Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

El futuro étnico español

Pascual Falces
Pascual Falces
jueves, 27 de julio de 2006, 20:40 h (CET)
La última invasión de la península ibérica de que se tenía noticia histórica comenzó el año 711, cuando fueron llamados pueblos que habitaban el Mogreb – el norte de África del Atlántico hasta Argelia-, y ayudados a desembarcar por visigodos que los requerían como aliados en su lucha contra el Rey de turno. Entonces, eran “puestos de trabajo”, también, lo que se les ofrecía, sólo que para propinar mandobles de alfanje en las luchas internas de los dueños de la península.

Resulta innecesario, pero conveniente, recordar que múltiples razas centroeuropeas, genéricamente englobadas como “godos”, habían invadido este geográfico fin de Europa, e impuesto su hegemonía sobre los hondos vestigios de la colonización romana, que, a su vez, se había instalado sobre los anteriores pobladores, el conglomerado de “celtíberos” fruto de la mezcla entre celtas, iberos, y los múltiples pueblos autóctonos, que, a su vez, vaya usted a saber por donde habían venido a coincidir sobre este mismo solar, que, con el tiempo, llegó a ser Reino de España hasta su más reciente historia. El pueblo judío que llegó, también, a partir del momento en que el Imperio Romano lo desalojara de Palestina, lo hace paulatinamente, pero a final del siglo XVI, se impuso la expulsión a todo el que no hubiera aceptado los modos y costumbres de la época.

Por todos esos motivos, si un pueblo ha resultado, y ha de resultar, inmune al racismo, a la intolerancia de la pureza de sangre, es el español. Los cromosomas que, actualmente, la población trasmite a sus hijos resultan fenotipos (genotipo +ambiente) de las “mil” razas que, sucesivamente, se fueron implantando en el mismo territorio y a lo largo de los siglos.

La más reciente invasión, no acompañada de trifulcas y rifirrafes, es la que se ha dado a conocer con el Censo de población en enero de 2006. España agrupa a 44,39 millones de habitantes, de los cuales, 3, 88 son de origen “extranjero”; esto es, el 8,7% del censo es nuevo en esta plaza también llamada la vieja “piel de toro”. Esta nueva penetración, como bien se sabe, tiene origen, en buena parte, en el centro de la Europa convaleciente del totalitarismo marxista que la aherrojó al término de la Segunda guerra mundial. El resto, es un paisanaje “de ida y vuelta”, consecuencia de la emigración española al Nuevo continente y de su mezcla con la población preexistente.

El caso es que, en su mayor parte, como ocurre con todas las migraciones, se asentará y echará raíces en el solar celtibérico, visigótico, judeo y morisco... Pasarán los siglos inexorablemente, como la invasión árabe que estuvo asentada oficialmente setecientos años, y la consecuencia será una nueva incorporación al fenotipo –genotipo + ambiente-, y un nuevo gentío injertado con estas aportaciones, poblará la península.

Los sencillos tiempos a que se refirió García Lorca, de, “aquí pasó lo de siempre, murieron cuatro romanos y cinco cartagineses”, pasaron; ahora, las cosas son más complicadas para que tanta población de múltiple y diverso origen, logre entenderse y vivir en paz y concordia. Es alentador que los nuevos residentes vengan a por un sencillo “puesto de trabajo”, no para utilizar sus machetes de cortar la caña. No se va a peor, a pesar de que algunos tengan puesto el dedo en el timbre de alarma.

Noticias relacionadas

¿Hijos del pasado o padres del futuro?

“Si no piensas en tu porvenir, no lo tendrás” John Kenneth Galbraith. Economista estadounidense

Personalismo

Poner el énfasis en la persona es lo característico del personalismo

¿Reaccionan los españoles obviando el tema catalán?

“La realidad es una esclava cuya obligación es obedecer” G. D’Annunzio

Criticismo liberador

La crítica saludable es el resultado de contrastar la realidad con la luz que irradia la Biblia

¿Es seguro que la tecnología esté al alcance de los niños?

Actualmente los riesgos se aceptan rápidamente con gusto
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris