Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Analisis   Política   Presidente  

​El liderazgo en tiempos de Pandemia

Elementos para un liderazgo presidencial objetivo
Cristian Iván Da Silva
@CrisDaSilvaOk
miércoles, 25 de marzo de 2020, 13:30 h (CET)

“El articulo busca ofrecer un analisis de lo que se considera un liderazgo presidencial objetivo frente a un factor externo de la dinámica política: una pandemia”

Cuando el pasado 12 de marzo del 2020, la OMS llamó a todos los países a tomar una "acción urgente y agresiva" ante el problema del COVID -19 y su Director General Tedros Adhanom Ghebreyesus expresaba que se trataba de una Pandemia, no imaginábamos que las atenciones pudieran estar puestas en la dinámica no solo del problema sino que también tendría mucho que ver en él el rol del liderazgo presidencial.

Antes de proseguir, aclaro que en este artículo la noción “liderazgo presidencial” será abordado de un modo objetivo, como una categoría más del analisis político, el cual se consustancie con una aproximación – al menos lo intentará – de la política estricta, más ligada a la ciencia política; esto es, pudiendo ofrecer marcos teóricos – explicativos que soslayen, con intención, las meras posiciones partidarias o de color político.

Esto, en virtud de que cada gobierno del orbe ha asumido diferentes medidas y cada región en particular entraña un modo distinto de gobernar. Sin embargo, muchas de las aproximaciones que haré, teóricamente hablando, podrán ser replicadas en las coyunturas de las decisiones particulares y se aproximaran, a su vez, al liderazgo en el caso del Presidente argentino, Alberto Fernández, para procurar una sola cosa: la distinción objetiva del liderazgo presidencial, en otras palabras, el liderazgo presidencial objetivo.

Aspectos a asumir para generar un liderazgo presidencial objetivo:


En este sentido, no es sólo una crisis de la salud pública, es una crisis que va a tocar todos los sectores, por lo que todos los sectores y todos los individuos deben involucrarse en la lucha. Resumamos los cuatro puntos claves: prepararse y estar listos; detectar, proteger y tratar; reducir la transmisión e innovar y aprender. Serán estos ejes articuladores de un problema dinámico que a priori tambien diseñe nuevos mecanismos de acción. En uno de estos mecanismos está implícita la noción del liderazgo presidencial.

Para que podamos entender o intentar corroborar la construcción y consolidación de cualquier liderazgo presidencial deberemos atender a muchos recursos. Pero hay un recurso que es clave: el apoyo de la ciudadanía, que ante muchas vicisitudes puede reaccionar de muchas maneras, pero ante una pandemia asume un rol clave, no solo para la prevención sino tambien para encontrarse impactada, positiva o negativamente, dentro de lo que se denomina “factor externo a la dinámica política” (Ollier, 2009).

Tomaremos la justificación teórica ofrecida por Ollier, en cuanto que interpreta al liderazgo como “la actividad que entraña la forma de gobernar de un Presidente, la cual significa la existencia de lazos que el jefe de Estado efectúa con los actores políticos, con los otros poderes estatales y con la sociedad en su conjunto” .

Pandemia no es una palabra para usar a la ligera, o en forma despreocupada. Es una palabra que, si se usa incorrectamente, puede causar un miedo irrazonable o una aceptación injustificada, y entre estas dos cuestiones se ubica el liderazgo presidencial:

Ya que si de nexos o lazos se trata, los diversos mecanismos que ha activado el gobierno – digo en el caso argentino – encierran, entre sus objetivos centrales, que un presidente genere resultados favorables para la sociedad en un contexto no solamente inserto en la realidad nacional, más precisamente en la política sanitaria y desde ésta a la macro económica, sino tambien por hallarse intrínsecamente vinculada a lo que he señalado más arriba: “el factor externo a la dinámica política”.

Podriamos enumerar muchos de los nexos o lazos que activen mecanismos de contención, de los que vale la pena aclarar no pasan solamente por la contención en el sistema sanitario. En el caso argentino, el liderazgo presidencial se ha enfocado en procurar nexos de bienestar macro social. Algo indispensable a la hora de garantizar lo que se denomina “naturaleza de la acción decisional de un líder” y de quien ostente el título de Presidente.

En nuestro caso en particular, donde las medidas han estado en plena sintonía con lo declarado por el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en cuanto que la pandemia traería distinciones claves como “prevención, estar preparados, salud pública, liderazgo político y, sobre todo, la gente” , tendríamos maximizar la distinción del liderazgo frente al cual estamos asistiendo, ya que tambien debemos distinguir al líder del gobierno del liderazgo. Es decir, y para no perder el hilo conductor, si el primero es definido como “el individuo particular investido por un poder decisional” , el segundo es interpretado justamente como la naturaleza de la acción decisional efectuada por aquel líder. Aspecto que fui introduciendo en el apartado anterior.

Por lo tanto, si un líder es un actor el liderazgo es una relación que se activa para resolver determinado problema o para promover un resultado decisional deseado y que se desarrolla en un contexto y en un tiempo determinado.

Los esfuerzos se han concentrado en torno a una problemática, propia y constitutiva de un factor externo a la dinámica política. Pero el buen liderazgo es el que a partir del apoderamiento de este factor se concentra en torno a las problemáticas políticas y socio económico atravesado propiamente dentro del gobierno del liderazgo, en relación con los actores partidarios y corporativos, que aporten marcos de acción suficientes que exploren recursos y terminen por consolidar un liderazgo presidencial objetivo. En este sentido, el rol de los sectores políticos de oposición es determinante, ya que durante una pandemia deben volcar sus recursos propios a enriquecer el eficiente rol del Estado, subsumido en este caso al liderazgo presidencial.

Perspectiva de conclusión para cualquier liderazgo objetivo:


Para finalizar e intentar ofrecer una perspectiva de conclusión, el liderazgo presidencial objetivo, debe focalizarse en los recursos objetivos y subjetivos que un presidente posee (o no) o es capaz de generar (o no).

En este sentido los recursos objetivos se despliegan en el marco institucional en el cual se encuentra un presidente: el partido o coalición de gobierno, las diversas instituciones y dimensiones donde se expresa su rol sobre actores en los que cuenta con control (Fuerzas Armadas por ejemplo). Los recursos subjetivos se definen a partir del uso que el presidente hace de los recursos objetivos y de su capacidad para generar nuevos.

Aquí el liderazgo presidencial en tanto supeditado el factor externo a la dinámica política, con nombre propio la Pandemia, no se encuentra disociado a la misma. No solamente por ser algo impredecible, sino porque los recursos de un presidente , en tanto se desenvuelven en un contexto socio – económico determinado caracterizado por ciertos problemas que debe resolver, se encuentra impactados positiva o negativamente por ese contexto, ergo, el propio factor externo a la dinámica política.

La clave será poder asumir solo una pregunta abierta: ¿Qué recursos (objetivos y subjetivos) se configuran como potenciadores y cuales como limitantes del liderazgo presidencial objetivo? Sin dudas, el más dinamizador y puesto en clave más arriba es uno: el apoyo de la ciudadanía.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Agua viva

Las personas que han perdido el sentido de la vida y la consideran un absurdo son las más propensas a suicidarse

Tic, Tac, Tic, Tac...

El populismo no perdona. Lo que antes fue humillación al contrario y odio aventado, hoy son lágrimas y va a ser sufrimiento porque esto no se acaba aquí

Los “redentores” de la España corrupta, dando ejemplo de corrupción

​“La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos.” Louis Dumur

La iniquidad de la memoria histórica

Si se es justo, ecuánime y equilibrado, hay que buscar la proporción entre todos los que sufrieron persecución viniese de donde viniese

Quiebra especulativa

La buena dialéctica sólo se entiende con la franca participación de todos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris