Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Baloncesto

Etiquetas:   LIGA ENDESA / JORNADA 23   -   Sección:   Baloncesto

(84-68) El Cajasol solventó la tarde en el último cuarto

Mal partido de los sevillanos que, no obstante, suman su duodécimo triunfo. Valladolid aguantó hasta que le duró el fuelle
Victor Diaz
@victordiaz79
sábado, 15 de marzo de 2014, 22:12 h (CET)
Ficha técnica
84- Cajasol: Satoransky (15), Franch (9), Mata (14), Landry (13), Balvin (4) -cinco inicial--; Porzingis (6), Hernangómez (3), Bamforth (20), Radicevic (-) y Burjanadze (-).

68- C.B. Valladolid: Pozas (5), Martínez (-), Haritopoulos (21), Andusic (14), Johnson (12) --cinco inicial--; Drenovac (4), Vilhjalmsson (6), Sinanovic (6), Izquierdo y Suka-Umu (-).

Parciales: 16-18, 18-11, 19-22 y 31-17

Árbitros: Peruga, Guirao y Rial. Eliminaron por personales al visitante Pozas.

Incidencias: 23ª jornada de la Liga Endesa 13-14. 2.900 espectadores en el Palacio de los Deportes San Pablo.

Datos destacables
Lo mejor: La victoria cajista y el orgullo pucelano
Los sevillanos siguen una semana más en play-offs; y los pucelanos regresan con la cabeza bien alta.
Lo peor: El partido en sí.
Especialmente el del Cajasol, en sus tres primeros cuartos. Sin intensidad, pasión ni concentración, el equipo de Aíto dejó que el colista de la Liga Endesa se le subiera a las barbas durante más de 30 minutos.
Resultado tan lógico como engañoso el que se ha dado hoy en San Pablo. El marcador final ha reflejado con creces la diferencia existente entre un equipo que lucha por estar en los play-offs de la Liga Endesa; y otro que, tras mil y un problemas, casi no tiene nada que hacer en lo deportivo. 

Pero no ha sucedido lo mismo con el desarrollo del juego, ya que el Valladolid, con el orgullo por bandera, ha sobrevivido a lo largo de más de treinta minutos ante un Cajasol apático, descentrado, y casi se diría que desganado. 

Y que, además, perderá a Joan Sastre durante unas cuantas semanas. El alero balear fue baja de última hora por unas molestias en la espalda que, según su técnico, probablemente le tengan fuera más de un mes. 

No obstante, lo que cuenta al final es que, con este rotundo triunfo, duodécimo en la presente campaña, Cajasol se asegura permanecer una semana más en los lugares de honor de la ACB, justo antes de visitar el Buesa Arena y a su propietario, el irregular Laboral Kutxa. 

Valladolid da la cara

El partido de hoy nos ha enseñado que, cuando hay diferencia de intensidad, las fuerzas se igualan. El Cajasol fue víctima durante muchos minutos de la mayor ilusión que le estaba poniendo un equipo prácticamente desahuciado en lo deportivo. 

En los inicios Omari Johnson personificó el carácter pucelano con un primer cuarto impecable: 8 puntos, 3 rebotes y 2 robos que acabaron en sendos mates. Así, el C.B. Valladolid cogió rápidamente una sorprendente ventaja de 8 puntos (5-13, min 6) que debió cortar Aíto García Reneses con un tiempo muerto. 

Tras el parón del técnico cajista, la mejoría de su equipo fue visible, pero lenta. Landry y Bamforth, con cuatro puntos cada uno, minimizaron daños al final del primer período (14-18); mientras que las acciones de Porzingis y un triple de Satoransky dieron al Cajasol su primera ventaja de la tarde (25-20, min 15). 

Aún así, el Valladolid continuó sin marcharse del partido, posiblemente por la clemencia de su rival. Haritopoulos, con una canasta en la zona, puso el empate a 29 antes de que un triple de Landry y una bandeja al contragolpe de Franch al menos colocaran al Cajasol al comando del marcador (34-29), que no tanto del partido, en el descanso. 

Se acaba imponiendo la lógica

Los visitantes todavía aguantaron unos doce minutos más. En el tercer cuarto el acierto en el tiro de Andusic -9 puntos- y la labor de Haritopoulos neutralizaron el primer intento de mini escapada cajista, 47-39 (min 25) tras un triple de un Bamforth que, junto a Satoransky, comenzaba a coger el timón de la productividad local gracias no sólo a sus puntos, sino a su gran capacidad para ir a por los rebotes. 

Mas no sería aún cuando se iba a rendir el Valladolid, que logró llevar el marcador en empate a 53 a los inicios del último período. No obstante, a partir de ahí, dos triples de Satoransky y otro de Franch (69-59, a 4:50 del final) comenzaron a poner los cimientos de la sentencia cajista frente a un equipo pucelano, ahora sí, entregado pese a la combatividad de Haritopoulos. 

Una puntilla que dio Mata con otros dos triples, sobre todo con el primero que ponía el +13 (76-63) a 2:27 de la conclusión. Al final, el Cajasol consiguió ganar hasta por más de los trece puntos que el Valladolid le sacó en la primera vuelta, un dato anecdótico. 

Lo que no tiene nada de anécdota es que, a pesar de todo, el equipo capitalino andaluz cosecha ya el mismo número de victorias, doce, que en toda la temporada pasada y que, por lo tanto, aunque su técnico sigue sin querer hablar más allá del próximo día, tiene motivos más que sobrados para soñar con la séptima o la octava plaza. Motivos, y también razones de peso.

Sala de prensa
Ricard Casas (Entrenador del C.B. Valladolid)

“Hemos estado en el partido 34 minutos; luego ha habido algunas situaciones de fallar canastas fáciles más la quinta falta de nuestro base titular, y hemos pasado de perder por cinco a hacerlo por una diferencia amplia”. “Durante esos 34 minutos hemos estado bien, pero eso no queda reflejado entre otras cosas porque nuestro porcentaje de triples ha sido muy bajo; y ellos han metido hasta 13. Nos hemos quedado en un 18% con sólo un par de tiros forzados, contra un 46”. “No hay que recriminarles a mis jugadores nada referente a la actitud. Hemos llegado a los últimos cinco minutos fundidos gracias al enorme trabajo realizado, jugando con tan sólo tres pívots y cuatro jugadores por encima o rayando los 30 minutos. En este aspecto hemos respondido muy bien”.
Aíto García Reneses (Entrenador del Cajasol)

“No ha sido un buen partido, lógicamente; pero nos permite seguir soñando con que somos buenos, aunque no lo seamos. Estar clasificados como estamos a estas alturas hace parecer que tengamos que ‘saber’ mucho más, y todavía no ‘sabemos’”. “El partido de hoy era difícil por varios asuntos: es mucho más difícil tener un ritmo alto cuando tienes a Joan Sastre con una nueva lesión de espalda que le va a durar, seguro, más de un mes, y a otros como Landry y Porzingis con diversos problemas físicos. Si encima Mata se carga con tres faltas a los cinco minutos, ya vas de cráneo. Así las cosas, es muy difícil tener un ritmo alto, con lo que haber ganado es para celebrarlo y para seguir creyendo que somos buenos”. “Por otra parte, que Valladolid sólo haya ganado dos partidos hace creer que tienes que ganar sin hacer nada; y sin hacer nada no ganas a nadie. Afortunadamente nos hemos despegado a mediados del cuarto período, y no hemos sufrido lo que hubiésemos sufrido de haber llegado apretados al final”.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Willy Hernangómez: "Jugar en los New York Knicks es increíble, es jugar en la meca del baloncesto NBA"

El pívot de los New York Knicks prepara con la selección de España la defensa de la medalla de oro del Eurobasket.

España se gusta ante Venezuela en el gran día de Navarro

Homenaje en el minuto 7 de partido

El Barça Lassa vuelve este lunes al trabajo

España cede ante Bélgica

Pendiente de Llull

Sergio Llull sufre una rotura de ligamento cruzado de la rodilla

Después de que su rodilla se quedara clavada en una entrada a canasta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris