a otro que me pueda robar la libertad.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris