Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Ecuador en la balanza

Pascual Falces
Pascual Falces
viernes, 20 de abril de 2007, 10:00 h (CET)
El pasado domingo, la inmensa mayoría de los ecuatorianos otorgó aprobación a su presidente Rafael Correa para que la Constitución del país sea reformada, según lo crea conveniente la apremiante Asamblea Constituyente. El pueblo, que durante diez años ha visto caer a casi otros tantos presidentes, quiere una nueva Constitución de mayor consistencia. El presidente, consciente de los defectos de la anterior, y reflejados en el predominio de los viejos partidos políticos, quiere más poder. Con todo ello, se sumará a las naciones del cono sur gobernadas por un “neo-socialismo” que de nuevo no tiene nada, tan sólo lo que de ilusión tiene para el arreglo de los problemas que arrastra la sociedad ecuatoriana.

Dos siglos de independencia no han conseguido erradicar las estructuras sociales de los virreinatos con que se civilizaron aquellas futuras naciones en el Nuevo Continente. El criollaje, los pueblos originarios, y la nueva raza surgida de las mezclas habidas, no han logrado eliminar, salvo excepciones, las diferencias propias de la época colonial. Medio siglo después de su independencia, la Isla de Cuba, la última emancipada, desarrolló un genuino sistema, “castrista”, que –sustentado sobre la decrepitud de su fundador-, mantiene con firmeza la incorporación al socialismo. Venezuela, Bolivia, y, en parte, la política desarrollada por Lula Da Silva en Brasil, y Tavaré Vázquez en Uruguay, han ido desplazando el fiel de la balanza, entre las democracias que sustituyeron a los anteriores regímenes militaristas, hacia un peculiar “socialismo para el siglo XXI”. Al platillo de este lado se incorpora Ecuador con los recientes resultados electorales.

Más, el pueblo ecuatoriano posee una gran sabiduría que proviene de su ancestral cultura y de los cuantiosos cambios experimentados desde su declaración de independencia –la primera de Hispanoamérica-. En una de las últimas algaradas, los ciudadanos de Quito, al expulsar a uno de sus múltiples y malhadados presidentes, pedían en las pancartas que no sólo se fuera él, sino “todos”, y con ello hacían referencia a la clase política proveniente de arcaicas raíces, y de los desfasados partidos que les representaban.

En su lugar, las naciones mencionadas, teniendo a Hugo Chávez en Venezuela como su líder más representativo, han puesto el poder en unas solas manos. Se le llama “populismo”, también, pero es un fascismo encubierto, en que la clase menos desarrollada y más numerosa intenta sostener por su propio medio el camino hacia el desarrollo. Es una nueva aventura política, que, por el bien de los mismos, es de desear les haga encontrar lo que todavía no han alcanzado; la incorporación al mundo desarrollado sin las taras que arrastran desde su descubrimiento e incorporación a la cultura de Occidente.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris