Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

Ya no hay guerras salvajes

Pascual Mogica
Pascual Mogica
viernes, 8 de septiembre de 2006, 21:38 h (CET)
Cuando se habla de guerras, cuando hay guerras, siempre me vienen a la mente esas imágenes del medievo cuando los soldados y caballeros se "atizaban" con esas enormes masas "adornadas" con puntas de acero con las que machacaban el cráneo a sus adversarios o se batían a mandobles con esos enormes espadones, o traspasaban el cuerpo de su enemigo con aquellas flechas lanzadas desde potentes ballestas y con aquellas imponentes picas, eso cuando no lanzaban aceite hirviendo sobre los que pretendían asaltar el castillo mediante escaleras.

Esas horrorosas láminas que reflejan lo que es una guerra a lo bestia, yo las comparaba con las actuales. Pero no, yo estaba equivocado, ya no hay guerras "a lo bestia" ahora hay normas, reglamentos y baremos legales, como en la Champions League, que le dan a las guerras un carácter más serio y formal al propio tiempo que hacen que nadie pueda cometer ninguna salvajada.

A raíz del alto el fuego en Líbano, ha habido reproches hasta por parte de la ONU a los judíos a los cuales se les acusa de haber empleado bombas de racimo, ese peligroso artefacto que se desparrama por todas partes sin hacer explosión y que sirve para que los niños palestinos y libaneses se las encuentren y "jueguen" con ellas hasta que estas explotan y en el mejor de los casos solo les dejan mutilados.

El ejército israelí ha respondido a las críticas de la ONU y en un breve comunicado ha afirmado que "las bombas de racimo son legales bajo ley internacional y las fuerzas armadas de Israel utilizan esas municiones en acuerdo con baremos internacionales". O sea, que se puede "freír" a bombazos a los civiles porque, acabo de enterarme ahora, eso está autorizado por ley y además baremado. Lo del baremo no lo acabo de entender a no ser que se refiera a una tabla donde se indique hasta que punto puede ser potente y el grado de "mala leche" que pueda tener el "petardo" que a los inocentes les pueda "caer del cielo". Es decir que en una guerra la población civil no esta "nominada" para sufrir y morir, lo que está es "baremada".

Decenas de miles de casas han sido destruidas durante los 34 días que duró la guerra en Líbano. Decenas de miles de viviendas cuya reconstrucción van a tener que pagar entre todos los países que no han tenido nada que ver con la misma. De momento son 700 los millones de euros que se han recaudado de los cuales casi treinta los ha aportado España. Los judíos rompen y los demás ¡a pagar! Así da gusto. Luego hay quien se queja de que algunos les tengan ojeriza.

Noticias relacionadas

En la cumbre de la ONU sobre cambio climático, la juventud es la que indica el camino

Este encuentro se llama “COP24”

Se acumulan los problemas ¿quién los resolverá?

Hemos pasado en cuarenta años de una hermosa esperanza a una angustiosa desazón

Doctrina Estrada: paradigma eclipsado del siglo XXI

​Tal como se esperaba, el 1 de diciembre, tomo posesión de su cargo el nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO)

Hundertwasser. El hacedor de paraísos irracionales

Se cumplen noventa años del nacimiento del gran artista Friedrich Hundertwasser

El catálogo de promesas incumplidas

J. García
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris