Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Urbanismo   Castellón   -   Sección:   Opinión

La Generalitat critica a Bataller

El Partido Popular debería por empezar cumpliendo con la ETCV que ellos mismos aprobaron por Decreto
ZEN
martes, 12 de agosto de 2014, 07:23 h (CET)

La crítica no la hago yo, ni mucho menos. La crítica la hace la Comisión de Evaluación Ambiental de la Generalitat que ha emitido lo que ahora se llama “Documento de Referencia” que no deja de ser un primer examen a las pretensiones del Ayuntamiento y un exhaustivo condicionamiento de todo aquello que debe cumplir la Corporación si quiere que se le apruebe un Plan General.


En mi artículo anterior ya les expliqué que el Ayuntamiento había presentado a la Generalitat tres alternativas diferentes: la alternativa 1, que es el PGOU anulado por la sentencia del Tribunal Supremo. Es decir, que aún se contemplaba como una posibilidad mantener aquella locura de Plan, hecho con los pies y con enormes defectos prácticos de gestión.

Una segunda alternativa 2, que propone el alcalde Bataller se limita a ser una simple fotografía de cómo están las cosas hoy en día. Sin ningún desarrollo previsto ni residencial, ni industrial ni de ningún otro tipo. Vendría a ser la alternativa que llamábamos “Hasta aquí hemos llegado y se acabó”. Una simple fotografía del suelo desarrollado hasta hoy. Nada más.

Y, finalmente la alternativa 3, que la llaman “la ordenación adecuada” que si les parece les voy comentando en qué consiste.

En primer lugar decirles que, si las normas están para cumplirlas, el Partido Popular debería por empezar cumpliendo con la Estrategia Territorial de la Comunitat Valènciana (ETCV) que ellos mismos aprobaron por Decreto y en solitario sin pactar ni con el resto de fuerzas políticas ni con los agentes sociales.


¿Qué por qué digo esto? Pues muy fácil. Esta norma, aprobada por el sistema “yo me lo guiso, yo me lo como” es otro de los bodrios a los que nos tiene acostumbrados la política urbanística y territorial del PP.Y pone una serie de topes artificiales de crecimiento a las poblaciones basados en una serie de operaciones matemáticas que le son aplicables tanto a Castellón capital como a Villamalur, en el corazón de la Sierra de Espadán. Como si fueran lo mismo.

Pues no. Una ciudad, capital de provincia tiene una necesidades y una obligaciones, exigidas por su propia capitalidad, muy diferentes a cualquier otro municipio y que no se deben limitar por una simple fórmula matemática genérica.

Pero bueno, las leyes están para cumplirlas y, mientras no venga alguien con dos dedos de frente y las cambie, pues es lo que hay.

La mencionada ETCV pone límites. Y el Documento de referencia advierte al Ayuntamiento que su alternativa 3, la que el equipo de gobierno del PP llama “la ordenación adecuada”, se pasa tres ciudades (no tres pueblos) de las barreras de crecimiento impuestas por la “Estrategia Territorial del propio Partido Popular”. Casi en 3.000.000 m2 (si, ha leído usted bien, tres millones) de suelo respecto a lo que la conselleria de Bonig considera matemáticamente justo y adecuado.

Y la recomendación de la Comisión de Evaluación ambiental de la Conselleria es que, ya que están en plena vorágine de recortes, pues que no les costará recortar esos tres milloncejos de suelo rustico que pretendían llenar de casas e industrias. La cuestión, pues, es de dónde van a recortar. Quiénes serán los propietarios beneficiados por el recorte y qué macro proyectos caerán por el camino. Será interesante este próximo año para averiguarlo.

¿Qué nos apostamos a que la “alternativa 3 recortada” del ayuntamiento tardará del orden de un año en confeccionarla? Y eso que el tiempo es oro. Porque recordemos que el periodo transitorio para aprobar el PGOU es de “solo” cuatro años (dos que ya han pasado casi y una posible prórroga de dos más).

Pero esto no es todo. Los organismos sectoriales han realizado una retahíla de condicionantes, salvedades y dudas que sonrojarían al más pintado. Pero de eso ya les hablaré en otro momento, que ahora voy a tirarme a la piscina, que hace mucho calor.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

hasta qué punto falla la vigilancia

Este artículo de opinión es el segundo de cuatro para analizar el fenómeno de los refranes

Cataluña intenta desprestigiar a España

¿Hasta qué punto falla la vigilancia?

Quebrantos delictivos

Si diluimos las normas, diluimos las leyes y diluimos los razonamientos; nos evaporamos como personas

Amnistía Internacional y los tres de Altsasu

La Doctrina Aznar

La dignidad de una generación

La generación de nuestros mayores es la que vuelve a alzar su voz para vergüenza de quienes callan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris