Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Música
Etiquetas:   Rock   Cantantes   Grupos  

Jako al rey: "Nada que perder", el album redondo

Crítica y análisis sobre el nuevo disco del grupo Jako al Rey
Ángel Padilla
sábado, 9 de noviembre de 2019, 10:52 h (CET)



Recién salido el nuevo disco de los castellonenses "Jako al Rey", puedo decir que estamos ante esas joyas que salen muy de cuando en cuando, con las que uno se topa y dice, bueno, todavía existe el arte, todavía existe la inteligencia, lo contestatario, todavía existe la buena música, en este caso, dentro del ámbito del punk.

Siempre he dicho que, para mí -y creo que para muchos de los entendidos en música punk- Txus, el cantante del grupo "Jako al Rey", es una de las mejores voces del punk actual, además de por su color, poder y singularidad, situarse entre por supuesto, junto a su banda, entre las mejores bandas de punk que han surgido a nivel estatal. Un puk fresco y al mismo tiempo absolutamente crudo, como el de los primeros tiempos, el punk okupa, el punk antisistema verdadero. Todavía recuerdo aquellos tiempos, cuando vivía en Valencia, en que se podían ver cruzar las calles tribus punks con altas y coloridas crestas, también mucho heavy. Hoy es difícil, casi imposible, atisbar individuos de estas tribus urbanas.

El sistema aplasta a la perfección todo intento de retorno creativo a lo tribal, a lo originario, a lo salvaje y libre, creativo.


Pero he aquí los Jako al Rey, los vi en concierto en un local de Castellón hace unos meses, fue cuando los conocí. Se realizó un concierto benéfico para la protectora de animales ASPAC, tocaban junto a ellos otros dos grupos, bastante buenos, por cierto, y singulares. Pero los Jako al Rey me subyugaron desde el principio. Recuerdo que entre canción y canción, a mitad de su concierto, me arrodillé ante el escenario y dije en voz alta: "Gracias por hacerme ver que todavía existe el punk". A lo que Txus y la banda rieron. Realmente, el gesto fue solemne. No me arrodillo ante nadie. Era mera pose poética, realmente era reverencia, cuando uno se encuentra ante lo verdadero, en un mundo de tanta mentira, ante el arte, en un reino en que se asfixia al arte para no dejarlo expresarse, verlo, ante ti, vivo y coleando, es todo un acontecimiento.

Luego mantuve la amistad con el cantante del contestatario e innegociable con el sistema, grupo, Txus. Una amistad verdadera, y por Castellón nos cruzamos una vez, su altura es enorme, es un gigante como persona física tanto como artista, le pedí hacernos una foto y ahí recaí en cuán alto es, un titán. Gigante como persona y como creador. Como pensador. Como crítico.

Porque, y de aquí viene el escribir esto, acaban de sacar los Jako su último disco "Nada que perder" y acabo de escucharlo atentamente, estudiándolo y anotando cosas. Y debo expresar al mundo mi sorpresa y alegría:


He asistido a una enorme creación musical, completa y redonda, con temas llenos de intensidad y potencia, guitarras limpias, bonitas de escuchar y al mismo tiempo guardando la "suciedad" que ha de tener un sonido y ritmo punk, se escuchan asincronías buscadas, entradas de voz casi a "destiempo" deliberadas, para ejercer belleza en canciones cuyas letras componen un decorado de nuestro hoy más descabellado.

Desde "Refugiados", donde el grupo, haciendo trasunto de los guardianes de fronteras o de los racistas, cantan "Tú no! Tú no pasas! Ahí te quedas! A tu casa!" La banda reprende a los insensatos que maltratan a seres humanos sólo por "no ser de aquí" con esta afirmación en la canción "Hace sólo 80 años su pellejo habitamos".

En "La Rojiguarra" se aborda la dictadura antes velada y ahora a puertas abiertas que se despliega en este país. "Es un puto país que se tortura y discrimina", dicen, entre guitarras que rebotan, van y vienen, en un ritmo que te invita a dar saltos, con las botas, con el alma, a salir a las calles. "Hoy me cago en tu bandera", gritan, "Por mucho que diga mi d.n.i., yo no quiero ser de aquí". Totalmente de acuerdo quien este artículo escribe está con lo dicho, y lo suscribe. El nacionalismo es una enfermedad mental. Tanto es así que en un momento de la canción sonrío al escuchar a los coros y la voz principal decir "Antes de sentirme español/ estaría muerto mejor" y corona esto un solo de guitarra de mucha hermosura y dureza.

Se mezclan en las canciones lo duro e iracundo constestatario con una realidad que nos disgusta a todos, con un sentido del humor en las letras que te hace sonreír y a carcajadas, muchas veces, como cuando en "La Kanción Familiar del Tío Pako" dicen que "aún nos preguntamos si tenía el culo blanco". Tal canción habla del asunto de actualidad del vuelo en helicóptero y el reentierro con boato y retransmisión en directo por todas las teles de una españa que se dice demócrata, del dictador, como si se hubiera asistido ante un acto digno de verse, actuación de los medios que fue muy criticada internacionalmente, darle tanto eco, y por tanto bombo, a algo tan lúgubre, indeseado y sucio como el movimiento de los restos mortales de un dictador cuyos hechos sangrientos en este país todavía palpitan porque la herida comunitaria no ha sido bien cerrada, sencillamente porque la huella del dictador en distintas partes del terriorio y en las instituciones, sigue indeleble, viva y actuante. ¡Ni siquiera se sabe dónde están los huesos de nuestro mayor poeta, Lorca!

"Despierta" es un tema en contra de las drogas, un gran tema, con colaboración de Krit (Gabriel Zika Trizas), al violín. Muy bella la canción, ruda, una voz que avisa al que anda en las cloacas de la droga dura, para que salga aunque sea a cabezazos. Después llega "Los giraos", una de los temas más divertidos que he escuchado, narra los personajes que el cantante o su trasunto callejero se encuentra en su barrio, pintorescos todos, como uno que lleva 20 años pidiendo tabaco.

"Apoyo a la banda local", temazo donde la banda se posiciona contra las instituciones exigiendo lo merecido, que se sustente y preste atención al tesoro musical artístico que poseemos. Porque, en general, la música, sus espacios, han sido secuestrados por la Industria, dando paso sólo a ritmos bailables y tarareables por la mayoría, con ritmos esperpénticos que son insultos para el arte musical como el trap, por poner un ejemplo.


"Los Jako al Rey no tienen ningún mensaje político", afirma el grupo en su canción "Ningún mensaje político", con lo que concuerdo, siendo anarquista de nacimiento.

Después de un divertido repaso al "yonqui del dinero" con canción de igual título, que estimo es una crítica, a partir de este personaje tan tremendamente loco, a toda la política, estamento creado para robar, entre sonrisas, al pueblo, con una voracidad cada vez más descontrolada, entra el tema "Batería Hostelería", un maravilloso himno donde se expresa la queja de la paradoja de hacer música, donde con ella no se gana y hay que trabajar en algo, y cuando trabajas en algo no tienes tiempo de ensayar, y es un pez que se muerde la cola. Resuelto el asunto con gran sentido del humor en la letra y conformando un temazo muy digno del punk más gustoso para los amantes de esta música. Es destacable la colaboración de Karim Aljende y Antonio Pareja Guardiola de la FRAC, con sus voces en este muy valioso "Batería Hostelería".

Recuperan también en "Nada que perder", el tema "Arderán las calles", tema icónico del punk, de la banda Kim Jong Punk, que los Jako al Rey lo "jakoalreyizan", sencillamente: brutal y genial lo logrado, contando con la ayuda de las voces de David Garcés Ganau y Krit (Vocalista y Batería de Kim Jong Punk). Himno. Un magistral Himno.

Termina el disco con "Jako al Rey", con la valiosa colaboración de Bernat BG (Santa Matanza), "Levántate" y el himno castellonense underground por excelencia "Puto Tram", aquí remasterizado, regrabado, con la colaboración de Cristian López Bonaque (Envergadura). Una cancionaza, siempre me gustó. Ahora, más. Siento decirlo porque amo ese tema, pero con la voz colaboradora nueva y la nueva propuesta, incluso musicalmente brinca más, te eleva más, es más vigorizada con sangre más potente, más punk, más antibandera flameando mucho más libre y por tanto, antisistema.


Redondo, entonces, podríamos calificar el "Nada que perder" de Jako al Rey. Pero no sólo eso. Afirmo que es uno de los mejores discos de punk que he escuchado y animo a quien me lee a que lo escuche, está colgado en youtube y en la página del grupo se explica cómo conseguirlo en formato físico, vale la pena comprarlo, los músicos tienen que vivir. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La Novena Sinfonía de Beethoven conmemora los 30 años de la caída del Muro de Berlín

Será interpretada, junto a la Misa de Coronación de Mozart, el 13 de noviembre de la mano de Fundación Excelentia

Entrevista a la cantante y actriz Sara B. Viñas

"Es complicado a veces saber qué tipo de público va a disfrutar más de una función ya que en lo teatral, musical y artístico -en general- siempre hay un factor inesperado que hace que lo que uno estima no se corresponda del todo la realidad encontrada"

Rosalía, gran triunfadora de LOS40 Music Awards 2019

La única artista que se alzó con dos premios, llevándose el de Mejor Artista y Mejor Canción LOS40 Global Show

El Deleste conquista el cauce del río Turia con más de 3000 visitantes

El público valenciano responde positivamente al nuevo emplazamiento al aire libre

La mítica fiesta Rock Nights viaja este mes de Ibiza a Madrid

La sala El Sol acogerá, en su regreso a la capital diez años después, un evento musical que lleva casi década y media de éxito ininterrumpido en Pikes, mítico hotel ibicenco
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris