Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   OPINIÓN   Copo  

Vara, Rubalcaba y Felipe

Los socialistas presentan en Extremadura una moción de censura contra el gobierno del PP, a los mandos de la comunidad tras la abstención de Izquierda Unida.
José García Pérez
martes, 13 de mayo de 2014, 07:48 h (CET)
La política, es archisabido, consiste en conseguir la merma de votos del contrario mediante críticas procedentes o haciendo ver al electorado que no todo lo que reluce en el adversario es oro de 21 quilates, sino un simple baño dorado.

Como buen químico, aunque no haya ejercido la profesión en demasía, el Secretario General del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba había preparado una excelente pócima para hacer ver a su posible electorado disidente que el de la acera de enfrente, Cayo Lara, no es tan progresista o revolucionario como aparenta.

A tal fin, el planteamiento de la moción de censura al Presidente de la Junta de Extremadura señor Monago del PP, en plena campaña electoral europea, por parte de su antecesor en el cargo, señor Vara, estaba perfectamente planificado por Rubalcaba para dejar a IU en entredicho delante de sus votantes y, especialmente, de los que posiblemente voten a Izquierda Unida procedentes del PSOE; es decir: demostrar que los diputados extremeños de IU prefieren que sea la derecha la que gobierne en lugar de una coalición de izquierdas, caso de Andalucía.

Sus razones habrá tenido Felipe González para presentarse en la Sexta y ante Ana Pastor, excelente bisturí entrevistando, haber comentado que en casos de auténtica necesidad nacional sería conveniente conformar un gran acuerdo entre los partidos mayoritarios, aunque realmente en la entrevista no se ha mojado a favor de que ello pueda suceder en esta España de nuestros amores y desvaríos.

Pero lo que sí ha conseguido el viejo zorro de Bellavista, aunque ya se sabía que la moción de censura no iba a prosperar, es dejar en ridículo al señor Vara y en pañales a su “amigo” Rubalcaba, y que durante el día de hoy, por ayer, todo dios hablara del posible/imposible pacto entre PP y PSOE y, claro es, de la parada de Willy Caballero ante un chupinazo de Adrián, que hubiese hecho campeón de la Liga BBVA al Atlético Madrid.

En fin que el señor Vara ha hecho algo el ridículo, la operación Rubalcaba ha pasado a mejor historia y no tendría nada de extraño que el excéntrico señor Monago se hiciese con una posible mayoría absoluta en las próximas elecciones autonómicas a pesar de los recortes.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Qué le queda a J.L.Avalos, sino renunciar a su cargo?

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole paga al país un precio más caro” Adolfo Suarez

La lógica perversa del sistema judicial estadounidense: de Guantánamo a Washington

Cinco de los 41 prisioneros que siguen detenidos en Guantánamo acusados de haber cometido los atentados del 11S

Mi gran amigo francés

Un poema de Aurora Varela

​Como se va maquinando la gran traición a España

“La nación está dividida, mitad patriotas mitad traidores, y nadie puede diferenciarlos” Mark Twain´

​Pensiones politizadas

Carlos Broseta Real, Valencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris