Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Portada
Etiquetas:   África   Europa   Cartago  

Reflexiones sobre el lugar de dicho continente en la historia mundial

​Varias de las nuevas repúblicas trataron de emular a los sistemas de planificación estatal y nacionalizada regidos por partidos únicos “marxistas leninistas”
Isaac Bigio
lunes, 25 de mayo de 2020, 09:21 h (CET)

Cada 25 de mayo se celebra este día recordado que en esta fecha en 1963 se fundó la Organización de Estados Africanos. En esta ocasión haremos un homenaje a este continente que tanto ha sufrido una serie de malos estereotipos de origen colonial y racista, los cuales debemos erradicar por completo.

Mientras hoy América busca presentarse como la primera mega-potencia, lo cierto es que antes de que los primeros humanos llegasen al hemisferio occidental (hace unos 15,000 años atrás), nuestros ancestros se originaron en África millones de años antes. Es de allí donde surgió la humanidad y donde nuestros antepasados crearon las primeras herramientas, lenguas, expresiones artísticas, sociedades y culturas. Todos, absolutamente, todos los cerca de 8 mil millones de humanos que existimos tenemos sangre africana, pues desde allí emergieron los primeros pobladores que poblaron todos los demás rincones del globo.

Características




A diferencia de los otros continentes habitables del planeta, África es el único con contornos definidos. No hay un consenso sobre en dónde radica la frontera entre Asia y su gran península que es Europa; sobre si hay uno, dos o tres continentes americanos, y si las islas del Caribe que están sobre las costas venezolanas pertenecen a América del Sur, del Centro o del Norte; o si Oceanía es o no un continente (o si esta región es la suma de dos –Australia y Zelandia- más miles de islas del Pacífico) y si incluye a la parte occidental de la isla de Nueva Guinea y a otras posesiones de indonesia. Empero, África está completamente rodeada de agua. Incluso la pequeña capa de tierra que le separaba de Asia es desde hace más de un siglo un canal interoceánico (el de Suez).

Sin embargo, muchos geógrafos suelen incluir como parte del África a la península egipcia del Sinaí e incluso a Israel y “Tierra Santa” (pues ésta se encuentra dentro de la placa tectónica africana). La península arábiga, separada de Egipto por el estrecho Mar Rojo, llegó a estar unida por tierra al resto del África.

África con sus 30 millones de kilómetros cuadrados y 1,300 millones de habitantes es, después del Asia, el mayor continente tanto en términos de superficie como de población. Muchas películas, como las de Tarzán y otras la presentan dominada por selvas y salvajes. Sin embargo, allí está el desierto más antiguo que hay (el de Namibia en su sudoeste), uno de los más áridos que hay (el de Somalia al este) y el más extenso que ha conocido la humanidad (el del Sahara, el cual ocupa el tercio norte del África). En sus extremos litoral norte y sur el clima y los cultivos son de tipo mediterráneos.

El extremo este del continente está separado del resto por la falla geológica que viene haciendo que se vayan distanciando la principal placa africana con la de Somalia. Este accidente telúrico hizo que se vayan separando las zonas boscosas de las praderas algo que produjo, según la teoría de la evolución, el hecho que nuestros antepasados (que estaban acostumbrados a desplazarse entre árboles) puedan caminar y con ello dar paso ulteriormente al género humano. Dicha falla también ha permitido crear un sistema vertical de lagos de donde emerge el río más largo que existe (el Nilo), el cual produjo la única civilización que ha durado continuamente tres milenios (la egipcia).

En las praderas del este africano se encuentra Serengueti, la mayor llanura que sobrevive dominada por grandes mamíferos. Mientras la mega-fauna africana pudo adaptarse gradualmente a la evolución de los humanos, la del resto de continentes sucumbió tras la llegada de los primeros cazadores humanos.

Si bien la mayor parte del continente tiene climas cálidos también hay nueve en las cadenas de montañas Atlas de Marruecos (escenario de uno de los cambios de temperatura más bruscos que hay) y del cuerno oriental del África.

Muchas veces se suele identificar al África como el continente negro, algo que es muy simplista. África es cuna de una serie de razas muy diferentes entre sí mismas. El norte está dominado por pueblos blancoides semitas, el este por somalíes y etíopes (quienes tienen rasgos caucásicos), mientras que de la población del occidental golfo de Guinea se expandieron en el medioevo los pueblos bantúes que fueron convirtiéndose en los principales habitantes del centro y sur del continente. Posiblemente, el pueblo más antiguo que hay son los san o bosquimanos, de quienes se especula emergieron todas las razas, pues tienen rasgos comunes a todas ellas. En Madagascar hay una fuerte influencia malaya pues esta isla (la más antigua que hay), pese a estar al frente de la cuna de la humanidad solamente fue colonizada hace dos milenios por los mismos pueblos que salieron en barcos del sudeste asiático y que también se fueron aposentando en las islas del Pacífico.

Civilizaciones




Fue en el noreste de dicho continente donde se desarrolló la civilización más longeva que ha habido. Esta es la egipcia donde están las pirámides, una de las cuales es la única sobreviviente de las 7 grandes maravillas del mundo antiguo y que, hasta la edad moderna, mantuvo durante milenios su título como el monumento más alto del planeta. De allí surgió una de las primeras formas de escritura, precisamente de aquella de la cual derivan los alfabetos semitas, griegos y latinos que hoy usamos en la mayoría del globo.

En su costa norte también se desarrolló el imperio de Cartago, el cual fue el único que en la era anterior a la actual logró llegar hasta las puertas de Roma desafiando al que devendría en el único imperio en haber controlado todo el Mar Mediterráneo.

Le península ibérica, pese a quedar en la punta oeste de Europa, llegó a ser ocupada por africanos durante más de una decena de siglos. Los cartaginenses crearon allí numerosas colonias y aún la ciudad de Barcelona lleva tal nombre en honor la familia Barza de Aníbal quien trajo elefantes africanos para cruzar los Alpes y jaquear a los romanos. Luego los moros dominaron a las actuales España y Portugal total o parcialmente durante 8 siglos creando allí la civilización más avanzada de occidente.

Además en otras zonas de dicho continente surgieron otras importantes civilizaciones: desde la de Zimbabue al sureste hasta los poderosos reinos de Ghana, Mali, Tombuctú y otros del noroeste. Entre los siglos XIII y XIV el magnate más rico de todo el planeta era Mansa Munsa cuyo poderoso imperio, el de Mali, también llegaría a enviar decenas de barcos a altamar y se especula que éstos arribaron a Sudamérica (y cuyas informaciones de sus viajes fueron luego utilizadas por Colón.

Los pilares de la cultura, religión y alfabeto occidental se crearon en el norte africano. De quien se dice escribió los primeros libros de la Biblia (Moisés), al igual que los israelitas que conquistaron la “Tierra Prometida” nacieron en el noreste africano. Alejandría y Tombuctú llegaron a ser las sedes de las mayores bibliotecas de su época.

Esclavitud




La desdicha africana comenzó cuando los reinos católicos expulsaron a los moros africanos de Iberia mientras se lanzan a conquistar varias islas y territorios africanos. Los portugueses fueron los primeros europeos en establecer lazos comerciales con los diversos reinos negros, muchos de los cuales les proporcionaban oro, orfebrería, artesanía y productos agropecuarios sofisticados. En su momento Lisboa llegó a tener una aristocracia de color proveniente del golfo de Guinea. Aún hoy esta es la capital europea con mayor proporción de afrodescendientes.

Sin embargo, los europeos siguiendo el ejemplo de los árabes empezaron a comercializar esclavos, algo que se acentuó cuando los virus despoblaron al caribe y otras zonas de las Américas y se requería de mano de obra. Decenas de millones de africanos fueron esclavizados, gran parte de los cuales moría en los procesos de caza, encarcelamiento y transporte insalubre hacia el Nuevo Mundo. El tráfico humano también afectó a blancos pues un millón de ellos fueron vendidos al norte africano como esclavos por barcos que atacaban y saqueaban costas europeas. El holocausto de la esclavitud despobló y sub-desarrolló al África.

A pesar de que las potencias europeas siempre estuvieron en contacto con África, incluso desde milenios antes que se lanzaron a colonizar a las Américas y los océanos Indico y Pacifico con los que antes habían tenido escaso nulo contacto, éstas solamente fueron penetrando en el interior africano después que EEUU y Latinoamérica se habían independizado, proceso que duró desde finales del siglo XVIII a inicios del siglo XIX.

Colonización




Cuatro décadas antes de que Berlín fuera el gran iniciador de la I Guerra Mundial se diera en dicha capital germana, la conferencia de 1884-85, en la cual todos los imperios se repartieron África. Bélgica fue el único que se llevó un solo y gran pedazo (su propio Congo que funcionó como propiedad privada de su rey), mientras que grandes porciones de territorios se le dio a Francia (casi todo el oeste) y al Reino Unido (casi todo el corredor oriental que iba desde la costa norte egipcia hasta la austral de Sudáfrica). A las demás potencias europeas se les asignaron otros enclaves rodeados ya sea de posesiones británicas o francesas.

Portugal, España, Alemania e Italia tuvieron varias colonias separadas entre sí mismas. Se les asignaron a Lisboa las islas Azores, Madeira, el archipiélago de Cabo Verde, Guinea Bissau, las islas de Sao Tomé y Príncipe, Angola y Mozambique), a Madrid (las islas Canarias, el norte y otras partes de Marruecos, Sahara Occidental y Guinea Ecuatorial), a Berlín Togo, Camerún, Namibia y Tanzania y a Roma Libia, Somalia y Eritrea. Los británicos también se apoderaron de tres muy ricos países enclavados en medio del África occidental francesa (Nigeria, Ghana y Sierra Leona) y Francia de Djibouti (un pequeño pero estratégico enclave que controla el pase del Océano Indico al Mar Rojo) la única isla de gran tamaño (Madagascar), además de otras aledañas en el Océano Indico. Turquía y Holanda habían perdido previamente sus provincias africanas ante Londres. Solo quedó sin conquistar el reino cristiano montañoso y sin mar de Abisinia y Liberia, una república que había sido repoblada por esclavos libertos que salieron de EEUU (potencia que inicialmente estableció allí un protectorado).

Tras la I Guerra Mundial los vencedores de ésta expandieron sus colonias africanas. Tras la derrota alemana sus territorios se repartieron entre Francia (quien se quedó con Togo y Camerún), Reino Unido (Tanzania y Namibia) y Bélgica (Ruanda y Burundi). En contraste con ello, después de la II Guerra Mundial se descomponen todos los imperios europeos en el África dando paso a los 54 Estados independientes que hoy le componen (además de otros dos que piden ser reconocidos internacionalmente).

Solo quedaron en manos de sus antiguas potencias Azores y Madeira (Portugal), Canarias, Ceuta y Melilla (España) y Mayotte y Reunión (Francia). Todos estos territorios (la mayoría de ellos islas) son hoy parte de esas 3 naciones donde sus ciudadanos tienen derecho a elegir a sus propios parlamentarios y gobernantes y son partes de la Unión Europea.

El proceso de descolonización africano fue acompañado de terribles guerras y matanzas, sobre todo con las guerras civiles de Congo y sus vecinos Ruanda y Burundi, la misma que llevó al genocidio de los tutsis. Gadafi, quien siempre quiso unir a dicho continente en un solo Estado, fue depuesto tras meses de bombardeos de la OTAN. El primer acto que hizo el nuevo gobierno post-Gadafi fue restaurar la poligamia y luego la venta de esclavos negros, mientras Libia es hoy el centro de la peor guerra en dicha región.

Varias de las nuevas repúblicas trataron de emular a los sistemas de planificación estatal y nacionalizada regidos por partidos únicos “marxistas leninistas”, como las que regían en el bloque soviético. Empero, ese experimento fracasó tras la desintegración del Pacto de Varsovia en 1989-91. Tras el fin de la Guerra Fría África fue girando hacia “democracias liberales” dominadas por grandes empresas, aunque en los últimos años China ha sustituido a cualquier otra potencia blanca como el mayor socio comercial de dicho continente.

A inicios de este milenio África va iniciando un despegue económico en el cual la locomotora china juega un rol acelerador. Con el inicio de la pandemia el continente más pobre que hay es el que menos estragos viene padeciendo por el coronavirus y la recesión. No obstante, un inminente declive económico puede producir nuevas guerras y matanzas.

Mientras Europa y Asia han producido imperios nativos que lograron llegar a expandirse por la mayor parte de sus respectivos territorios, nunca ningún imperio africano llegó si quiera a capturar un 10% de su superficie.

Hoy, sin embargo, por una extraña ironía la Unión Africana si se mantiene como la única unión que abarca a casi todo su propio continente, algo disímil con lo que pasa con la Unión Europea, bloque que no pudo integrar nunca a la mitad de los países y de la superficie que contiene su continente y que en el 2020 ha conocido su primera fragmentación.





3 archivos adjuntos

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Gowork.com, una plataforma online con grandes aportes al mercado laboral

La digitalización del mercado laboral avanza cada vez más rápido gracias a este tipo de plataformas de empleo

Física aristotélica

Todo lo que forma parte de la naturaleza merece ser investigado de la manera más extensa y profunda

La Constitución y la precedencia de banderas

Concretamente, el artículo 137 de la Constitución española nos indica que «el Estado se organiza territorialmente en municipios, en provincias y en las Comunidades Autónomas que se constituyan

Luján Argüelles vuelve a la tele con 'Divididos'

La presentadora vuelve a Antena 3, su primera casa, 20 años después

El aguacate: El aliado perfecto en la dieta vegana

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris