Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Las quiebras que necesitamos

Robert J. Samuelson
Robert J. Samuelson
martes, 26 de mayo de 2009, 02:05 h (CET)
Cuando los administradores de la seguridad social y el programa de protección por enfermedad Medicare dieron parte de la solvencia de estos programas, la cobertura informativa fue universalmente sombría. La recesión lo había empeorado todo. “Seguridad social y Medicare en situación de insolvencia antes de lo esperado," titulaba el Wall Street Journal. Realmente estas informaciones eran buenas noticias. Mejor habría sido: "Seguridad social y Medicare en riesgo de quiebra en el 2010.”

Es cada vez más evidente que el Congreso y el presidente (al margen del partido en el poder) sólo abordarán la bomba fétida política de una sociedad que envejece si no tienen más remedio. Y la forma más plausible de forzar la situación sería que la seguridad social y Medicare se declarasen insolventes; que los fondos fiduciarios se agotaran; que las prestaciones prometidas superaran las retenciones de la nómina que las financian. Contra más pronto suceda, mejor.

Que los programas terminarán quebrando en última instancia queda claro en los propios informes de los administradores. En las páginas 201 y 202 del informe de la situación financiera del seguro por enfermedad Medicare aparece la concluyente aritmética: a lo largo de los próximos 75 años, la seguridad social y Medicare van a costar alrededor de 103,2 billones de dólares, al tiempo que las retenciones fiscales y los ingresos extraordinarios sumarán en total sólo 57,4 billones de dólares. La diferencia es de 45,8 billones de dólares. (Todas las cifras están ajustadas a la inflación actual.)

Los actuarios de Medicare observan a continuación lo que sucederá una vez se agote el fondo de la seguridad social y el programa de baja hospitalaria de Medicare: “No existe ninguna disposición en la ley actual que aborde el desequilibrio financiero proyectado (en Medicare y en la seguridad social). Una vez que las reservas se agoten no será posible incurrir en más gastos de los cubiertos por la recaudación del ejercicio.” Traducción: Las prestaciones se desplomarán.

Las pensiones de la seguridad social se encogerán; parte de las facturas del seguro por enfermedad dejarán de estar pagadas -- y los recortes empeorarán progresivamente. Los jubilados las pasarán canutas. Los hospitales podrían tener que cerrar. Ningún presidente ni Congreso escapará a las protestas. Incluso la amenaza de quiebra inminente les empujará a actuar. Pero restaurar la solvencia de los programas abocará al Congreso y a la Casa Blanca a afrontar cuestiones fundamentales.

En 1940, la esperanza de vida en el momento de nacer era de 61,4 años en el caso de los varones y 65,7 en el caso de las mujeres; hacia el año 2008, las cifras comparables son 75,4 y 80. De manera que, conforme mejora el estado de salud y se eleva la longevidad, ¿en qué momento debe dejar de trabajar la gente y tener derecho (palabra de la que viene "derecho social") a percibir pensiones por jubilación del gobierno? Privados de eufemismos políticamente agradables ("protección social," "prestaciones sociales"), eso es lo que son principalmente la seguridad social y Medicare. Si es así, ¿hasta qué punto deben estar subvencionados los jubilados más acomodados?

O: ¿hasta qué punto las obligaciones para con la tercera edad deben desplazar a las demás necesidades nacionales -- digamos, la defensa, la educación, la investigación, las infraestructuras o, más en general, la renta familiar digna? En el año 1990, la seguridad social y Medicare englobaban el 28% del gasto federal; en el año 2019, su porcentaje rozará el 40%, según proyecta la administración Obama. Al crecer este gasto, las presiones para subir los impuestos, elevar el déficit presupuestario o recortar los demás programas crecerán. ¿Cuál es el equilibrio correcto entre el pasado y el futuro?

O: ¿De qué forma se puede reorganizar el sistema médico para mejorar la atención y limitar el gasto? Según algunas estimaciones, la tercera parte del gasto sanitario puede ser innecesario o ineficaz.

Desafortunadamente, los fondos fiduciarios de la seguridad social y Medicare no se agotarán hasta el año 2017 y 2037 respectivamente, según las proyecciones más recientes. Aunque estas fechas para la quiebra se adelantan a las estimaciones del año pasado (2019 en el caso del seguro por enfermedad y 2041 en el de la seguridad social), siguen estando bastante distantes. Entre el ahora y el entonces, la sequía en el resto del gobierno tendrá lugar invisiblemente. Los fondos insuficientes se agotarán progresivamente. Los títulos del estado invertidos en estas cuentas de fideicomiso se remitirán al Tesoro para el pago. Ese débito sólo se puede financiar de tres formas: mayor déficit, impuestos más altos o recortes del gasto.

Pero sin un suceso que obligue de verdad -- algo que exija una respuesta -- presidentes y congresistas eludirán las elecciones subyacentes. Profesan preocupación, pero sus propuestas son cosméticas, ineficaces o ambas cosas. “Tenemos que salvar la seguridad social para el siglo XXI," proclamaba Bill Clinton. “El sistema… de seguir su trayectoria actual, está abocado a la quiebra," advertía George W. Bush. Ahora, Barack Obama parece estar volviendo a esta costumbre familiar.

"Lo que hemos hecho es ir posponiendo la cuestión," decía al Washington Post. “Ahora llegamos al final del plazo.” Estupenda retórica -- pero eso es todo. Aunque nadie espere que Obama haga una gran contribución tras apenas cuatro meses, aún está por dar señales de dar un apoyo general por lo menos a las políticas que se necesitan: incremento gradual de la edad de jubilación; reducciones paulatinas de las prestaciones en el caso de los jubilados más acomodados; reforma radical de Medicare. De hecho, los planes de Obama de ampliar la cobertura sanitaria pagada por el estado podrían incrementar el gasto en Medicare agravando así la inflación médica.

Al igual que General Motors, seguimos con los malos hábitos porque we can -- temporalmente. La dilación es una mala política. Contra más pospongamos los cambios, más radicales tendrán que ser. El daño a jubilados y contribuyentes sólo va a crecer a lo largo del tiempo. La seguridad social se enfrentó por última vez a un problema insalvable en 1983, cuando un fondo cada vez más encogido obligó al Congreso a hacer cambios. La lección: una “crisis” es justo lo que necesitamos.

___________________

Diario SIGLO XXI dispone de los derechos de publicación en exclusiva para medios digitales españoles de este y muchos otros columnistas del Washington Post Writers Group.

NOTA - Esta columna será publicada en Newsweek.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris