Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Con permiso  

Por una nueva izquierda española

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
lunes, 11 de septiembre de 2006, 21:52 h (CET)
Sí, yo quiero otra izquierda: Quiero una izquierda que como cualquier izquierda europea y moderna tenga claro el concepto de nación y patria y no le dé vergüenza reconocerlo ni decirlo en voz alta; una izquierda que tenga la misma idea que la izquierda sueca, italiana o alemana respecto de lo que es su nación y su Estado, que piense que el internacionalismo empieza por reconocerse y aceptarse y quererse y valorarse uno mismo, ¿dónde está la contradicción?

Una izquierda que esté tan orgullosa de sí misma y de sus ideas como de la nación que los acoge y del Estado al que tienen que defender. Yo quisiera que la izquierda española fuese como la izquierda francesa, permítanme poner un ejemplo cercano geográfica y culturalmente. Y no se me malinterprete: no, no quiero que tenga la misma idea jacobina de la organización del Estado, no estoy hablando de ello.

Quiero una izquierda como alguna derecha. Quiero una izquierda como la derecha catalanista, que jamás hubiera permitido aquellos insultos a la patria supuesta o real, me da igual, de todos, repudiando con toda razón a quien la hubiera insultado gravemente en lugar público. Quiero una izquierda que reaccione como hubieran reaccionado derecha e izquierda vasquistas, sindicato de CC.OO. incluido, que unidos como una piña jamás hubieran permitido la entrada a semejante energúmeno en ningún foro cultural (¡¡cultural!) y que hubieran defenestrado a aquel estúpido y risueño presentador que lo acompañaba.

Quiero una izquierda que no confunda la libertad de expresión con el insulto de un corazón retorcido y amargado, que no busque excusas estúpidas y falaces confundiendo la libertad con la falta de respeto y la zafiedad con la gracia; una izquierda que no ande cogiéndosela con papel de fumar cada vez que un ¿artista? semidesconocido insulte al resto de compatriotas, que no retuerza el vocabulario ni la expresividad ni la gramática para defender lo indefendible cuando un mal nacido profiera en voz alta insultos de grueso calibre para aquello que nos es común. Quiero una izquierda que tenga claro que el sentimiento de patria es demasiado valioso para dejarlo otra vez en manos de la derecha.

Quiero una izquierda que reaccione como estoy seguro de que hubiera reaccionado la izquierda francesa, sueca, noruega o griega (Por cierto, el nacionalismo en Grecia es bandera de los partidos de izquierdas) cuando un insensato semidesconocido pretendiera provocar a base de insultos (Siempre me he preguntado, ya que estaba en Cataluña, por qué no prefirió provocar insultando a Cataluña)

Yo quiero una izquierda moderna, que no se avergüence de defender tan orgullosa como democráticamente a su patria, una izquierda que no crea que la patria es un casposo valor propio de la derecha fascista, una izquierda para la que la patria tenga el mismo elevado valor que tiene para grupos de ultraizquierda como los miembros de las FARC, que no se avergüenzan de su propia bandera y no les importa reconocerla en plena campaña de actos terroristas.

Y sí, claro, también quiero otra derecha, por supuestísimo que también quiero otra derecha, pero eso, si no hay inconveniente, lo dejamos para otro artículo.

Noticias relacionadas

Una historia de Ennio: sobre mitos, leyendas y comienzos

La película se estrenó en pleno verano en un cine florentino, destinada a morirse allí de asco

​¿Y después del confinamiento, qué?

Al finalizar el artículo me acuerdo de la fábula de Esopo, con sus alforjas de derechos y deberes

​Historicismo

​Popper está convencido de que los ensayos y la observación crítica son fundamentales no solo en las ciencias empíricas sino también en las sociales

Tertulias recatadas

​Hablando de cómo captamos los acontecimientos, para después ver si conseguimos asimilarlos, destacan para mal un buen número de personas con bagaje cultural, formación, libros, medios técnicos

​La Nueva Normalidad (II)

Decía ese gran maestro de la radio que es Luis del Olmo que una de las satisfacciones más poderosas que se puede tener en un medio de comunicación era “decir su verdad”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris