Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cartas a un ex guerrillero  

El sol brilla aunque los ciegos no vean

Sor Clara Tricio
Sor Clara Tricio
lunes, 12 de marzo de 2007, 10:14 h (CET)
Querido Efraín: Si tú dices: "Muéstrame a tu Dios". Te diré a mi vez: "Muéstrame tú a la persona que hay en ti, y yo te mostraré a mi Dios”. Muéstrame, por tanto, si los ojos de tu mente ven, y si oyen los oídos de tu corazón.

Pues, de la misma manera que los que ven con los ojos del cuerpo perciben realidades de esta vida terrena y advierten las diferencias que se dan entre ellas, por ejemplo: entre la luz y las tinieblas, entre lo blanco y lo negro, lo deforme y lo bello, lo proporcionado y lo desproporcionado, lo que está bien formado y lo que no lo está, lo que está de sobra y lo que falta en las cosas. Y, lo mismo se puede decir de lo que cae en el dominio del oído -sonidos agudos y graves, estridentes o agradables-, eso mismo hay que decir de los oídos del corazón y de los ojos de la mente, en cuanto a su capacidad para captar a Dios.

En efecto, ven a Dios los que son capaces de mirarlo porque tienen abiertos los ojos del espíritu. Porque todo el mundo tiene ojos, pero algunos los tienen oscurecidos y no ven la luz del sol. Y no porque los ciegos no vean ha de decirse que el sol ha dejado de lucir, sino que esto hay que atribuírselo a sí mismos y a sus propios ojos. De la misma manera, los ojos de tu alma pueden estar oscurecidos a causa del pecado o de malas acciones.

El alma del hombre tiene que ser limpia como un espejo brillante. Cuando en el espejo se produce el óxido, no se puede ver el rostro de una persona; de la misma manera, cuando el pecado está en el hombre, el hombre ya no puede contemplar a Dios, aunque él no deje de verlo.

Pero, queriendo, el hombre se puede sanar; Ponte en manos del médico, y él abrirá los ojos de tu alma y de tu corazón. ¿Qué médico es éste?... Dios, que sana y vivifica mediante su Palabra y su sabiduría.

Si entiendes todo esto y vives limpia, santa y justamente, podrás ver a Dios; pero la fe y el temor de Dios han de tener la total preferencia de tu corazón, y entonces entenderás todo esto. Cuando te despojes de lo mortal y te revistas de la inmortalidad, entonces verás a Dios de manera digna. Dios hará, con su misericordia, que tu carne sea inmortal junto con el alma, y entonces, convertido en inmortal, verás al que es Inmortal con tal de que ahora creas en él.

Os envío los mejores deseos, y con la esperanza de que sigáis todos bien, recibir un cariñoso saludo, CTA.

Noticias relacionadas

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris