Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Viajando por las emociones   Coaching   -   Sección:   Opinión

Parejas en positivo

Vemos cómo esos sistemas de recompensas y satisfacción nos ayudan a que lo novedoso de la situación influyan en la intensidad de las vivencias
José J. Rivero
@jriveroperez
lunes, 1 de febrero de 2016, 08:02 h (CET)
Es curioso escuchar en consulta, cuando te dedicas a trabajar con parejas, en muchas ocasiones, la siguiente afirmación: “No se que nos pasó… pero no me di cuenta…” Es cierto que cuando comenzamos una relación existen diferentes factores que facilitan que la relación se mantenga con una mínima dedicación.

Por una parte entrarían lo que se conoce como la química del amor, donde diferentes sustancias como la oxitocina o la feniletilamina entre otras juegan un papel crucial en el compromiso y lo que denominamos enamoramiento. Pero además la dopamina, un neurotransmisor y una hormona que se asocia con un sistema de recompensa y placer en el cerebro. Otra sustancia que juega su papel es la vasopresina, responsable de la monogamia, incrementándose lo que hace que el vínculo se prolongue durante unos años.

Pero nuestro sistema central y endocrino van regulando este cóctel de sustancias que perdura de 2 a 3 años, incluso en ocasiones un poco más, pero al final esa atracción bioquímica decae.

Paralelamente a todo esto, vemos cómo esos sistemas de recompensas y satisfacción nos ayudan a que lo novedoso de la situación influyan en la intensidad de las vivencias, sin duda alguna nos atrae lo novedoso, pero al mismo tiempo sufrimos de monotonía patológica, es decir, experimentamos lo que denominamos adaptación hedonista, nos acostumbramos a todo, por muy bueno que sea.

Todo esto se incrementa por nuestra incapacidad de gestión del conflicto, en primer lugar porque lo vemos como una amenaza, sin entender que tenemos que incluirlo en nuestro repertorio de conductas en la relaciones positivas. Así la ira como elemento constructivo, juega ese papel reforzador de las relaciones.

Uno de los grandes especialistas e investigadores sobre las relaciones de pareja, John Gottman habla de cuatro factores que influyen como elementos que cuando aparecen son indicadores de empeoramiento en la relación, el los denomina: Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis.

En primer lugar nos habla de la Crítica, esa tendencia a atacar la personalidad de la otra persona, es decir la tendencia a entender que las situaciones que nos suceden en las parejas no se deben únicamente a la situación puntual que atravesamos, sino que es la persona y su incompetencia la responsable de todo aquello que nos sucede.

Otros de los elementos que si encontramos en la pareja nos indica que estamos pasando por un mal momento es lo que el denomina el Desprecio, que está relacionado con la falta de respeto, el insultar a tu pareja. Esto sucede si cuando tenemos un problema con nuestra pareja tendemos a burlarnos de la otra persona, o incluso utilizamos un humor sarcástico. Si tenemos hijos e hijas es importante no hacerles partícipes de estas burlas o situaciones.

Muchas veces las personas están a la defensiva, el poder defenderse es una tendencia propia de las personas, venimos programados para la supervivencia y si nos vemos amenazados esto puede entenderse como una respuesta natural, pero afecta de manera negativa a la relación. El problema es cuando identificas a tu pareja como el enemigo y como si de la película los Inmortales se tratase, pensamos que “solo puede quedar uno.

El último de los indicadores de Gottman es la táctica del cerrojo, para definirlo de alguna manera, es ese momento donde la persona o por orgullo, o por bloqueo decide no opinar y mantenerse al margen sin aportar soluciones ni responder ante la situación por la que atravesamos.

Es importante que ante estas señales que potencies todas esas herramientas que actúan como mantenedores y potenciadores de nuestra relación, es tu responsabilidad como parte de esa relación el poner en liza elementos que enriquezcan la relación, desde la vivencia de emociones positivas, potenciando el amor y la esperanza entre otras, hasta el que dediques más tiempo de calidad a tu relación. Todo ello hace re tu relación una relación de pico y pala, es decir, de trabajo constante por un objetivo: Ser feliz con tu pareja.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Intenta Israel expulsar a los palestinos de Cisjordania y Gaza?

¿Será Jerusalén la capital única e indivisible del Gran Israel?

Cuando la mentira es la norma

Zoido miente en el Senado

El desconcierto de Maroto

Mi entrega a las causas que considero justas han sido a cuenta de mi tiempo y de mi hacienda, sin esperar canongías

¿Quién cree en el acatamiento constitucional del nacionalismo?

“Este país siempre será nuestro” Ernest Maragall

Tozudas incertidumbres

Nos presentan demasiadas soluciones alternativas sin fundamento; es curioso ver sus procedencias, salud, política...
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris