Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Ser religioso pero sin ir a la iglesia

José Vicente Cobo
Vida Universal
viernes, 15 de febrero de 2008, 06:33 h (CET)
El instituto Bertelsmann de Alemania realizó un estudio llamado «Monitor religioso 2008» que puede ser considerado como la encuesta representativa más detallada a nivel mundial sobre este tema, entre otras porque se realizó en más de veinte países y a más de 21.000 encuestados de todos los grupos religiosos.

Este nuevo estudio muestra que las personas que no van a la iglesia son en muchos casos más religiosas que las que van a ella. Lo que pone en evidencia que no hay que confundir religiosidad con ir a misa. La pertenencia a una iglesia tampoco significa automáticamente que una persona sea religiosa.

Una de cada seis personas pertenecientes a una Iglesia tiene convicciones religiosas tan débiles que los autores de la encuesta los clasificaron como ateos. Se ve por tanto que la pertenencia a una religión no significa necesariamente que una persona sea religiosa. A la inversa, los resultados de este estudio han demostrado que el 33% de los que se califican a sí mismos aconfesionales, son a pesar de ello, personas religiosas. Y a este porcentaje hay que añadir un 12% que dicen creer en Dios, lo que nos da un sorprendente resultado: un 45% de los que no tienen una confesión creen en Dios.

La dirección evolutiva de la humanidad va orientada a salir de la falta de libertad que supone poder tener comunicación con Dios sólo a través de un sacerdote. Básicamente es una evolución natural y lógica entre las personas cuya alma tienen o han tenido añoranza por Dios, añoranza por vivir eternamente, en estos casos se ha interpuesto siempre la casta sacerdotal nombrándose a sí mismos representantes de Dios en la Tierra.

Desde que se hicieron desaparecer las primeras Comunidades cristianas, y se instauró el catolicismo como religión oficial, la casta sacerdotal reclama para sí la posesión de determinados medios para la salvación, como los sacramentos, ya sea a través del bautismo o de la extremaunción utilizados como medios mágicos para abrir las puertas hacia Dios. Casi se podría decir que allí obran mecanismos de culto que exigen para sí la exclusividad con respecto a otras religiones, diciendo a las personas que únicamente a través de este mecanismo encontrarán a Dios. Lo que tiene lugar con los sacramentos no es más que un supuesto proceso mágico ancestral y pagano, que nada tiene que ver con el verdadero Dios.

Con todo esto y sin lugar a dudas se podría afirmar que prescindir de sacerdotes y de organizaciones eclesiásticas con todos sus cultos y ritos, es un paso hacia la libertad del ser humano como hijo de Dios, lo que es igual a dar un paso significativo en el desarrollo de la humanidad.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris