Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cambio climático   Naturaleza   Amazonas  

Deforestación igual a retraso

​No permitamos esa destrucción, porque de lo contrario, estaremos retrasando nuestra propia supervivencia
Manuel Ibañez Ferriol
@manuelvcia
jueves, 17 de septiembre de 2020, 08:55 h (CET)

No solo el COVID-19, nos destruye, afecta, mata y esta presente en todo el Planeta. Las acciones humanas son extremadamente peligrosas a la hora de mantener la deforestación continuada. Europa, ha dejado de lado la importancia de los valores forestales y agrícolas. Estamos destruyendo nuestros bosques a marchas forzadas. No debemos llevarnos las manos a la cabeza, porque la realidad es muy triste. Los mares también sufren de la devastación del hombre, pero los montes, campos y huertas, son pasto de la profunda acción especuladora del hombre, que ha cambiado el paisaje por tan solo unas monedas. En nuestra tierra valenciana, lo conocemos bien. La destrucción de la huerta, es un hecho, que nos retrasa cada vez más. Nuestra cultura, basada en el sector primario, para que se desarrollen los otros dos, ha roto nuestros campos a favor del ladrillo, que ha construido grandes zonas con edificios imposibles de ser ocupados. Nadie se ha preocupado de dotar a los espacios urbanos de jardines, arboledas o alamedas, solo el cemento y los maceteros, han sustituido a la belleza vegetal, que nos proporciona un equilibrio sostenible, dotándonos de recursos suficientes para nuestra vida.

Estamos rompiendo la Naturaleza. El proceso de la Creación, está siendo destruido de forma sistemática por la mano del hombre. Somos los creadores del mayor retraso, porque si nos han dado gratuitamente todo los que nos rodea, no debemos destruirlo solo porque nos den una cantidad pecuniaria, ya que cuando partamos del presente mundo y vida, a una superior, no nos vamos a llevar en el pijama de madera, que ojalá sea reciclada, ninguno de los bienes que supuestamente hemos atesorado mientras vivíamos físicamente. Es un error acumular bienes pecuniarios, destruyendo nuestros espacios naturales y no permitiendo su desarrollo, ya que resultan totalmente beneficiosos para la vida de nuestra sociedad.

Las grandes fortunas que explotan las plantaciones de soja, café, azúcar y aquellas que tienen entre sus haberes granjas de producción de carnes, son las que provocan y dan el primer paso, para alterar la vida del Planeta, en materia natural. De nuevo, la especulación, hace que grandes zonas del Amazonas, sean o pasto de las llamas presuntamente provocadas para luego adquirir los terrenos a bajo precio, o de las máquinas, que destruyen todo lo que van encontrando a su paso, dejando baldíos miles de hectáreas de terreno natural. Si a todo eso, añadimos la continuada acción de tirar lo que nos sobra al mar, estamos contribuyendo a la ruptura de todo el ecosistema natural. El pulmón del Planeta no puede ser destruido de la forma en que lo plantean hacer. No podemos poner en peligro la vida de todos los ecosistemas. Gracias a su existencia, todavía tenemos lluvias, completando así el ciclo pluviométrico que tanta falta nos hace. Hay zonas en las que la desertización, España es un ejemplo vivo, avanza a marchas forzadas. De seguir con la destrucción del espacio natural, estaremos abocados a la pérdida de nuestras huertas, bosques y espacios naturales.

No permitamos esa destrucción, porque de lo contrario, estaremos retrasando nuestra propia supervivencia. Y no es broma, ya que si provocamos el avance del cambio climático, se derretirán mas deprisa los casquetes polares, llegando a invadir con las aguas amplias zonas de la Tierra. El futuro de nuestra supervivencia, se encuentra en juego. Que no solo nuestro querido AMAZONAS, no sea destruido por la acción humana, sino que debemos proteger las zonas dedicadas a bosques y huertas en el resto del Planeta. Solo así, conseguiremos vivir mucho más tiempo y dejaremos un grato recuerdo a todos los que vendrán a poblarla en el futuro.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La dignidad de la libertad religiosa

Jaume Catalán Díaz, Girona

​La vuelta al colegio

Juan García, Cáceres

​Y ahora, ’España puede’

Pedro García, Girona

Sin pelear por ti

Ismael López Pozo, León

​La influencia de la pandemia

Jesús D Mez Madrid, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris