Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

El preocupante pulso a la reforma sanitaria

Marie Cocco
Marie Cocco
jueves, 4 de junio de 2009, 08:34 h (CET)
Así que éste es el año de la reforma sanitaria -- o nada. Si esa es la apuesta, ahora yo apostaría por nada.

La urgencia del Presidente Obama por aportar raciocinio al averiado sistema sanitario es comprensible. Pocos estadounidenses son indiferentes a la necesidad de una acción rápida.

Pero el problema de la forma que está empezando a cobrar la versión 2.0 de la sanidad es que empieza a parecerse mucho al original. Obama ha evitado decididamente un compromiso con nada que no se parezca a su propia oferta. Esto se debe a que la Casa Blanca ha concluido que la iniciativa de reforma sanitaria de Hillary Clinton en 1994 fracasó porque fue remitida al Congreso como diktat.

Es una distorsión, pero ha pasado a formar parte del saber político de Washington y por tanto los medios y toda administración sucesiva, supongo, debe aceptarlo.

Pero a nivel sustancial, el problema al que se enfrenta la nueva reforma de la sanidad ahora es la dificultad elemental a la que se enfrentaba entonces: existe un acuerdo fácil en lo que va mal dentro del sistema actual, pero no existe consenso en cómo arreglarlo. Por no hablar de pagar por "el arreglo" que sea.

Ni siquiera Ted Kennedy, el veterano estadista de los Demócratas en materia de sanidad, se mete audazmente en donde se ha metido antes. Sólo ha esbozado los fundamentos más superficiales de una ley sanitaria -- un esquema que resulta incluir el desarrollo de una opción de seguro público destinada a aquellos incapaces de suscribir un seguro privado. Un buen número de Demócratas en el Senado -- por no mencionar a todos los Republicanos -- retroceden ante esta idea, diciendo que un plan así va a competir "injustamente" con la industria del seguro privado. Es decir, un plan público sería probablemente más barato, más eficaz de administrar, y proporcionaría a la gente el tipo de seguro fiable a un precio razonable que Medicare proporciona desde hace tiempo a los ancianos. En otras palabras, la opinión pública podría descubrir que el seguro pagado por el gobierno funciona mejor que el producto corporativo.

Hasta entre Demócratas, las diferencias iniciales son tan amplias en este punto que Kennedy y el Senador de Montana Max Baucus, que preside el Comité de Financiación del Senado y que por tanto ocupa un papel crucial a jugar en la redacción de la ley -- y a la hora de decidir la legislación fiscal que la va a sufragar -- se vieron obligados a difundir una declaración conjunta el sábado instando a dar lugar a dos legislaciones sanitarias que sean "parecidas y complementarias.” Más tarde descubriremos lo que significa eso.

Incluso si un plan público fuera alumbrado, a continuación tendríamos una gran trifulca legislativa a cuenta de lo que se incluye en el paquete "básico" de prestaciones a ofrecer. La idea más incendiaria implica la sanidad reproductiva de la mujer -- la simple mención de lo cual pone histéricos a los activistas antiabortistas. Muchos de ellos consideran "la sanidad reproductiva" un eufemismo del aborto o del control rutinario de la natalidad, a lo que también se opone una formación abierta del movimiento antiabortista. Este debate tendrá lugar necesariamente mientras la tierra de la tumba del Dr. George Tiller se asienta, quien fue asesinado en su iglesia de Kansas la mañana del domingo tras décadas de ser objetivo de extremistas antiabortistas.

Incluso sin la complicación del aborto, discutir la apariencia de la prestación básica supondrá un programa de empleo a jornada completa para los lobistas. ¿Deberían formar parte de él la oftalmología y la odontología, que con frecuencia provocan un gasto adicional en el caso de aquellos que tienen seguro a través de la empresa? ¿Qué hay de los cuidados paliativos, el servicio médico más caro y un servicio que muchos expertos dicen debe ser recortado si Estados Unidos quiere rebajar alguna vez la rápida escalada del gasto sanitario?

Y hablando de expertos, ellos tienden a discrepar con el estadounidense medio (conocido en otros ámbitos como el votante) en lo que va mal en el sistema. El presidente de la Fundación Familiar Kaiser Drew Kaiser ha analizado esta divergencia en un compendio de datos estadísticos difundido desde la página web de la organización. Un ejemplo: los expertos afirman que hasta el 30% de la atención actual que se presta a los pacientes es "innecesaria.” Pero el 67% de los usuarios afirman que los estadounidenses no reciben las pruebas y los tratamientos que necesitan, y sólo el 16% piensa que ellos, ellos mismos, han recibido atención innecesaria.

Y ni siquiera hemos entrado en el espinoso terreno de cómo sufragar cualquier reforma que se introduzca en vigor -- otro programa intensivo de empleo para los lobistas, esta vez con primas.

Al Congreso le quedan alrededor de cinco meses de consultas en este ejercicio.

La "acuciante urgencia del presente" de Obama supuso un atractivo eslogan de campaña. Pero ahora compite con los sutiles pero audibles sonidos del estancamiento.

____________________

Diario SIGLO XXI dispone de los derechos de publicación en exclusiva para medios digitales españoles de este y muchos otros columnistas del Washington Post Writers Group.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris