Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   ARTÍCULO   -   Sección:   Revista-arte

Bamako'05

Jesús-Pau Vázquez Vilardell
Redacción
jueves, 30 de noviembre de 2006, 23:00 h (CET)
La colección "Bamako'05, encuentros africanos de la fotografía" que recoge el CCCB, es un compendio de fotografías de autores africanos extraídas de una de las ceremonias más importantes del continente africano, "Rencontres Africaines de la Photographie", que se celebra anualmente en Bamako.

En un primer momento, el inconsciente del espectador occidental puede jugar una mala pasada y es que éste, frecuentemente, no se acostumbra a la alternativa de todo lo que aparentemente lleva un curso fluido y acompasado, en que el ritmo incandescente le adormece entre los algodones del arte occidental. Cuando los apellidos de los autores dejan de sonar como Smith, Salgado o Cunningham pocas cosas tienen el distintivo de arte.

Para el que desee despertar del arte occidental, Bamako'05 es un buen punto de partida para adentrarse en un camino hacia una realidad desconocida, una realidad que el espectador no puede controlar porque no ha sido partícipe. Esta vez el arte lo han hecho otros con apellidos más difícil de pronunciar; Iroha-Uchechukwu, Kiyaya o Ferroukhi, y la realidad la han buscado a través de sus propios medios manifestándola de múltiples maneras.

El abandono y la separación es una de las realidades que se muestran en varias de las obras expuestas, sin embargo, estas realidades tratan de representar el principio de nuevas expectativas y sueños en el continente africano. Países que hace poco comían de la mano de Europa, y viceversa, han sido abandonados a su merced bajo el lastre del subdesarrollo y de la intervención política. Los países que lucharon por su independencia padecen justamente el mismo problema de abandono, en este caso la emigración de sus habitantes hacia los países desarrollados. Sin embargo, estos vínculos pesimistas del pasado entre Europa y África hace que la creatividad africana se caracterice por la búsqueda de una ilusión eterna por conseguirlo todo, por cumplir sueños anhelados.

La exposición se carga de optimismo desde el principio, y ejemplo de ello son las fotografías de Toyosi Odunsi en las que inmortaliza la diversión nocturna en las salas de baile de Nigeria. Malick Sidibé también nos muestra algunas imágenes más de las relaciones humanas en el África de los 60 y el devenir, repleto de esperanzas, de la sociedad de antaño. Malick Nejmi nos muestra la nostalgia con la que su padre hablaba siempre de su país de origen, Marruecos. Helga Kohl fotografía a través de la belleza el interior de casas abandonadas tras una explotación minera invadidas por el avance natural de las dunas a modo de compenetración entre el hogar y la tierra (Sin título 12, Sèrie ‘Kolmanskop')

Otro tipo de compenetración, en este caso de costumbres, son las imágenes del matadero-callejero de James Iroha-Uchechukwu en que el autor representa una situación que al espectador puede resultar algo incongruente, pero que interpretadas bajo la realidad de una persona africana nos permite comprender que las situaciones que se producen son completamente naturales y que la acción humana adopta moralidad dependiendo del contexto geográfico en la que se realice.

Las fotografías en este momento adoptan una aptitud más crítica respecto a los sistemas democráticos y no democráticos, instaurados como síntoma de conflictos de identidad cultural. A pesar de esta visión optimista inicial lo cierto es que hoy África está repleta de amenazas ciernen al orden sanitario y a las epidemias, entre las que se encuentra el SIDA, a pesar de los reiterados avisos de la Comisión de los derechos del hombre de la Naciones Unidas. A su vez, el conflicto étnico y de identidad se hace cada vez más notable década tras década marcada por la intervención política y explotación de los países europeos. El sudafricano Ranjith Kally a través de sus fotografías en contra del régimen de segregación sistemática contra la población negra aplicado en Sudáfrica, conocido como el Apartheid, nos hace ver esta lucha de poderes e identidades.

Finalmente, la exposición recoge algunas obras creativas y de carácter fantástico como las de Jane Alexander, en clave de humor, las de Raymond Barthes y las de Pascale Marthine Tayou, que nos vuelven a recordar aquellos sueños y valores por los cuales el continente africano decidió sobrevivir bajo la sombra del mundo occidental.

____________________
"Bamako'05, encuentros africanos de la fotografía."
Del 6 de octubre al 28 de enero.
www.cccb.org
Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris