Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Desde la crítica  

Prejuicios ideológicos

La metáfora organicista de Spencer sirve al sociólogo del presente para estudiar los síntomas de debilidad patentes en las democracias occidentales
Abel Ros
@Abel_Ros
miércoles, 24 de julio de 2013, 07:15 h (CET)
En días como hoy, la corrupción y la prostitución de las teorías ilustradas, invitan al doctor de lo social a reflexionar sobre el devenir del cáncer que padece el paciente institucional. La militancia de Pérez de los Cobos – presidente del Tribunal Constitucional - en el Partido Popular rompe los cartílagos que separan la cocina legal de la sala comensal. La ideología manifiesta por el portador de la toga sitúa al Estado de Derecho en las orillas de la subjetividad. Orillas surcadas por los mismos ríos neoliberales que desembocan, día tras día, en los mares de la Moncloa. 

Si Montesquieu levantara la cabeza – decía esta mañana el gato de la almohada – y viese el cómo ha quedado en la praxis los mimbres de su pensamiento, pondría - sin lugar a dudas - el grito en el cielo por esta mentira, a la que unos llaman democracia y otros dictadura. Es aberrante, por no poner un calificativo más dañino, que el guardián de nuestra Carta Magna vele por la constitucionalidad del ordenamiento jurídico desde una posición manifiesta de parcialidad ideológica. Es aberrante, decía, porque el Alto Tribunal – paralelo a la pirámide judicial – no debería, por cuestiones éticas, controlar la savia del árbol legal sin los guantes de podar.

Así las cosas, el control constitucional ha quedado demostrado que pasa por el filtro sesgado del ojo ideológico de algunos. La justicia sin valores o, mejor dicho, desprovista de subjetividades no está garantizada con estas prácticas judiciales. No lo está, decía, mientras existan, en el Estado de Derecho, togas manchadas con ácidos políticos y cuotas de partido. A día de hoy, la inhabilitación de Garzón, la sentencia de Otegi y 40 sentencias más, dictadas por este señor, carecen de las garantías éticas suficientes de un fallo imparcial en un ordenamiento democrático. Las líneas ideológicas del Partido Popular en cuanto a materia antiterrorista y la aversión manifiesta contra Baltasar por parte de la derecha, ponen en evidencia el olor a malas hierbas que subyace en los veredictos de Cobos. 

Desde la Crítica debemos solicitar una reflexión profunda sobre la falta de ética profesional que mancha las paredes del Alto Tribunal. Los jueces son – y no lo digo yo, sino la Constitución – los encargados de aplicar e interpretar las leyes emanadas del poder legislativo. Las mismas normas que se cocinan en las bancadas ideológicas del Congreso para ser respetadas por los ciudadanos e interpretadas por los jueces. La afiliación de un magistrado a un partido político – llámese A o llámese B – lo convierte en parte del todo y lo imposibilita para realizar la abstracción y lejanía necesaria que toda toga debe poseer en la interpretación de los preceptos. Un chef – decía esta mañana el admirador de Chicote – no debe ser cocinero y crítico de sus propios platos. Algo parecido ha pasado con Cobos, ha criticado desde su posición de juez a quiénes no han sido convergentes con sus prejuicios ideológicos. Mal vamos.

Comentarios
Fernanda Walker Doblas 17/abr/16    17:19 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Digerir con fortaleza la adversidad

“La emergencia humanitaria es imprescindible y habrá de dotarse de recursos suficientes para dar decisiva respuesta a estas sendas de reveses, que multitud de veces nos acorralan a todo ritmo, sin dejar piedra sobre piedra”

Urgencia nacional

“Es urgente y necesario que socialistas como Felipe González, Alfonso Guerra y quienes como ellos se han pronunciado públicamente en contra de esa temible alianza, detengan desde dentro del partido socialista esta peligrosa deriva…”

¿Cómo justificará Iglesias gobernar con los corruptos del PSOE?

​Don Pablo Iglesias, el del abrazo de oso al culminar el trato con Sánchez ha conseguido, en definitiva, aquello que ya daba por perdido

Pedro Sánchez se ha quedado mudo

Suerte que la sentencia no ha salido antes de las elecciones porque hubiera sido un baldón para el PSOE en los resultados finales

¿Qué se hizo de aquellos que vociferaban contra el Gürtel?

“Un demagogo es aquél que predica doctrinas que sabe que son falsas, a personas que sabe que son idiotas” H.L. Mencken
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris