Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Entrevistas

Etiquetas:   Entrevista   -   Sección:   Entrevistas

'El ajedrez representa para el intelecto lo mismo que las pesas para los músculos'

Oleg Korneev, ajedrecista
Redacción
jueves, 19 de octubre de 2006, 02:09 h (CET)
La lógica nos dice que si uno quiere desarrollar los músculos, necesita hacerlos trabajar. En teoría casi cualquier hombre podría tener los músculos de Arnold Schwarzenegger. El ajedrez representa para el intelecto lo mismo que las pesas para los músculos. La poderosa fuerza educativa del ajedrez, sin embargo, la comprenden casi todos. Y es exactamente por esta razón por la que los partidos de derecha, que representan y defienden los intereses de los magnates, obstaculizan al máximo la promoción del ajedrez.

Oleg Korneev no es una persona típica. Es un jugador profesional de ajedrez. Desde hace mucho tiempo se encuentra año tras año entre los 50 mejores jugadores del mundo en el ránking de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE). Pero tampoco es un jugador profesional típico. Por una parte, es el jugador que más torneos de ajedrez ha ganado en la historia de este deporte, más de 300. De entre ellos, más de 200 los ha ganado en España, en donde reside desde hace seis años. Por otra parte, es uno de los jugadores profesionales que sistemáticamente más partidas disputa a lo largo del año. Este año lleva ya 48 partidas, prácticamente el que más ha disputado de entre los 100 mejores jugadores del mundo. Conocí a Oleg hace un mes y medio, en el Torneo de Sestao (el cual ganó por cierto con suma brillantez, tanto en su versión cerrada (en la que participó un ya retirado Anatoly Karpov) como en su versión abierta), a donde acudí a hacer unos experimentos de lógica matemática a ajedrecistas del más alto nivel. Uno de los experimentados fue Oleg Korneev, quien me atendió con suma amabilidad e interés. Obtuve unos resultados excelentes en los experimentos: los ajedrecistas se comportan de una manera perfectamente racional, algo muy diferente a cómo lo hacen las personas normales a las que científicos americanos han hecho anteriormente el mismo experimento. Estos resultados son excelentes en el sentido de que validan de una manera muy precisa las teorías del economista matemático John F. Nash (al que algunos de ustedes recordarán por la oscarizada película “Una Mente Maravillosa”). Sea como fuere, dados estos resultados, acudí unas semanas después al famoso Open de Benasque, uno de los mejores torneos abiertos no sólo de España sino tambien del mundo al que acuden profesionales de muchas países, a continuar los experimentos. A la conclusión del torneo, que por cierto ganó de nuevo Oleg, tuve esta conversación con él.


Ignacio Palacios-Huerta


Oleg, ¿qué te ha parecido el Torneo de Benasque que tan brillantemente has ganado este año? ¿Qué tal te has visto? ¿Cuales han sido tus mejores partidas?

El Open de Benasque se celebra en un sitio precioso, entre las montañas y lagos. Cuenta con una sala de juego maravillosa, está dirigido por organizadores y árbitros de mucha experiencia y tiene una amplia difusión en los medios de comunicación. Si añadimos unos buenos premios y que participan numerosos Grandes Maestros y Maestros Internacionales en el torneo, parece claro que es un torneo muy destacado a nivel mundial. Ganarlo es algo muy agradable. Casi todas las partidas que he jugado este año fueron de alta calidad, aunque tal vez destacaría las partidas contra Babaev y Parligras.

Has participado varios años en este mismo torneo, ¿qué te parece? ¿Cambiarías algo de este torneo? ¿Lo consideras uno de los mejores Opens de España y de Europa?

Sí, lo considero uno de los mejores opens del mundo. Me cuesta hacer alguna sugerencia a los organizadores, porque todo está a un nivel muy elevado.

Oleg, me gustaría conocer brevemente algún aspecto general de tu vida como: Dónde naciste, donde vives y has vivido, cuantos hermanos tienes, a qué se han dedicado tus padres y como se fue desarrollando tu interés por el ajedrez cuando eras niño.

Nací en Moscú en 1969. Desde el año 2000 resido en Tenerife. Anteriormente viví 4 años en Cataluña, y hasta ese entonces residí toda mi vida en Moscú. Tengo un hermano menor que es un gran experto en informática y aficionado al ajedrez. Mi madre es una profesora de música, y mi padre dedicó la mayor parte de su vida a los problemas del tráfico, encabezando durante muchos años un departamento en el Instituto del Transporte de Carreteras en Moscú. Fue Doctor de Matemáticas con tan sólo 25 años y un gran aficionado al ajedrez. Participaba en los torneos infantiles con el equipo de su colegio y tenia 2ª categoría. Por supuesto, fue mi padre quien me enseñó a jugar al ajedrez cuando yo tenía 4 años. Fue mi maestro hasta que a los 9 años empecé a visitar un círculo de ajedrez dirigido por un entrenador profesional. Mi padre admiraba el ajedrez, la lucha de las ideas, y por supuesto los brillantes sacrificios. Gracias a él yo quedé fascinado por la belleza del Ajedrez y sigo disfrutando de esto.

Eres el ajedrecista de los top 50 en el mundo que más partidas has jugado este año y que más suele jugar cada año. ¿A que se debe?

En las páginas como Ajedrez en Madrid o Ajedrez ND tengo publicados un par de artículos sobre la situación actual en el ajedrez profesional donde se contiene la respuesta a esa pregunta. A quien le interese, pueda encontrar respuestas a muchos porqués relacionados con el ajedrez. En dos palabras, yo juego mucho mas de lo normal porque necesito mantener mi familia y por que gracias a Dios mi salud me lo permite.

He leído que has comentado que el ajedrez desarrolla la inteligencia. ¿Cómo se puede demostrar esto? En un principio parece difícil dado que puede ser que sean las personas más inteligentes las que juegan al ajedrez. Esto es, puede que la causalidad vaya al revés: que la inteligencia cause el jugar al ajedrez y no necesariamente el que el ajedrez contribuya a mejorar la inteligencia.

La lógica nos dice que si uno quiere desarrollar los músculos, necesita hacerlos trabajar. En teoría casi cualquier hombre podría tener los músculos de Arnold Schwarzenegger, si esforzara en ello. Sin embargo hay personas con muy buenos músculos por naturaleza, que nunca hacen ningún entrenamiento especial para desarrollarlos. Es lo mismo con nuestra inteligencia. Si uno quiere desarrollar sus capacidades mentales, hay que hacer trabajar a la mente. Ya hace mucho tiempo los científicos descubrieron que una persona normal usa una pequeña parte de su potencia intelectual por falta de ejercicio mental. Si se tiene en cuenta que el jugar al ajedrez supone hacer una labor mental de forma divertida, parece claro que el ajedrez representa para el intelecto lo mismo que las pesas para los músculos. El ajedrez hace trabajar y esforzarse a nuestra mente y así la desarrolla. Por supuesto cualquier esfuerzo intelectual aporta desarrollo mental, pero me cuesta indicar otra actividad que aune de un modo tan harmónico el profundo esfuerzo mental, la diversión y la belleza. Hablando de hechos confirmados, ya hace muchos años en la Unión Soviética se hacían tests sobre la influencia del ajedrez en el nivel intelectual. En uno de esos tests a un grupo de niños de menor edad en un colegio empezaron dar de modo regular clases del ajedrez, sin hacerlo en los grupos paralelos. Al poco tiempo las notas de los niños que recibieron las clases de ajedrez mejoraron notablemente y fueron muy superiores a las notas normales. Napoleón Bonaparte era gran amante del ajedrez y recomendaba a todos sus generales practicarlo. El famoso comandante L. Conde dijo: "Antes de llegar a ser un buen general, hay que aprender a jugar bien al ajedrez". El brillante pedagogo ruso V. Sukhomlinsky escribió: "Sin el ajedrez es difícil imaginar el desarrollo de las capacidades mentales y de la memoria. El ajedrez debe formar parte de la educación infantil como un elemento de cultura intelectual." Por supuesto, igual que con los atletas natos, hay personas muy inteligentes que pueden prescindir de hacer un esfuerzo especial sea en el ajedrez o en otras actividades. Pero incluso para ellos (y no hablemos ya de la enorme cantidad de las personas con una mente "dormida") el aprender jugar al ajedrez podría ser útil.

¿Cuales son las razones por las que en tu opinión hay una representación relativamente tan escasa de las mujeres entre los top 50 o incluso top 100 del mundo. ¿Crees que esto cambiará en un futuro próximo?

La escasa presencia de las mujeres entre los más fuertes jugadores del mundo se debe a causas sociales y emocionales. Creo que las mujeres tienen un cerebro igual de poderoso que los hombres. Pero por su naturaleza las mujeres prefieren trabajar en el equipo, les gusta colaborar y no competir. Ellas valoran mucho la comunicación, y el pasar largos ratos de tiempo calladas y aisladas pensando abstractamente, lo que es necesario para ser un profesional del ajedrez, significa un sacrificio muy grande para ellas. Es por esta razón por la que encuentro poco probable que la presencia femenina entre los mejores jugadores del mundo vaya a ampliarse en un futuro próximo.

Has criticado en el pasado lo difícil que es entrar en los top 10 del mundo por que los torneos relevantes son un "circuito cerrado." ¿Crees que esto cambiará?

Cambiará algún día. Pero dar un pronóstico mas concreto no puedo. Hay fuerzas poderosas que benefician de esa situación y van a intentar a mantenerla a pesar de lo absurda que sea.

¿Qué cambios introducirías en el mundo actual del ajedrez? ¿Crees que algunas de tus sugerencias van a ser incorporadas pronto o eres más bien escéptico?

De nuevo dirijo a todos los interesados a leer mis artículos en las páginas anteriormente indicadas sobre "La retirada y herencia de Kasparov". Allí hablo de modo muy detallado de estos temas. Yo no soy escéptico, pero en un mundo en el que cada minuto mueres miles de niños de hambre, cambiar las cosas absurdas por cosas buenas a veces cuesta mucho.

Respecto a ciertos toques "cosméticos" que podrían acercar el ajedrez a un deporte profesional, me gustaría indicar los siguientes:

(a) Imponer la norma de que los jugadores vayan vestidos adecuadamente en los torneos oficiales. No se trata de chaqueta y corbata, algo que sería conveniente en competiciones del máximo nivel, pero sí de una ropa normal "de oficina", prohibiendo pantalones deportivos y de playa, zapatillas, etc. También hay que tomar medidas, como primero amonestaciones y luego expulsiones del torneo, a los jugadores que no se aseen y produzcan un mal olor lo que, aparte de ser desagradable por sí mismo, impide mantener la concentración a sus rivales y a los jugadores que juegan cerca. Para comprender que tremendo daño hacen al ajedrez profesional estos individuos, pónganse en la piel de un posible patrocinador o de los padres de algún niño que sueña con ser jugador profesional de ajedrez. En lugar de ver gente de aspecto académico, se chocan con individuos que se parecen más a vagabundos. ¿Que pasará con la ilusión del patrocinador o de los padres? ¿Se mantendrá? Lo dudo mucho.

(b) Los organismos oficiales del ajedrez, las federaciones regionales, provinciales, nacionales y la FIDE deben imponer sanciones en los casos de ayuda de terceras personas durante las partidas, ayuda de un ordenador (llamado "dopaje electrónico"), conductas antideportivas, amaños de las partidas, etc. siempre que haya pruebas fehacientes, como en los casos positivos del control antidopaje. Si el mismo mundo ajedrecístico no va a luchar por su pureza, ¿quién lo va a hacer? ¿Porqué en todos los deportes los ganadores van automáticamente al control antidopaje (e incluso en estas condiciones algunos deportistas usan sustancias prohibidas, dispuestos a arriesgarse en tirar sus carreras deportivas dado que vale tanto el triunfo en deporte) y en el ajedrez no? Creo que la FIDE debería tener grupos móviles de médicos para poder enviarles a cualquier torneo que se celebra bajo control de FIDE, quienes tendrían derecho a hacer las pruebas a cualquier jugador. Y en el caso de negarse colaborar (lo que ya ha sucedido en algunos casos), deberían imponerse sanciones, como descalificaciones temporales. Un ejemplo, el Gran Maestro Morozevich se negó recientemente a pasar un control antidopaje. ¿Le sancionaron por eso? No, en absoluto. ¿A donde vamos a llegar así? Hace casi un año en el Open Calvia fue expulsado del torneo el Sr. Pons por negarse a colaborar en el momento en el que le acusaron de usar la ayuda de un ordenador. El análisis de sus partidas muestra claramente que así fue. ¿Le descalificaron? Según lo que yo sé, no. ¿Esta medida va a frenar a otros jugadores que están dispuestos a usar la ayuda del ordenador para ganar premios que no les corresponden? Yo diría que al revés. El control antidopaje a veces convierte las estrellas del deporte en unos granujas. Como casos recientes tenemos el del ciclista F. Landis, el fondista alemán nacionalizado español Johan Muehlegg, etc. ¿Puede alguien asegurar de que en el ajedrez no pasaría algo semejante en el caso de que se aplicara de modo regular el control antidopaje? Y, ¿qué hacen algunos funcionarios altos de la FIDE, el organismo que debería esforzarse al máximo en este sentido? Pues en la Apertura de Copa del Mundo en Khanty-Mansyisk 2005, a la pregunta relacionada con sustancias dopantes, el Sr. Macropolus, vicepresidente de la FIDE, dijo que “aquí no habrá control antidopaje.” Y así fue. De otro modo, él dijo, los que quieren usar dopantes que los usen, aquí vosotros podéis estar tranquillos. Chocante.

(c) Hay que dar más derechos profesionales a los jugadores. ¿Que es lo que supone el sistema de distribución de las llamadas “condiciones” que practican en los Abiertos actualmente? El sistema funciona más o menos así. El organizador decide a quienes y en que cantidad proporcionar ayudas económicas, y a quienes no. Ni su título, ni el Elo pueden asegurar a un jugador que vaya a recibir una ayuda económica. De momento esto es legal, pero convierte a los torneos en un club privado, donde el ranking FIDE tiene un escaso peso y donde las reglas las imponen los organizadores, quitando así al ajedrez parte de su espíritu profesional. Miremos a otros deportes como el tenis. Allí el organizador dispone de un número limitado de "Wild Cards", es decir las plazas que puede distribuir según le dé la gana, mientras que la gran mayoría de las plazas las ocupan los tenistas según su ranking, independientemente de su país de origen, relación con el organizador, etc. Esta regla se cumple de modo escrupuloso. Las voces del público cuando una estrella, por cualquier razón, cae en el ranking y no puede jugar simplemente se ignoran. Un buen ejemplo es el de Andre Agassi. Cuando la estrella estadounidense perdió muchos puestos en el ranking, no le quedó otra que jugar uno tras otro torneos de categoría inferior dado que no podía entrar en torneos de ATP. Y esto fue así hasta que no se recuperó en el ranking, pese a su glamour de estrella. Este es un ejemplo de un deporte profesional. Y si en el tenis un organizador pretende distribuir todas las plazas según sus criterios e ignorando ranking, en este caso el torneo se considera como una exhibición privada que no entra en el Circuito de Tenis profesional y no afecta la clasificación. El sistema de distribución de plazas en los torneos internacionales de ajedrez es como si absolutamente todas las plazas fueran "wild cards". Teniendo en cuenta el enorme poder que tiene un organizador en el ajedrez actual, salvo que sea una persona honesta y experta, se van a producir situaciones ridículas y hasta tragicómicas. Como ejemplo indicaré que en el Open Calvia 2005 no se me proporcionó ninguna ayuda ni a mí ni a otros jugadores de primer nivel y sin embargo si se las ofrecieron a muchos jugadores fuera de los 1.000 mejores del ranking pese a que las solicitaron posteriormente.

Supongo que nadie va a estar contra si los organizadores van a tener varias "wild cards". Pero el resto debería ser distribuido por una subasta abierta en donde una plaza se otorgue a quien ofrece un mayor Elo por condiciones indicadas, el método que funciona en todos los deportes profesionales de lucha individual, tenis, golf, bádminton, etc. Esto subiría mucho el valor de Elo (que a pesar de todos los defectos es de momento la única medida deportiva que tenemos en ajedrez), estimularía a los jugadores a mejorar su juego, en lugar de crear círculos cerrados basados en el amiguismo, proporcionaría a los jugadores profesionales sentido de seguridad y aumentaría sin duda el dinero patrocinador dirigido al ajedrez. Creo que ser conciente de que patrocinas un deporte profesional y democrático es una sensación muy positiva. Quizá aquí debería tomar iniciativa la FIDE (ojalá lo hicieran, si su junta fuera más eficaz y competente), para obligar a los organizadores a respetar el Elo de modo escrupuloso. Estoy convencido que de eso saldríamos ganando todos.

Te conocí durante el Torneo de Sestao el mes pasado, donde amablemente participaste en un experimento lógico que nos interesa mucho a los economistas matemáticos. Durante ese torneo así como en el Torneo de León y en el de Benasque he realizado el experimento a muchos otros ajedrecistas. Mirando a los datos se ve que la gran mayoría de los ajedrecistas profesionales (Grandes Maestros y Maestros Internacionales con mas de 2500 de ELO) eligen la respuesta racional, mientras que los no profesionales, incluso los que tienen ELOs con más de 2200, pese a que entienden perfectamente la lógica del experimento están mas divididos y muchos continúan jugando pese a que hacerlo no es lo más racional. ¿A qué crees que se debe esta diferencia?

Probablemente para jugar muy bien al Ajedrez hay que tener una lógica muy bien desarrollada, pero para ser un jugador normal y corriente no hace falta tanto. Yo simplemente llegaría a la conclusión de que los muy buenos jugadores tienen una lógica muy bien entrenada.

Por último, en la rueda de prensa final del torneo comentaste que estas "convencido de que ciertos poderes fomentan actividades embrutecedoras, como la neurosis por el fútbol o el cotilleo más bajo, para que la gente no piense, en lugar de promover otras que desarrollan la inteligencia, como el ajedrez. Cada minuto se gastan 20 millones de dólares en armas y mueren 40 niños. En esa clase de mundo, la gente debe aprender a pensar. Y el ajedrez sirve precisamente para eso". ¿Te gustaría ampliar un poco tus pensamientos a este respecto?

Si, me gustaría hacerlo. A algunas conclusiones yo llegué por mi solo, y las otras llegué tras leer libros de famosos filósofos y psicólogos modernos, como Luis Rojas Marcos, un famoso psiquiatra español que reside en el estado de Nueva York, y Wayne Dyer, el famoso psicólogo americano. Yo sabía que los comunistas de Unión Soviética promovían el ajedrez para mejorar el nivel intelectual de la población, y como resultado a pesar de tres guerras devastadoras (1ª Guerra Mundial 1914-1918, Guerra Civil 1918-1921, 2ª Guerra Mundial 1941-1945), los soviéticos llegaron a ser los primeros en enviar al espacio un nave con un ser humano al bordo (Gagarin), crearon una sociedad muy culta e internacional y en un par de décadas un país agricultor llegó a ser una potencia industrial. Pero realmente a analizar la relación entre ajedrez y política, entre ajedrez y los magnates, empecé en España. Después de unos años de participar en los torneos de España me dí cuenta de que en algunas provincias y regiones hay muchísimos más torneos que en otros. Por ejemplo, en su día me sorprendía mucho la casi ausencia total de torneos importantes en Castilla y León, mientras que ahora es sorprendente ver que es justo al contrario. Con el tiempo me dí cuenta de que unos 9 torneos internacionales de 10 se juegan en zonas controlados por socialistas o sus aliados de izquierda, y que los escasos torneos en zonas controladas por el Partido Popular se organizan por esfuerzos de los entusiastas del ajedrez, y cuentan con muy poco apoyo gubernamental. La pregunta es: ¿por qué? ¿Por qué cuanto más de izquierdas son los gobernadores, más cerca del pueblo están, y más apoyo dan al ajedrez? La respuesta es sencilla. La poderosa fuerza educativa del ajedrez la comprenden casi todos. Y es exactamente por esto por lo que los partidos de derecha, que representan y defienden intereses de los magnates, obstaculizan al máximo la promoción del ajedrez. Los magnates modernos igual que los magnates de todos los tiempos prefieren ver el pueblo atontado, callado y fácilmente manejable. No es un secreto que una gran parte de los beneficios les llegan por negocios sucios, antihumanos y sangrientos. La ceguera intelectual de la población es la garantía para los magnates que les permite seguir con sus especulaciones, guerras, etc., consiguiendo enormes beneficios económicos para ellos, y pobreza, lágrimas y desesperación para una gran parte de la gente trabajadora. Hace poco el mítico luchador por los derechos humanos, ex-presidente de África Sur, un hombre valiente e inteligente, Nelson Mandela, en un mitin en Londres dijo bien claro: "La pobreza es una cosa artificial, creada por ciertas fuerzas". Estoy totalmente de acuerdo con él. El mundo es muy accesible ahora. Unas horas en avión se puede llegar a los países más pobres. ¿Cuánto tiempo duraría esta situación si realmente se decidiera ayudar a los pobres? ¿Cuánto tiempo sería necesario para crear en un país pobre una industria moderna y una vida confortable para la población? ¿Años, meses? Mi respuesta es: semanas. Pero los magnates perderían así una parte de sus enormes beneficios porque ya no podrían aprovechar las enormes desigualdades económicas existentes actualmente en el mundo. A pesar de que se sabe que una enorme cantidad de problemas entre las personas y los pueblos proviene del poco entendimiento, aún no existe un idioma (una tal "segunda lengua", la primera sería la lengua natal) que aprendería todo el mundo. De hecho el intento de realizar ese proyecto, esto es el de difundir la obra que los lingüistas llamaron el idioma "esperanto", fue machacado y hundido, usando la demagogia habitual como "utopía", "defectos de naturaleza humana", etc., por ciertas fuerzas que se benefician de la separación de la gente. Revistas y programas de televisión dedican una enorme parte de su tiempo a cosas insignificantes, como detalles de fichajes del fútbol, la vida privada de "novios" y "novias" de moda, etc. Al mismo tiempo en España hay una enorme cantidad de gente sin pareja estable y el número de niños que nacen es muchísimo mas bajo del mínimo necesario para mantener la población. Buenos programas como "Saber vivir" se emiten en horas matinales cuando una poquísima parte de espectadores pueden verlos. Solamente hace muy poco tiempo los gobiernos europeos, bajo presión de las razones de los científicos y el sentido común, restringieron la promoción del tabaco, un veneno que mata a la gente a un promedio de 8 años antes de cobrar sus pensiones. Por otra parte, la enorme propaganda hacia el odio y el desdén a otros pueblos empieza a menudo en los libros de historia de escuela. ¿Que fuerzas intentan separar a la gente? Pues los mismos que intentan tontearlas, hacer manejables, enfrentar con otros humanos y sacar beneficios económicos de eso. Para esas fuerzas el ajedrez es el enemigo número 1, porque aparte de desarrollar la mente, hace madurar el carácter, borra la diferencias entre las personas y las une. Todo lo contrario que la política de los magnates. La explicación de que ajedrez tiene problemas de patrocinio por su poca capacidad de show me parece ridícula y nociva. Además estoy seguro que esa explicación está creada por las fuerzas de separación que odian al ajedrez. La bondad de las cosas no se mide por su capacidad de show. Según algunas estadísticas, el 90% de la información solicitada en internet es pornografía. Cuando una cadena privada de Estados Unidos ha decidido demostrar la ejecución a través de silla eléctrica en directo (la primera y de momento la última vez en la historia de televisión norteamericana) una gran cantidad de gente pagó para ver este "show". El fútbol necesita ser "vendido" porque es difícil explicar qué atracción y provecho para un individuo tiene el observar el manejo de balón entre 22 dos hombres en un cuadrado verde. Los programas de corazón necesitan ser vendidos porque cuesta explicar qué atracción tiene para un individuo la vida privada de otras personas. Y la televisión lo hace de modo ejemplar, contratando los mejores representantes y provocando en la gente una especie de interés enfermizo en lugar de crear un programa de educación sexual y emocional para los jóvenes que quieren formar una pareja. Sí, el ajedrez no es un show. Es mucho más que eso. El ajedrez no necesita ser "vendido". Jesucristo no vendía sus ideas de unión de la gente y de la fuerza del espíritu humano. Él las difundía entre la gente y sus ideas andaban y aumentaban el número de partidarios por sí solas, por grandes y justas que son. Es el caso del ajedrez. El ajedrez es algo tan positivo para la sociedad que puede perfectamente andar por sí solo, y con un poquito de ayuda gubernamental, podría aumentar la inteligencia de la población notablemente y mejorar la calidad de vida de la gente. El sitio para ajedrez no es la televisión, sino las escuelas y las casas. El ajedrez no es para los ojos. El ajedrez es para la mente, para la evolución espiritual de un individuo y de la sociedad entera.

____________________

Ignacio Palacios-Huerta es Catedrático de Economía en la Universidad de Brown (EEUU) y en la Universidad del País Vasco.

Noticias relacionadas

Rajoy asegura que se responderá “con total firmeza” al desafío independentista

“Nadie va a liquidar la democracia”

«Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016

"Sorprende la capacidad de los egipcios para hacer cosas que hoy nos parecen imposibles"

Entrevista a Antonio Cabanas

"Me emociono mucho cuando escribo. Amo lo que hago"

"La democracia no es un regalo del cielo. Hay que cuidarla, porque se puede romper"

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris